Opinión

Norberto Rivera pide perdón

Norberto había tenido la oportunidad varias veces pero no lo había hecho por su soberbia.

  • 03/11/2016
  • Escuchar

De corazón ofrezco disculpas, acepto todo lo que hubo... debes perdonarme…

 

¿Pidió realmente Norberto perdón a los homosexuales por haberles ofendido?

 

 ¡Sí! La nota estuvo en las primeras planas, el periódico español El País, le dio amplia cobertura. Milenio - la reportera Maru Jiménez-  le dedicó la "de ocho".

 

Ahora, debemos decir con todo respeto, que el eminentísimo señor cardenal arzobispo primado de México no habló correctamente; no pidió perdón a los homosexuales, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT).

 

El perdón fue a la comunidad con AMS -léase Atracción hacia el mismo sexo-, del grupo Courage (Coraje) Latino, organización laical que surgió en 1980, fundada por el cardenal Terence Cook, que tiene como objetivo que los homosexuales tengan una vida de castidad y cercana a Dios.

 

Obviamente no aceptan el matrimonio igualitario.

 

Leamos lo que ocurrió el sábado 29 de octubre en la sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, lugar donde se llevó a cabo la segunda jornada del Décimo Encuentro “Courage Latino”.

 

Al participar en el cónclave, el arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera -por fin- pidió perdón, a nombre propio y de sus sacerdotes, por cualquier término ofensivo utilizado contra esa comunidad.

 

Previo a las palabras de Rivera Carrera, un miembro de la comunidad AMS de Guadalajara, Jalisco contagiado de VIH pidió la palabra para hablar sobre su difícil situación, dijo que ni en su familia “ni en ningún lugar encontré jamás el apoyo que esperaba; no nos hagan sentir que ni siquiera a la Iglesia pertenecemos”.

 

Asimismo, dijo no estar de acuerdo con la expresión “preferencia homosexual”. “En absoluto, no se trata de una opción, sino de una orientación. Desearía mucho que los ministros de la Iglesia se enteraran sobre el tema, que se hicieran de información para que no reprendan a las personas con AMS preguntándoles si no les da vergüenza sentir eso”.

 

Y fue justo en ese momento, que Mons. Rivera pidió perdón, a su nombre y de los sacerdotes de la Arquidiócesis de México por si en algún momento han utilizado expresiones inadecuadas para hacer alusión a ellas. “Ustedes me han preguntado sobre la conveniencia de que personas con AMS acudan a las vicarías a dar pláticas sobre el tema; y yo no sólo lo veo conveniente, sino necesario, ya que no se debe pensar que los sacerdotes lo deben saber todo por el sólo hecho de ser sacerdotes; muchas veces no solamente no los han ensañado en el tema, sino que hasta los han extraviado”.

 

En cuanto al uso de algunos términos para referirse a determinado sector de la sociedad, señaló que expresiones que a algunos les pueden ofender, a otros les pueden agradar, y viceversa; “a mí, por ejemplo, cuando llegué a los 60 años, ya no me gustó que me dijeran joven; cuando me dieron mi tarjeta de la tercera edad, no me agradó que se refirieran a mí como persona de la tercera edad, para mí lo correcto era que me dijeran viejo; pero otros se enojan si les dicen así; hay quienes se ofenden si se refieren a ellos como discapacitados, y hay quienes se sienten mal de que les digan persona con capacidades diferentes. Por lo que a mí se refiera, les pido nuevamente perdón si he utilizado palabras que no son las adecuadas, pero sepan que de ninguna manera mi intención ha sido ofenderles”.

 

¡Obviamente la declaración fue nota!

 

Norberto había tenido la oportunidad varias veces de pedir perdón hacia la comunidad de homosexuales pero no lo había hecho por su soberbia. Incluso haciendo a un lado las recomendaciones de su jefe el papa Francisco, al contrario en el semanario Desde La Fe se lanzó duro contra ellos.

 

Lee Desde la Fe... ¿órgano oficial de la Iglesia Católica?

 

¿Qué dijo el papa Francisco?

 

El domingo 26 de junio a bordo del avión que lo llevaba de Armenia a Roma, una vez concluido el 14º viaje de su pontificado habló de la importancia de pedir perdón a los homosexuales. Días antes, el cardenal alemán Reinhard Marx, había dicho en una conferencia en Dublín, Irlanda, que esta comunidad debe recibir disculpas de la Iglesia católica. Y aprovechando los dichos del cardenal alemán la veterana periodista Cindy Wooden, del National Catholic Reporter, le pregunta directo:

 

 -“Santidad (...) muchos dicen que la comunidad cristiana tiene algo que hacer con este odio a estas personas. ¿Qué cosa piensa?”

 

 Y el jesuita como si esperará la pregunta contestó de modo similar a como lo hizo en aquella rueda de prensa del lunes 29 de julio de 2013 cuando volvía de Río de Janeiro a Roma tras haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud. Entonces, afirmó lo siguiente que se ha quedado como doctrina: “si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”

 

Ese día Bergoglio refrendó su argumento y dijo lo siguiente: “Repetiré lo mismo que he dicho en el primer viaje. Repito lo que dice el catecismo de la Iglesia Católica. No son discriminados, deben ser respetados, acompañados pastoralmente”.

 

Señaló que los homosexuales “se pueden condenar pero no por motivos teológicos sino por motivos digamos de comportamientos políticos o por ciertas manifestaciones demasiado ofensivas para los otros, pero estas son cosas que no entran en el problema”.

 

Y agregó que “el problema es una persona que tiene esa condición, que tiene buena voluntad y que busca a Dios. ¿Quiénes somos nosotros para juzgar? Debemos acompañar bien, eso es lo que dice el catecismo, es claro el catecismo”.

 

Y precisó que “hay algunas tradiciones en algunos países, en algunas culturas, que tienen una mentalidad distinta en este problema”.

 

Y aquí subrayó “Creo que la Iglesia no sólo debe pedir perdón como ha dicho ese cardenal marxista (ello provocó risas), no sólo debe pedir perdón a las personas gays que ha ofendido, sino que debe pedir perdón también a los pobres, a las mujeres explotadas, a los niños explotados en el trabajo, debe pedir perdón por haber bendecido muchas armas”.

 

 

El tema regresó a los medios con la llegada del nuevo nuncio apostólico.

 

En efecto, el pasado lunes 24 de octubre el nuncio Franco Coppola presentó ante EPN sus cartas credenciales y después dirigió un mensaje, y respondió a unas preguntas de la prensa.

 

En el mensaje habló del diálogo: “Dialogar, en cambio, ayuda a las personas a humanizar las relaciones, a abatir los muros de las divisiones y de las incomprensiones, y a crear puentes de comunicación. Dialogar es escuchar lo que me dice el otro y decir con mansedumbre lo que pienso yo.

 

¡Hay mucha necesidad de diálogo!

 

Y en la rueda de prensa, el nuncio dijo que se le preguntó sobre los matrimonios igualitarios, y su respuesta fue que se debe “encontrar la vía mexicana para responder a estas necesidades, deseos o instancias que hay. Son personas humanas, no hay porqué negarles derechos que son reconocidos a todos los hombres y mujeres de este mundo”, indicó.

 

Aseveró que no tiene una postura personal respecto a este debate, dijo que los integrantes de la comunidad homosexual tienen derechos al igual que cualquier persona; “la doctrina de la Iglesia es la doctrina de la Iglesia, pero hay que hacerla bajar para que pueda ofrecer caminos a los hombres y a las mujeres de cada tiempo”.

 

En un mensaje que colocó en su página de Facebook, señaló:

 

"Solicitado por varios periodistas a expresar mi posición frente a los homosexuales y a sus derechos, dije que para mí es una referencia la respuesta de papa Francisco a un periodista, durante el vuelo de regreso después del viaje apostólico a Georgia y Azerbaiyán…"

 

Exactamente como le respondió a la periodista Cindy Wooden, del National Catholic Repórter, señalado arriba.

 

Quizá Norberto lo que pretende decir -al nuevo nuncio apostólico- que ahora sí está en comunión con su jefe, el papa Francisco.

 

Ahora debemos decir que no es la primera vez que el eminentísimo señor Cardenal pide perdón. Ya en algunos otros momentos ha hecho a un lado su soberbia. Recuerdo que en la homilía pronunciada el pasado domingo 3 de julio cuando celebraba sus 50  años de sacerdote diocesano dijo;

 

"Desde lo más profundo de mi ser pido perdón al Señor y a su Pueblo Santo por mis debilidades y pecados y por mis omisiones y frialdades…"

 

Obviamente habló en general, me hubiera gustado escuchar el perdón a los homosexuales entonces.

 

Norberto cumplirá en junio próximo sus 75 años de edad y como lo manda le legislación eclesiástica deberá presentar su renuncia, ello no significa que se la acepten. Debemos decir que a don Ernesto Corripio Ahumada, se la aceptaron al cumplir la edad.

 

Aunque hay una versión fuerte -en México y en Roma- que sí se la aceptarán e incluso ya se perfila su posible sucesor, todo nos hace suponer que será el próximo cardenal Carlos Aguiar Retes, hoy arzobispo de Tlalnepantla y una de las personas más cercanas al papa Francisco, junto con el cardenal de Morelia.

 

Es nayarita y tiene 66 años de edad y es el hombre que más cargos de elección ha tenido en la Iglesia católica mexicana y latinoamericana.

 

 

Pero en el inter se han lanzado algunos rumores.

 

Un columnista cercano a los círculos eclesiales escribió recientemente que el papa le habría aceptado la renuncia a Suárez Inda a la Arquidiócesis de Morelia, Michoacán y podría ser sustituido -dice- por don Carlos Aguiar Retes; “el cardenal Norberto Rivera Carrera presentará su renuncia en el invierno del 2017 (léase  un año y medio después de cumplir los 75 a la Arquidiócesis de México y tendrá que esperar la aceptación de Jorge Mario Bergoglio, después de más de 20 años de estar en la silla de Fray Juan de Zumárraga, consagrado Arzobispo de la Nueva España en 1547”.

 

En efecto, Norberto tiene hoy exactamente más de 21 años y meses en el cargo.

 

El julio de 1994 -al cumplir 75 años-, el eminentísimo cardenal Ernesto Corripio Ahumada, deja el cargo y la arquidiócesis quedó vacante un año. Meses después el 25 de julio de 1995 llega en su lugar Norberto Rivera Carrera, venía como obispo de Tehuacán, Puebla. El nuncio era Girolamo Prigione, recientemente fallecido, y el papa era el hoy santo Juan Pablo II.

 

El mismo columnista escribió un día después: “La salida de Suárez Inda abre espacios para el recién nominado al colegio cardenalicio Carlos Aguiar Retes, sin embargo, se habla de una carta bombacon información precisa y muy delicada que fue presentada al papa Benedicto XVI durante su pontificado, de la cual no tiene conocimiento el papa Francisco, y que puede cambiar el rumbo de los acontecimientos”.

 

Mmm…

 

Seguramente el papa Francisco sabe de esa bomba. Supongo que se trata de una carta perversa de algún alto prelado que se difundió en los círculos eclesiales en 2006 para golpear la reelección de Aguiar Retes en su segundo mandato en la CEM.

 

¡Esperemos que Coppola ponga orden en la CEM!

 

Por lo pronto, el próximo lunes el nuncio dará la segunda conferencia de prensa, quizá hable del tema del perdón... Ese día también se inaugura la 72 Asamblea Plenaria de la CEM...

 

@fredalvarez 

@OpinionLSR