Opinión

Nómina transparente no tan transparente

En el portal no aparecen todos los que son y no informa sobre prestaciones para servidores públicos. | Adolfo Gómez Vives

  • 20/05/2019
  • Escuchar

El pasado 15 de abril, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros presentó el portal Nómina Transparente de la Administración Pública Federal, que en teoría contiene la información proporcionada por las dependencias del Ejecutivo, relativa al salario bruto de cada empleado del gobierno federal, sin importar su rango.

La idea es que cualquier persona pueda acceder a este sitio de la Secretaría de la Función Pública y consultar cuánto gana un determinado servidor público, con solamente capturar su nombre o bien a través de una consulta general por dependencia.

Desde luego, aparece el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con un salario bruto mensual de 155 mil 835 pesos con 26 centavos, de conformidad con el Tabulador de Sueldos y Salarios Brutos Aplicable al Presidente de la República y a los Servidores Públicos de Mando y de Enlace, vigente a partir del 1o de enero de 2019.

Aparece también la propia titular de Función Pública, con un salario mensual bruto de 154 mil 365 pesos con 12 centavos o el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, con un salario idéntico al de Irma Eréndira Sandoval

El general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, aparece con un salario bruto de 205 mil 122 pesos con tres centavos, es decir, 31.63 por ciento más que el presidente de la República, hecho que no resulta ilegal, pues de conformidad con el artículo 6 de la Ley Federal de Remuneraciones, algunos servidores públicos, como en su caso, pueden ganar más que el presidente.

Lo que resulta curioso es que en esa lista no aparezca ninguno de los dos mil 788 elementos de la Secretaría de Marina Armada de México, que recibirán un curso policial inicial, a efecto de poder ser transferidos a las diversas coordinaciones regionales de la Guardia Nacional. Tampoco aparece ningún elemento de tropa.

En dicho portal no está registrado el almirante José Rafael Ojeda Durán, titular de la Secretaría de Marina, ni el almirante subsecretario, ni el oficial mayor, ni el jefe del Estado Mayor General de la Armada.

En la búsqueda por institución, en la Secretaría de Marina aparecen registradas mil 531 personas al 30 de abril de 2019, todas ellas ocupando puestos administrativos, de las cuales los salarios más elevados corresponden a directores de área, con 101 mil 685 pesos. Pero de los altos mandos, ninguno aparece en el portal.

Según la Tabla de Haberes del Personal Militar vigente a partir del 1o de enero de 2019, un general de división o equivalente percibe 194 mil 985 pesos con 66 centavos, mientras que un soldado raso gana 13 mil 747 pesos con seis centavos.

La Secretaría de la Defensa Nacional aún no aparece en la búsqueda por dependencia, ni la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, por sólo citar algunas, aunque sus titulares sí estén registrados. Alfonso Durazo Montaño, titular de ésta, aparece con un salario bruto de 154 mil 365 pesos con 12 centavos, apenas mil 470 pesos por debajo de López Obrador.

Por otro lado, el diseño del portal Nómina Transparente de la Administración Pública Federal, no permite ni ordenar ni filtrar las búsquedas con criterios avanzados, como sería el puesto, el sueldo bruto de mayor a menor o viceversa; o realizar comparativos de diferentes puestos en varias dependencias.

Tampoco se señala qué servidores públicos son de confianza, cuáles son de base, cuáles son temporales, cuáles otros forman parte del Servicio Profesional de Carrera o cuáles están contratados por honorarios.

Otra limitante es que dicha plataforma sólo se refiere a los salarios de los servidores públicos del gobierno federal, por lo que no aparecen datos de los órganos de autonomía constitucional, ni de los integrantes de los poderes Legislativo y Judicial, como correspondería en razón de la lógica de la Ley General de Transparencia, que considera sujetos obligados a todos los servidores públicos del Estado.

Resultaría más conveniente que dicha plataforma estuviera administrada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en razón de su función globalizadora respecto de los temas financieros del Estado y no por Función Pública, cuya naturaleza jurídica está acotada a la administración pública federal.

Las deficiencias del portal Nómina Transparente deben ser atendidas a la brevedad. La conclusión a la que arribe el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en relación a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos obliga a contar con un instrumento de consulta eficiente y confiable, que informe además sobre las prestaciones de las que gozan los servidores públicos.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) dio a conocer recientemente que al menos trece dependencias del Ejecutivo continúan disfrutando del Seguro de Gastos Médicos Mayores, que en teoría habría sido cancelado al inicio de la actual administración.

Entre las dependencias que aún cuentan con esta prestación destacan la Oficina de la Presidencia de la República y las secretarías de Economía, Turismo, Relaciones Exteriores y Agricultura.

Esta prestación, como otras, tampoco aparece desglosada en el portal Nómina Transparente, por lo que aún está lejos de constituir una herramienta confiable respecto de lo que ganan los servidores públicos.

El informe del fiscal Gertz Manero

@gomezvives | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.