Opinión

No sólo de promesas vive el pueblo

El viacrucis parlamentario que ha sufrido la primera iniciativa ciudadana sobre el IEPS a gasolinas y el diésel, misma que Morena ha ignorado. | Lourdes Mendoza

  • 22/03/2021
  • Escuchar

Viacrucis parlamentario, una reflexión para la próxima contienda electoral

Resulta que los ciudadanos Héctor Melesio Cuén Ojeda y Víctor Antonio Corrales Burgueño, en octubre de 2018 presentaron la primera iniciativa ciudadana, tras juntar las 400 mil firmas que por ley eran necesarias. La iniciativa pretendía eliminar el IEPS de las gasolinas y el diésel, para que bajara el precio (se planteaba un 40%, aproximadamente).

Un mes después, en tiempo y forma, el INE envió el informe con la aprobación y validación correspondiente a la Cámara de Diputados, y la Mesa Directiva la turnó a la Comisión de Hacienda, para su análisis, discusión y, en su caso, aprobación, acompañada de siete cajas que contenían las 400 mil firmas de los ciudadanos que apoyaron la iniciativa.

La historia…

El 27 de noviembre de 2018, la Comisión de Hacienda, en sesión permanente, listó como numeral 7 en el orden del día, la iniciativa ciudadana.

Luego, el 13 de diciembre, Laura Rojas, presidenta de la Mesa Directiva, informó a la Comisión de Hacienda que la Comisión de Energía, con mayoría de Morena, también tenía que dar sus opiniones, dejándola en receso.

Para el 18 de diciembre, antes del cierre del primer periodo legislativo, la diputada del PAN, Cecilia Patrón Laviada, en el pleno de la Comisión, pidió abrir la discusión de la iniciativa ciudadana, dada su importancia y también porque es su responsabilidad darle cumplimiento a la reforma que permitió la participación ciudadana. Pero ¿qué creen?, el grupo mayoritario de la Comisión, cosa rarísima, desechó sin argumento alguno la propuesta. ¡Bingo!, ¡le atinó! Morena (un partido que se jacta de ser del pueblo) ignoró a los ciudadanos incumpliendo su promesa de campaña.

Al regreso de las vacaciones decembrinas y previo al inicio del segundo periodo legislativo, Patricia Terrazas, como presidenta de la Comisión de Hacienda, le solicitó al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara hacer un análisis sobre el posible impacto presupuestal de la iniciativa ciudadana, con el objetivo de que no quedara lapidada.

Logrando que el 6 de febrero se levantara el receso impuesto por los morenos y, además, decidió que la iniciativa ciudadana se agrupara con otras ocho iniciativas más de distintos legisladores, las cuales consideraban de igual manera cambios en la Ley del IEPS para la disminución de los precios en los combustibles.

A finales de ese mes, el martes 26 de febrero para ser precisa, la Comisión de Hacienda convocó a reunión y en el numeral 4 del orden del día esbozaba: “Proceso de dictamen relativo a IEPS a gasolinas (iniciativa ciudadana y ocho iniciativas más)”. ¿Y sabe usted, lector adorado, qué pasó? Pues de nuevo la burra al trigo: los diputados integrantes de la 4T aplicaron el mayoriteo y se negaron a discutir el tema con los demás integrantes del órgano legislativo con el argumento de “seguir analizando el tema a nivel de dicha Junta Directiva”.

Y aunque dice el dicho que la tercera es la vencida, en este caso no fue así; para el 9 de abril, nuevamente los morenos y sus aliados la echarán pa’ atrás.

Quedando de manifiesto que los diputados de la 4T no representan a los ciudadanos, al evitar la discusión y aprobación o no de la mencionada iniciativa ciudadana que cumplía con todas las de la ley.

Diez meses después…

Llegamos a finales de enero de 2020 con la noticia de que la Sala Superior del Trife remitió el escrito de demanda del juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano, en castellano: solicitó un informe sobre el estado que guardaba en ese momento la iniciativa ciudadana de la que le he platicado.

Dicha demanda llegó a la Cámara de Diputados cimbrando muchas oficinas y escritorios y, en este contexto, es que tienen que entrar a escena los abogados de la institución legislativa para dar su debida respuesta: la iniciativa ciudadana actualmente se encuentra en competencia de la Mesa Directiva para su presentación de manera directa al pleno, para su discusión y votación correspondientes. ¡Quihúboles! ¡Por fin!

Sin embargo, llegó la pandemia del covid-19, con los efectos y alcances ya conocidos (como anillo al dedo, diría Ya Saben Quién).

Para ir cerrando…

Ante este mundo de iniciativas rezagadas, abandonadas o politizadas (valga la redundancia), las carreras por las elecciones, las suplencias de los diputados, la obediencia ciega al presidente, ¿creen ustedes que alguien se va a acordar de la voluntad de más de 400 mil personas plasmada en una iniciativa única en su tipo y, más aún, de lo que prometieron en campaña? Obvio no.

Pero qué tal el: si la reforma eléctrica es inconstitucional, pues movemos la Constitución, y presta, Celeste Ascencio, de Morena, ya presentó la iniciativa.

El 6 de junio

Saldremos a votar y, hoy más que nunca, debemos valorar y reflexionar nuestros votos, pues Morena y sus aliados (PT y Verde), con la sobrerrepresentación que aún tienen, desaparecieron el Seguro Popular, las estancias infantiles, eliminaron los apoyos para el cáncer de mama (Fucam), los niños con cáncer tampoco tienen para medicinas, etcétera, etcétera.

Ah, y como bien lo dijo en Twitter el consejero Ciro Murayama, “el INE no legisló para prohibir la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados. Es la Constitución Política la que establece que ningún partido tenga 8% más de diputados que de votos. Y sí, el INE defiende la Constitución y la voluntad popular emitida en las urnas”.

No sólo de promesas vive el pueblo.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con la autorización de la autora.

*Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.