Opinión

No les gusta la austeridad

Austeridad es una característica de la Cuarta Transformación que aterra a los que antes gobernaban el país. | César Cravioto

  • 31/05/2021
  • Escuchar

Austeridad es una característica de la Cuarta Transformación que aterra a los que antes gobernaban el país; porque ellos gobernaban con lujos y despilfarro; por esto, no quieren que México se acostumbre a gobernantes austeros, pero el buen ejemplo perdura.  

Los lujos, los dispendios y la opulencia que caracterizaban el ejercicio del poder han llegado a su fin. El Gobierno actual ha eliminado los privilegios y prebendas que disfrutaban los funcionarios de alto nivel. Como es natural, ha habido resistencias de quienes abusaban de los cargos, pero las medidas de austeridad han ido avanzando.  

Se atribuye al dramaturgo Henrik Ibsen la frase de “Mil palabras no dejan la misma impresión profunda que una sola acción”; frase que el lenguaje común ha transformado en “una imagen vale más que mil palabras”; y eso fue lo que ocurrió el sábado 29 de mayo, cuando la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum recibió la primera dosis de la vacuna contra covid-19 de Pfizer-BioNTech en la Preparatoria 5 de la UNAM en la alcaldía Tlalpan.  

La fotografía, es elocuente. Recibió la vacuna conforme a su edad, a la letra de su apellido como lo hicieran cientos de mexicanos más, de acuerdo a la programación establecida bajo la Estrategia Nacional de Vacunación; sin ningún protocolo especial, sin saltarse ninguna fila, en el horario que le correspondía, sentada junto a otros ciudadanos, y en espera de ser citada para recibir una segunda dosis; sin el despliegue de un cuerpo de seguridad de élite que la cuide, como ocurría en el pasado con el llamado Estado Mayor Presidencial que contaba con 8 mil elementos para el Presidente y todos los servidores públicos.

Después, la funcionaria de 58 años tuiteó desde sus redes sociales: “Gracias a mis compañer@s, medic@s, enfermer@s, de participación ciudadana, el programa ponte pila, servidores de la Nación y Marina. Hoy recibí mi primera dosis de vacuna contra covid-19. Me tocó el número 178 de hoy”. 

En la Ciudad de México, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum ha aplicado medidas de austeridad republicana similares a las del gobierno federal para enfrentar los efectos de la pandemia por covid-19.  

La austeridad republicana significa reducción de gastos de operación del gobierno, para que la mayor parte de los recursos se vayan a la salud, a la obra pública y a los programas sociales sustantivos, y programas ambientales. La Ciudad de México tuvo que ajustarse al impacto de la pandemia.  

La emergencia sanitaria llevó a que el gobierno de la ciudad aplicara medidas de disciplina y equilibrio presupuestal, observando en todo momento la ética, la austeridad republicana, la transparencia, la responsabilidad y la rendición de cuentas.  

Todas las dependencias de la administración de la Ciudad de México, así como las 16 alcaldías han tenido que ajustarse al presupuesto austero que ha marcado la nueva normalidad, pues no sólo la capital del país, sino el mundo completo ha vivido la crisis económica provocada por la pandemia.  

Con una política de austeridad y sin corrupción el gobierno de la Ciudad de México ha tenido recursos suficientes para apoyar a la población con becas, kids médicos y alimenticios, microcréditos, seguro de desempleo, Beca Leona Vicario a niños huérfanos por covid-19, entre otros.  

Se ha atendido la pandemia con la reorientación de cerca de 4 mil 700 millones de pesos a la salud y apoyos a la población y microempresas.  

A partir del 1 de diciembre de 2018 se acabaron las instituciones improductivas, la duplicidad de funciones y de oficinas y partidas presupuestales sin propósito ni resultados. El Gobierno ha eliminado despachos inútiles ha concentrado funciones y tareas de las dependencias y reorientado los presupuestos dispersos a los programas significativos y de alto impacto social, como explica el presidente Andrés Manuel López Obrador en su libro “Hacia una economía moral”.  

Los años 2020 y 2021 han sido complejos, hemos vivido tiempos difíciles y una situación extrema, “pero a través de una política de austeridad y sin corrupción, se logró ajustar el presupuesto para atender la pandemia por covid-19 y mantener las prioridades fijadas en la administración, a fin de disminuir las desigualdades”: éstas son las palabras de la ciudadana que obtuvo el número 178 al vacunarse.  

El buen ejemplo inicia por casa, nuestra ciudad, nuestro país, ¡y perdura!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.