Opinión

No la chiflen

El orden se pone desde el cumplimiento de las reglas más simples. | Pamela Cerdeira

  • 10/06/2019
  • Escuchar

Bienvenidos a Suiza. Se publicó el 7 de junio en la Gaceta de la CDMX la nueva Ley de Cultura Cívica. No sé si trata de una lista que norma el comportamiento público o un tour por la ciudad.

Por ejemplo, son infracciones contra la dignidad de las personas: 

I. Vejar, intimidar o maltratar física o verbalmente a cualquier persona;

II. Coaccionar de cualquier manera a otra persona para realizar alguna conducta que atente contra su voluntad, su libre autodeterminación o represente un trato degradante;

III. Coartar o atentar contra la privacidad de una persona;

IV. Permitir a menores de edad el acceso a lugares a los que expresamente les esté prohibido, así como promover o permitir que estos realicen sobre vías de circulación vehicular, cualquier actividad por la que se pretenda obtener un ingreso económico: uno podría encontrarlos casi en cualquier esquina de la ciudad, en donde la autoridad pasa de ser omisa a ser cliente de los chiquillos que por falta de opciones o protección están ganándose la vida;

V. Propinar a una persona, en forma intencional y fuera de riña, golpes que no le causen lesión;

VI. Lesionar a una persona siempre y cuando las lesiones que se causen de acuerdo con el dictamen médico tarden en sanar menos de quince días;

VII. Al propietario, poseedor o encargado de un animal que cause lesiones a una persona, que tarden en sanar menos de quince días;

VIII. Condicionar, insultar o intimidar a la mujer, que alimente a una niña o a un niño a través de la lactancia, en las vías y espacios públicos;

IX. Proferir silbidos o expresiones verbales de connotación sexual a una persona con el propósito de afectar su dignidad; y

X. Realizar la exhibición de órganos sexuales con la intención de molestar o agredir a otra persona. Sólo procederá la presentación de la persona probable infractora cuando exista queja de la persona agredida o molestada.

Son infracciones contra la tranquilidad de las personas:

I. Prestar algún servicio sin que le sea solicitado y coaccionar de cualquier manera a quien lo reciba para obtener un pago por el mismo: usted aguante al fin de semana en que no funcionan los parquímetros y visite las calles aledañas a Paseo de la Reforma, no se moleste en llamar a un policía para presentar al infractor/dueño del pedazo de banqueta en donde usted pretende estacionarse, este le hará saber de inmediato que parte de su cuota es para el policía;

II. Poseer animales sin adoptar las medidas de higiene necesarias que impidan malos olores o la presencia de plagas que ocasionen cualquier molestia a los vecinos;

III. Producir o causar ruidos por cualquier medio que notoriamente atenten contra la tranquilidad o represente un posible riesgo a la salud;

IV. Impedir el uso de los bienes del dominio público de uso común;

V. Obstruir con cualquier objeto entradas o salidas de inmuebles sin autorización del propietario o poseedor del mismo;

VI. Incitar o provocar reñir a una o más personas;

VII. Ocupar los accesos de oficinas públicas o sus inmediaciones.

Así pues, si usted decide chiflarle a una persona con el propósito de "afectar su dignidad", será sancionado con alguna de las siguientes: multa que puede ir de los $929 a $1689 pesos, arresto de 13 a 24 horas o trabajo comunitario de 6 a 12 horas. Ahora que, si la persona a la que pretende agredir está amantando, no hay multa que lo libre de 20 a 36 horas de arresto, o de 10 a 18 horas de trabajo comunitario.

Esta no es una crítica a las medidas, es un llamado a su urgente aplicación. Así pues, la nueva Ley de Cultura Cívica se convierte en buenas intenciones ante una ciudadanía que no la conoce, una policía sin interés en hacerla valer y un sistema de justicia dormido. ¿Por qué es importante cumplirla? Porque el orden se pone desde las reglas más simples. No podemos aspirar a sacar a esta ciudad del inmenso problema de inseguridad en el que está, si no somos incapaces de hacer valer las reglas más básicas.

Los mismos militares

@PamCerdeira | @OpinionLSR | @lasillarota