Opinión

Ni minimizar ni trivializar

Hay que cuidarnos todas, todos, sin minimizar efectos ni trivializar al virus: sigue siendo peligroso si no se atiende, no es un juego ni un chiste. | Ivonne Ortega

  • 11/01/2022
  • Escuchar

Como en los momentos más graves de la pandemia por el coronavirus covid-19, la variante Ómicron ha ocasionado una escalada de contagios que ha roto récords en nuestro país. Aunque según los expertos esta cepa del virus no resulta tan letal como la original, sí en cambio es mucho más transmisible.

Los efectos de esta nueva oleada ya se resienten en todas las actividades, una de las primeras fue la operación de vuelos, en gran medida cancelados por falta de personal de a bordo: pilotos, copilotos y sobrecargos han sido contagiados y no ha habido suficientes suplentes para responder a la contingencia.

Como resultado, miles de pasajeros han quedado varados en ciudades a las que viajaron por solamente unos días por trabajo o vacaciones. Las quejas abundan en redes sociales.

Pero lo más preocupante es que esta oleada general de contagios está literalmente bloqueando el actuar de las personas en diferentes ocupaciones, quizá la más preocupante sean los propios servicios de salud. Médicos, médicas, personal de enfermería, de servicios, también se contagian.

Es en estos momentos cuando de verdad en muchas clínicas se hace hasta lo imposible para cubrir el servicio, y debemos ser solidarias y solidarios con quienes cuidan de nuestra salud incluso en estas circunstancias tan difíciles, y la mejor forma de hacerlo es cuidarnos y cuidar a todas y a todos en nuestro entorno.

En lo personal, hace unos días empecé a sentir algunos síntomas y di positivo a covid-19 en una prueba de protocolo. Como corresponde, lo di a conocer y procedí a aislarme. Así hay que hacerlo: eliminar la cadena de contagios en todo lo que sea posible.

A través de los medios de comunicación vemos las largas filas en los laboratorios de miles de personas para realizarse la prueba, pues experimentan síntomas, o para prevenir. No se había visto este efecto en otras etapas de la pandemia, pero lo positivo de las pruebas es que contamos con la información que nos ayuda a tomar decisiones.

Una vez más, recordemos que lo recomendado en el caso de resultar positivo es aislarnos y seguir las recomendaciones médicas. Actuar de forma responsable nos ayuda no solo a superar la enfermedad en lo personal, sino también a cerrarle el paso al contagio.

También ahora se vuelve más vigente la necesidad de que la población cuente con el apoyo del gobierno federal y los estatales, empezando por información clara y permanente sobre las variantes del covid-19, los síntomas, las recomendaciones para actuar en caso de contagio y la atención médica oportuna y a disposición gratuita de toda la población.

Siguen en el Congreso las propuestas para destinar fondos emergentes de apoyo económicos a la gente que no puede generar ingresos propios por estar enferma, a estudiantes y padres de familia para apoyarles en la educación a distancia, tantas y tantas acciones que se pueden hacer para que la inmediatez de la subsistencia cotidiana no sea una preocupación más en los hogares mexicanos.

No se trata aquí de confrontaciones políticas ni discusiones ideológicas: hay que ayudar a la gente. Y hay que cuidarnos todas, todos, sin minimizar efectos ni trivializar al virus: sigue siendo peligroso si no se atiende, no es un juego ni un chiste. Con la salud no se juega.

Desde el principio de la pandemia quedó claro que para evitar consecuencias fatales, lo mejor es tomarse en serio cada una de las recomendaciones que las personas expertas nos expresan desde todos los organismos internacionales y nacionales: prevenir contagios y cuidarnos.

Recién nos enteramos que el presidente de la República dio positivo al virus, de nueva cuenta. Es la mejor muestra de que a pesar de las vacunas el covid-19 sigue siendo un riesgo sanitario, pero también gracias a las vacunas podemos ahora combatirle con más efectividad. Desafortunadamente el propio presidente rompió protocolos de prevención al presentarse con síntomas y sin cubrebocas en espacios con varias personas.

Por eso seamos serias y serios, y no minimicemos ni trivialicemos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.