Opinión

¿Ni a la esquina?

#Morena había asegurado en 2014 que su partido no iría con el #PRD.

  • 21/07/2016
  • Escuchar

La elección de Alejandra Barrales (@Ale_BarralesM) como presidenta del #PRD regresó a la agenda política el tema de las #Alianzas. Aunque señaló que lo primero es consolidar la unidad interna de su partida y fortalecer la confianza de la gente, es evidente que buscará los acuerdos necesarios para recuperar el terreno perdido.


Las alianzas "con todos" son posibles, dijo.


Pero menos con el #PRI. La razón es bien conocida, pues según las encuestas "ninguna fuerza política va a poder alcanzar por sola la Presidencia de la República" en las #Elecciones2018.


Ahora falta que decidan los demás.


Lo que muy pocos esperaban era que Andrés Manuel @lopezobrador_ y @ManceraMiguelMX abrieran la posibilidad de unir a los partidos de Izquierda.


Sin embargo, pusieron algunas condiciones.


Para #Morena, la principal sería que el #PRD no hiciera ningún acuerdo "con los partidos que forman parte de la «mafia del poder» y del gobierno".


Para que quede claro, nada con #PAN.


Por su parte, el Jefe de Gobierno de la #CDMX opinó queuna alianza con #Morena dependerá de los condicionamientos, o de las posturas radicales" que con toda seguridad impondrán las diversas corrientes del partido.


Lo más importante es "la construcción del proyecto".


En el mismo sentido se pronunciaron varios grupos del #PRD: Alternativa Democrática Nacional, Izquierda Democrática Nacional, Patria Digna, Frente de Izquierda Progresista, Foro Nuevo Sol y Vanguardia Progresista.


Debemos ir por "la más amplia alianza", dijeron.

 

Ésta tendrá que ser "la norma de acción" (sic) de su nueva presidenta, quien habrá de "concertar esfuerzos conjuntos de las izquierdas y las organizaciones progresistas".


Los objetivos son los siguientes.


Uno, "revertir las reformas estructurales que hayan causado efectos negativos en las condiciones de vida de los mexicanos y en la soberanía nacional". Dos, "combatir con eficacia la corrupción". Tres, "reimpulsar el proceso de democratización de México". Y cuatro, "frenar el dominio del bipartidismo autoritario y neoliberal”.


¿Será posible?


En principio, la decisión no podrá tomarse a la ligera ante lo sucedido en las #Elecciones2016. El trabajo conjunto entre #PAN y #PRD generó resultados positivos, acuerdos de gobierno y también compromisos.


Funcionó la mezcla entre agua y aceite.


Una alianza entre partidos con ideología y principios encontrados era impensable e imposible hace menos de una década. El pragmatismo político le dio sentido de utilidad a la alianza por darle cauce alvoto de castigo”.


El enemigo a vencer era el #PRI.


Hoy, la meta sigue siendo la misma. Sin embargo, el giro plantea un nuevo dilema, pues casi nadie imaginaba que la alianza entre las fuerzas de Izquierda se plantearía como una posibilidad sería más aún cuando el dirigente de #Morena había asegurado en 2014 que su partido no iría con el #PRD "ni a la esquina".


El reacomodo sugerido ofrece otras perspectivas.


Sin embargo, y aunque sería lo más conveniente para darle coherencia y consistencia al sistema de partidos, la unidad de la Izquierda sigue pareciendo una misión imposible. Por un lado, porque Miguel Ángel Mancera no parece dispuesto a declinar su candidatura.


Por el otro, porque López Obrador nunca cederá.


Además, por las diferencias y conflictos históricos que tanto daño le han hecho al #PRD. Alejandra Barrales lograría la mayor hazaña de su vida si fuera capaz de la proeza de alcanzar la unidad en amplio sentido. Pero si el resultado de la alianza se concretara en la candidatura del presidente de #Morena, el país viviría una especie de déjà vu.


La fórmula sería: "todos contra AMLO".


Un escenario así no sólo favorecería la alianza no formal entre el #PRI y el #PAN, sino que impulsaría el lanzamiento de varias candidaturas #Independientes para restarle fuerza con la dispersión del voto.


¿Y la idea de aliarse con la ciudadanía?


Desde cualquier perspectiva está claro, entonces, que lo fundamental es ganar, a costa de lo que sea o sin importar los daños colaterales en materia de confianza y credibilidad. Por eso, cuando los líderes hablan de que la alianza principal es con la gente hay motivo de duda.


¿Por qué?


Si la intención fuera totalmente verdadera (situación viable y factible sin afectar sus objetivos legítimos de poder), las acciones estratégicas y tácticas de política y #ComunicaciónPolítica transitarían por otras vías.



#ConsultoríaPolítica  | #ComunicaciónPolítica |

|#Alianzas | #Elecciones2018 | #Estrategia | #Independientes



Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata 


También te recomendamos:


¿Basta con el relevo generacional?

¿Midiendo fuerzas?

¿Menos spots y más debates?


> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.