Opinión

Neuralink: la ambición de conectar nuestros cerebros a una computadora

El ser humano tiene la ambición de superar las capacidades humanas naturales. | Jorge Iván Garduño

  • 13/02/2021
  • Escuchar

Hace seis meses, el empresario multimillonario Elon Musk, propietario de la empresa de automóviles eléctricos Tesla y de la compañía espacial SpaceX, realizó una invitación para profesionales que estén interesados en sumarse a las filas de una más de sus empresas de tecnología, en esta ocasión se trata de la empresa fundada en 2016 de nombre Neuralink, que ha probado con éxito en cerdos un chip que pretende curar en un futuro cercano enfermedades neurológicas.

Se trata de un dispositivo implantado en el cráneo, que permite medir la actividad cerebral, pero va a tener muchas más aplicaciones, esto último dicho en boca del propio Musk, y para dar un ejemplo de los avances que se han tenido al respecto, mostró algunos cerdos implantados en un acto transmitido en vivo a través de diversas redes sociales el pasado 28 de agosto. El evento tenía como objetivo contratar técnicos para su empresa emergente, que tiene como fin único el de desarrollar una interfaz cerebro-dispositivo sin cables.

El empresario de origen sudafricano fue mostrando varios cerdos, uno con el chip ya implantado, otro que lo tuvo, pero ya se lo quitaron y otro más que nunca lo ha tenido, pero todos ellos "felices y sanos", según Elon Musk como manera de resaltar que la implantación no supone ningún cambio en el animal, según puede verse en el video colgado en Youtube. También mostró la lectura de la actividad cerebral de Gertrud, la cerda con el chip implantado, en una computadora mientras comía o se movía en una cinta para correr.

El chip de Neuralink

El chip desarrollado por la empresa mide 23 milímetros por ocho milímetros, algo así como 2 centímetros por uno, éste puede ser implantado por un robot quirúrgico sin necesidad de dar anestesia general al paciente y se puede retirar y volver a poner si uno lo desea, según lo revelado por el “visionario” tecnológico.

El tamaño del chip permite que no se vea, pues queda tapado por el cabello, la batería se recarga por la noche y la idea es que, cuando esté plenamente desarrollado para humanos, pueda conectarse al teléfono celular, una idea que comienza a rivalizar con la inteligencia artificial, o el convertir a los seres humanos en “seres menos humanos” o deshumanizar a la humanidad.

Según Musk, pueden ponerse varios chips en un solo individuo para diferentes fines. En un modelo anterior, presentado en 2019, además del chip había que colocar un dispositivo detrás de la oreja para que funcionase, algo que ya no es necesario según lo presentado por la empresa en agosto de este año.

Curar enfermedades neurológicas y otras funciones

Si bien es cierto que algunos científicos han afirmado que el producto de Neuralink podría servir de ayuda para algunos problemas neurológicos y a personas con parálisis les permitiría controlar un ratón de computadora, las ambiciones de Elon Musk va más allá, ya que ha dicho que entre las capacidades potenciales de la interfaz cerebro-dispositivo de Neuralink está manejar un automóvil Tesla sólo con el pensamiento, jugar videojuegos, "salvar y reproducir recuerdos" o incluso, hacer caminar de nuevo a personas con daños en la médula espinal, ideas que parecen tomadas de películas de ciencia ficción y que Neuralink está dispuesta a hacer toda una realidad en no muchos años.

Cabe recordar que, en otras ocasiones ha dicho Musk que con estos dispositivos pretende que el ser humano pueda competir con la "inteligencia artificial". Antes de esta iniciativa de Neuralink, ha habido neurocirujanos que han usado pequeños dispositivos electrónicos para estimular los nervios y algunas zonas del cerebro con el fin de tratar la pérdida de audición o la enfermedad de Parkinson y ha habido experimentos con implantes en el cerebro.

El ser humano tiene la ambición de superar las capacidades humanas naturales. Busca, a como dé lugar, extender sus limitaciones hasta llevarlas a planos superiores, imaginables sólo por la ciencia ficción. Estamos en el umbral de lo que será una nueva era para la humanidad, sin embargo, es posible que esta nueva era que se avecina con pasos agigantados, no será lo que esta sociedad espera ni desea.

Tiempo al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.