Opinión

¿Necesitamos un Cuerpo Nacional de Policía?

Lo necesitamos para poner al Estado mexicano en la posibilidad de solucionar muchos de los enormes problemas de coordinación y mando policiaco. | Eduardo Zerón

  • 03/01/2019
  • Escuchar

El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha ido desarrollando a lo largo del tiempo en el Gobierno y durante la campaña la posibilidad de una nueva corporación policiaca – militar en la que intentará a lo largo de su sexenio alcanzar la media que indica la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de tres policías por cada mil habitantes y subsanar la Seguridad de nuestro país.

Ante la inminencia de las mesas de debate para la creación de la Guardia Nacional, parece también necesario que se adopte por parte de las autoridades federales una estrategia que permita atender la problemática de los estados por lo que respecta a las policías estatales y municipales, que, si bien no son responsabilidad de la Federación, es un gran pendiente que se debe de observar.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) a 2018 en el país existen 2463 municipios, de los cuales 651 (26.4%) no tienen policía, 1,812 (73.6%) de los que cuentan con elementos 661 (25%) tienen menos de diez elementos, 372 (15.1%) tienen entre 11 y 20 elementos, 366 (14.9%) tienen entre 21 y 50 elementos, mientras que 413 (16.8%) tienen más de cincuenta elementos[1].

Tenemos en el país cerca de 0.8 elementos por cada mil habitantes considerando ya la depuración de elementos con resultado no aprobatorio en control de confianza de 13,650 elementos[2],  aunado un salario de cerca de 9,933 pesos mensuales en promedio, con prácticamente nulas prestaciones.

Existen entonces 120,001 elementos reales, se traduce en el 50% de la fuerza necesaria para lograr los 235,994 elementos para cumplir con el 1.8 que es el mínimo del Modelo Opimo de la Función Policial, es decir, necesitamos 115,943 elementos más para llegar a una base necesaria, además de que contamos con una tercera parte para llegar a un nivel optimo de 2.9 policías por cada mil habitantes[3].

Ante estos datos es evidente el rezago en materia de seguridad que se tiene en las entidades federativas y municipios, donde para nadie es extraño el grado de penetración que tienen del crimen organizado, cuerpos policiacos que no han sido depurados, que trabajan en situaciones de gran precariedad en armamento, capacidad de fuego, entrenamiento, patrullas, uniformes, comunicación, investigación, que decir de inteligencia, incluso hay muchos casos en donde gran cantidad de los elementos atiende la escolta personal de los alcaldes y sus familiares.

En el caso de las procuradurías estatales se tiene colapsada la posibilidad de que las corporaciones ministeriales puedan cumplimentar órdenes de aprehensión y esclarecer casos, dando como resultado una gran tasa de impunidad con gran impacto en el ánimo de la sociedad, según la Encuesta Nacional De Seguridad Púbica Urbana de INEGI (ENSU, 2018)[4] , la ciudadanía afirma que, “en la prevención y combate a la delincuencia” las Policías Estatales (46.6%) y Municipales (39.6%), demuestran ser menos eficaces en la atención y el trabajo prioritario de su especificidad, derivando de ello en una mayor percepción de inseguridad.

La consolidación de un Cuerpo Nacional de Policía

Luego de reunirse la Comisión Ejecutiva de Seguridad y Justicia de la CONAGO, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Federal, Alfonso Durazo, dijo que además de contar con el apoyo de los Gobernadores, la Secretaría a su cargo impulsaría un modelo de Policía Nacional en el que se buscaría de nueva cuenta lo que en discurso ha abarcado durante años: la profesionalización, certificación y preparación de las policías municipales, custodios y policías ministeriales, el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas de los policías, entre otras.

Hasta el momento el Poder Legislativo ha desistido en la idea de generar un Mando Único que sería la idea más cercana de una Policía Nacional propuesta por Durazo, sin embargo, también es interesante y atendible el llamado de diversos analistas, expertos y algunas Organizaciones No Gubernamentales para la consolidación de un Cuerpo Nacional de Policía, dada la ineficiencia de los Estados en materia de Seguridad, resulta interesante el concepto que se agrupe administrativamente y centralice a todas las corporaciones estatales y municipales en una sola (sin que los gobiernos estatales pierdan el mando y su responsabilidad constitucional).

Es así que la Federación tomaría la administración de todas las corporaciones generando una base salarial, escalafones, equipamiento capacitación, control de confianza, seguro médicos etc., construyendo las necesidades básicas para el desarrollo elemental para la consolidación de una corporación que abarcaría el orden estatal y municipal logrando con ello una mejor profesionalización, dignificación, monitoreo, evaluación, seguimiento y crecimiento de las misma.

Ante la problemática en seguridad no todo debería ser atendido desde una misma óptica, la Guardia Nacional que pretende el Gobierno está pensada para emergencias y cuando las capacidades de los estados han ido rebasadas por lo que subsidiariamente tomaran el control.

Necesitamos un Cuerpo Nacional de Policía para poner al Estado mexicano en la posibilidad de solucionar muchos de los enormes problemas de coordinación y mando policiaco, para homogeneizar colectivamente en una corporación en sus competencias, capacidades, procesos, pero sobre todo de efectividad que hoy es lo que mantiene en esta emergencia al país.

[1]. Diagnóstico  Nacional  Sobre  Las  Policías  Preventivas  De  Las  Entidades Federativas

 http://secretariadoejecutivo.gob.mx/doc/Diagnostico_Nacional_MOFP_al_30_04_18.pdf

[2] Ibídem, Pág. 56.

[3] Vizcaino, Alvaro, “Gendarmería y Otras Soluciones Para La Seguridad Pública y La Seguridad Interior” Edit. Ubijus, 2018, Pág. 103.

[4] Encuesta Nacional De Seguridad Púbica Urbana de INEGI (JUNIO 2018)

http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/ensu/ensu2018_07.pdf

La Guardia Nacional y la (no) militarización del país

@EZeronG | @OpinionLSR | @lasillarota