El viernes 17 de noviembre de 2017 murió Salvatore Totò Riina, el"capo dei capi"  (el jefe de los jefes) de la mafia siciliana, llamada la Cosa Nostra. Tenía 87 años de edad. 

 Fue protagonista de algunos de los delitos más terribles de la historia del crimen organizado en Italia y también de filmes hollywoodenses; era mejor conocido como "La bestia" por su extrema crueldad, se dice que asesinó personalmente a 200 personas y es responsable de otros 3 mil 660 muertos, muchos de ellos en las guerras internas que estallaban en la Cosa Nostra


Riina, antiguo y sanguinario jefe del clan de los "Corleoneses", falleció después de pasar cinco días en coma y tras haber sido intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones".

Su muerte se produjo en un hospital de Parma, donde fue trasladado en 2015 por su delicado estado de salud, después de haber estado en prisión, donde cumplía condena en el régimen de aislamiento reservado para los mafiosos.

El ex "capo de capos", quien nunca se arrepintió de sus crímenes, estaba condenado a veintiséis cadenas perpetuas por los múltiples asesinatos que ordenó, entre ellos el de los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borselino en 1992.

Murió prácticamente incomunicado, tendido en una cama, recibiendo atención médica en el hospital de la cárcel de Parma bajo el 41 bis; un régimen carcelario considerado extremadamente duro y con vigilancia especial. Cada mes recibía la visita de su esposa y un hijo, sin poder acercarse a menos de un metro de distancia; no se podían tocar, abrazarse o darse un beso. 

Totò, junto a Bernardo Provenzano, (considerado también por algunos como "jefe de jefes" y fallecido en 2016), declaró una guerra al Estado italiano en la década de los años 90, acabando con la vida de decenas de policías y jueces.


El maxiproceso

En efecto, Falcone y Borsellino lograron instrumentar el más grande proceso en contra de la mafia nunca visto en Italia, el llamado "maxiproceso", que se desarrolló entre 1986 y 1987, concretando en enero de 1992 trescientas treinta y ocho condenas y más de 2 mil 200 años de cárcel en penas. ¡Fue uno de los golpes más duros contra la Cosa Nostra hasta la fecha!

Ese golpe a la mafia llevó al cobro de venganzas inimaginables. "El jefe de jefes" junto con Bernardo Provenzano (Los Corleoneses), decidieron vengarse: lo primero que hicieron fue atacar al Estado Italiano; en marzo de 1992 asesinó brutalmente a Salvo Lima, diputado local de la extinta Democracia Cristiana, entonces partido de la mayoría en el país y punto de referencia de Giulio Andreotti, el siete veces primer ministro italiano.

Dos meses después, exactamente a las 17 horas, 56 minutos y 48 segundos del 23 de mayo de 1992, mil kilos de explosivos ocultos en un conducto bajo un puente, hicieron saltar por los aires tres automóviles blindados en el kilómetro 4.7 de la autopista que une el aeropuerto y la ciudad siciliana de Palermo. El resultado, 5 muertos y 23 heridos, entre ellos el objetivo del ataque, el antimafia Giovanni Falcone, quien falleció junto con su esposa.

Fue un durísimo golpe a la justicia, todo el mundo se cimbró con el brutal atentado.

Pero el asunto no quedó ahí, ya que dos meses después, el 19 de julio, a las 16:58 horas, un auto bomba acabaría con la vida de su colega Paolo Borsellino y de cinco personas más en la Via D'Amelio, en Palermo.

Y ocurrió lo insólito. Ambos funerales convocaron a miles de sicilianos en las calles de Palermo en una movilización de rechazo sin precedentes al crimen organizado en la isla italiana.

Las movilizaciones ciudadanas lograron exorcizar el miedo a la Cosa Nostra, aún así el grupo criminal dio varios coletazos más, realizaron varios atentados con explosivos contra policías, jueces, políticos, periodistas, incluso en museos y templo católicos de Roma, Florencia y Milán. La mafia mostró su fuerza y el Estado italiano su debilidad.

La serie de ataques lograron calmarse con la detención Totò Riina, el 15 de enero de 1993, y el ascenso (entre comillas) a la jefatura de la organización criminal de Bernardo Provenzano

Muchos creemos que Provenzano fue el jefe sustituto. Fue detenido el 11 de abril de 2006 en una casa de campo cerca de Corleone.


Parecía un ciudadano común, pero en el momento de la detención, tenía en el pantalón variospizzini, papelitos escritos a mano o con máquina de escribir, a través de los cuales se comunicaba con el mundo exterior, con sus cómplices y su familia, y que le servían para mantener el control de las actividades ilegales".

A través de ellos dictaba órdenes para la mafia y sobre las obras públicas que había que adjudicar. Todos sus mensajes empezaban con un"gracias a Dios" y terminan con un "el Señor los proteja y bendiga".

Se consiguió su arresto mediante una operación "al viejo estilo policial" (con intervención de EU), a través de seguimientos de los pizzini, además de intercepciones telefónicas. 

Provenzano nunca se alejó de las proximidades de Corleone y gracias a la llamada Omerta (el silencio de los ciudadanos) estuvo siempre en paradero seguro. Es decir, nunca abandonó Sicilia.

Sus relaciones con Riina fueron, según sus biógrafos, de amor-odio y cuando el gran jefe de la Cosa Nostra fue detenido el 15 de enero de 1993, dijo que sabía que 'Zio Binu' era de su pueblo, pero que nunca le había conocido.

Aunque testigos protegidos, como Totó Cancemi y Gioacchino Pennino, aseguraron que Provenzano siempre mantuvo el "control político" dentro de la Cosa Nostra, mientras que Riina era "el jefe militar".

Algunos dicen que Riina fue "vendido" por Provenzano para quedarse con el control de la mafia.

Ver nota

Especialistas como Roberto Saviano, autor de la Gomorra, dicen hoy que no, que Riina siguió siendo el jefe de la Cosa Nostra. Con todo respeto a Saviano, tengo dudas.

Provenzano murió hace poco tiempo, y seguramente hay un sucesor...

¿Quién fue Totò Riina?

Un hombre muy peligroso superior a nuestros criminales en México, incluso ni la cárcel lo detuvo, Joaquín Guzmán Loera es un niño de pecho si se le compara.

Recomiendo este filme.


Riina era un huérfano en un mundo mísero y feudal que se hizo con el poder en Cosa Nostra y desafió al Estado italiano con un arma muy simple, la violencia despiadada".

Realmente es aún personaje de novela. 

El 11 de septiembre de 1943 el campesino siciliano Giovanni Riina volvía de una dura jornada en el campo con su mula y sus tres hijos. El mayor, Salvatore, llamado Totò, Gaetano y Francesco. Creyeron tener su día de suerte cuando encontraron una bomba americana, del desembarco aliado de unos meses antes, que no había explotado y un obús alemán medio roto. Se los llevaron a casa para sacar la pólvora y aprovechar el hierro. Una vez en el hogar, una mísera casa del pueblo Corleone, el padre comenzó a manipular el proyectil alemán y explotó. Murieron el padre y dos niños. Solo se salvó Totò, que con 12 años se convirtió en el capofamiglia

La necesidad obligó al adolescente Riina a convertirse en un sicario del dottore Michele Navarra, el capo local de Corleone.

Por lo que Riina y sus amigos –Bernardo Provenzano y Calogero Bagarella–, entonces adolecentes pobres  y de escasos estudios, formarían con los años el temido clan de los Corleoneses

Impusieron el terror en la zona, hasta que mataron al propio jefe Navarra. Una emboscada con metralletas en su coche en un camino entre campos de cereal. En los setenta comenzó su ascenso, para tomar Palermo.


¿Y la justicia?

Hubo un primer gran juicio en 1969 que intentó procesar al clan, pero los miembros del jurado recibieron amenazas anónimas. La justicia se dobló, entonces hubo 64 absoluciones y a partir de ahí, la justicia quedó sepultada.

El grupo criminal rebasó al Estado.


Aquellos jóvenes no solo exterminaron al bando rival en una guerra de dimensiones desconocidas en Europa, con un macabro marcador de mil 700 muertos a cero en los años ochenta, sino que pusieron en jaque al propio Estado italiano en los noventa".

¡Incluso pensaron hasta en volar la torre de Pisa!

Fueron de los pioneros en usar ácido para disolver a las víctimas.

En 1978 Riina tomó el control de la Commissione, el consejo de familias mafiosas, y comenzó a consumar su golpe de Estado dentro de la mafia.

Este criminal, además de sanguinario, también fue un amoroso padre de familia para los suyos, una familia mafiosa típica; su hija ha contado que vio las noticias de la muerte del juez Falcone en brazos de su padre, en el sillón de casa, sin tener ni por un momento la más mínima sensación de que estaba en el regazo de un monstruo.

Su mujer y sus hijos vivieron siempre con él de forma secreta y clandestina. Ella era maestra y les daba clases privadas. Hay un libro que escribió su hijo sobre su padre: Riina, family life.

El sepelio...

Varios días después de su muerte Totò Riina fue sepultado en privado en el panteón municipal de Corleone.

Su féretro recibió una simple bendición de un sacerdote católico que se retiró apresuradamente del cementerio. En efecto, el sacerdote Giuseppe Gentile, párroco de la Iglesia de Corleone, pronunció una oración ante la presencia de su mujer, Ninetta Bagarella, y tres de sus cuatro hijos, Maria Concetta, Lucia y Salvatore. El hijo mayor, Giovanni, está en la cárcel cumpliendo una condena por cadena perpetua.

Sus restos descansarán en la tumba familiar. En la lápida hay cuatro fotografías sin nombre. Una es la del padre de Totò, muerto en 1943, las otras tres fotos corresponden a la madre de Totó y a dos de sus tías.

El panteón de Corleone está lleno de víctimas de Riina, y su grupo criminal.

Muy cerca de ahí hay otra que tiene una foto conocida por todos: es la de Bernardo Provenzano. También están las tumbas de otros dos altos jefes, Michele Navarra y Luciano Liggio. El jefe histórico Michele Navarra fue asesinado en 1958 en una emboscada orquestada por Luciano Liggio y Bernardo Provenzano.


La arquidiócesis de la localidad de Monreale explicaron el por qué no hubo servicio religioso para Riina, era un mafioso y nunca se arrepintió por lo que estaba excomulgado por la Iglesia católica".

En la web de la arquidiócesis se puede leer la neta posición de la Iglesia contra la Mafia, en boca del arzobispo Michele Pennisi: "Con su muerte ha terminado el delirio de omnipotencia del Capo de todos los capos de Cosa Nostra. Pero la Mafia no ha sido derrotada y no hay que bajar la guardia. El deber de la Iglesia es educar las conciencias a la justicia y la legalidad y de oponerse a la mentalidad mafiosa".

Además, en 2014 el papa Francisco pronunció un discurso histórico contra la mafia en Calabria, tierra de la 'Ndrangheta, y aseguró que los mafiosos estaban excomulgados por no estar en comunión con Dios.

Esta semana la Conferencia Episcopal Italiana insistió en que las palabras del Papa y la condena a la mafia por parte de la Iglesia eran "clarísimas" por lo que "se debía excluir el funeral público para Riina". El portavoz de la Conferencia, monseñor Ivan Maffeis, explicó que en cualquier caso la familia podía solicitar estar acompañada por un religioso "porque esto no se le puede negar a nadie".


El cementerio de Corleone estuvo cerrado al público desde hace tres días y custodiado por centenares de policías".

Descanse en paz.


Al margen...

Hay en Italia cinco grupos mafiosos a saber: La Cosa Nostra (Sicilia); La Camorra (Nápoles); La'Ndrangheta (Calabria; La Sacra Corona Unita, (de la región de Puglia) y la Stidda, también de Sicilina.

1.-La Cosa Nostra, la esencia de la mafia

Es una de las organizaciones criminales más importantes del mundo, con claro ascendente sobre todas las demás. Su estructura es jerárquica de tipo piramidal.

La territorialidad es esencial para comprender el fenómeno mafioso en general y a La Cosa Nostra en particular. Cada familia se adscribe a una zona, a un espacio y a una región.

Sus principales lugares de asentamiento son, Palermo, Marsala, Agrigento o Catania, aunque tiene ramificaciones que llegan a España, Alemania, Francia, Suiza, Gran Bretaña, Rusia y, obviamente, Estados Unidos y América Latina.

Se supone, aunque es imposible saberlo, que en el mundo debe haber por lo menos unos 50 mil 000 hombres de honor.

Sus actividades son o han sido ilimitadas.

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota








Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información