Opinión

Muchos años después; mea culpa nos dicen

Legionarios de Cristo aseguran que “se comprometen a abordar las causas y consecuencias del fenómeno del abuso sexual de menores en su pasado”. | Fred Álvarez

  • 26/12/2019
  • Escuchar

·  A lo largo de toda su historia, la Legión ha ordenado 1,353 sacerdotes, 367 de los cuales no continúan en ella o fallecieron.

La congregación religiosa Los Legionarios de Cristo hizo público este 21 de diciembre un informe, detallando el número de sacerdotes que cometieron abusos sexuales de menores, así como el número de víctimas.

El informe abarca desde 1941 -año de su fundación-, hasta 2019. Fue elaborado por la “Comisión de casos de abuso de menores del pasado y atención a las personas implicadas”.

Los objetivos de esta comisión son:

i) Hacer un diagnóstico histórico del fenómeno del abuso sexual de menores cometidos por legionarios de Cristo, desde la fundación en 1941 hasta la actualidad;

ii) Afrontar los casos por atender según los criterios establecidos y promover el acercamiento a las víctimas de abuso de menores,

iii) Asegurar el cumplimiento de las leyes civiles y eclesiásticas;

iv) Revisar la aplicación de restricciones ministeriales a los miembros de la Congregación que han abusado de menores de edad y asegurar que la autoridad competente de la Congregación supervise su cumplimiento, y;

v) Formular recomendaciones para abordar el fenómeno del abuso sexual de menores en el pasado e identificar cualquier mejora necesaria en nuestra Política de Ambientes Seguros para garantizar que sea del más alto nivel.

La Comisión reconoce que “su estudio” no cubrió todos los casos –“por lo tanto, es probable que haya más casos de abuso de los que se reportan en el informe y las estadísticas tendrán que ser actualizadas periódicamente”-, sólo pudo contactar a 13 víctimas en varias reuniones y “más de 150 horas de trabajo conjunto”, determinaron que al menos “175 menores de edad han sido víctimas de abusos sexuales cometidos por un total de 33 sacerdotes de la Congregación”. Pero que el gran pecador fue su fundador el padre mexicano Marcial Maciel Degollado (Cotija, Mich., 1920- Naples, EU, 29 de enero de 2008), quien abusó al menos de 60 niños adolescentes de entre 11 y 16 años.

Dice la Legión que “con 45 de estas víctimas de sacerdotes de la Congregación se ha avanzado en un camino institucional de reparación y reconciliación”.

¿Cómo ha sido la reparación del daño?

¿Con recursos o algún acto de perdón y olvido?

No nos dicen...

Eso sí, indican “del total de los 33 sacerdotes que han cometido abusos, sin considerar al P. Maciel: 2 han incurrido en abuso por vía virtual, 4 han abusado de una víctima una única vez, 9 han abusado repetidamente de una única víctima, 11 han abusado de entre 2 y 5 víctimas, 5 han abusado de entre 6 y 10 víctimas”.

¡Caray!

“Un sacerdote, ya removido del estado clerical, ha abusado de 13 víctimas conocidas”, añadieron.

¿Y dónde están los 33 abusadores?

¿Fueron llevados a algún tribunal de justicia civil?

Aparentemente sí, el informe habla de: "Situación judicial (civil y eclesial)”…:

"Civilmente, de los 33 sacerdotes, seis fallecieron sin ser juzgados, uno fue condenado, otro – ya removido del estado clerical – está en juicio actualmente”.

No especifican cuántos fueron llevados a la justicia civil, o fueron metidos a la cárcel y qué condena se les dio...

“Los demás, hasta ahora no han sido procesados por diversos motivos, como la situación legal en los diferentes países o los plazos de prescripción”, se indica...

En tanto, el ámbito canónico, o sea por la legislación eclesiástica que no civil: “5 fallecieron sin ser juzgados, 15 fueron sancionados, 6 están en curso de ser juzgados, 3 están en investigación previa con restricciones cautelares, uno recibió la dispensa de ministerio sin juicio, y tres fueron denunciados cuando ya habían abandonado la Congregación”.

De los 18 sacerdotes que cometieron abusos que permanecen como miembros de los Legionarios de Cristo14 no tienen ministerio sacerdotal público; 4 tienen un ministerio restringido que excluye pastoral con menores (colegios, grupos juveniles, etc.). Además, cuentan con un plan de seguridad”.

Hasta ahí los datos duros del informe...

Concluyen con el informe tiene límites y "que representa sólo un paso en el camino de conversión y mejora continua que queremos seguir recorriendo como Congregación. Hemos tomado con nuestras manos la llaga que los abusos han abierto en las víctimas, en la Iglesia y en nuestra propia Congregación. Hemos experimentado que cualquier paso de acercamiento a una víctima es un paso esencial hacia la justicia en la verdad, y que hacer luz sobre el pasado, por doloroso que sea, es liberador y fundamento indispensable para construir el futuro”.

Junto a su informe, los Legionarios de Cristo publicaron un nuevo sitio web, llamado Cero Abusos, con el cual aseguran que “se comprometen a abordar las causas y consecuencias del fenómeno del abuso sexual de menores en su pasado”.

La primera reacción al informe fue del Arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Rogelio Cabrera López.

Señaló en rueda de prensa que algunas víctimas ex integrantes de la Legión le manifestaron su descontento porque muchos de los delitos ya prescribieron y no se informó a las autoridades.

Dijo que el informe "llega tarde, llega incompleto y queda bajo sospecha de que no es total lo que ahí se dice”; "El documento no habla de esta situación de encubrimiento", agregó.

"Cómo es posible que 70 años cometiendo delitos el fundador y nadie levantara la voz”.

Tiene razón Mons. Cabrera, pero cuando se abordó el asunto en los años noventa todos quedaron mudos, salvo algunas excepciones.

Por cierto en el filme “Los dos Papas” que está en la plataforma de Netflix desde el viernes 20 de diciembre, del director Fernando Meirelles ocurre un encuentro ficticio en la sacristía del Vaticano entre Benedicto XVI y el cardenal Jorge Mario Bergoglio; ambos confiesan sus pecados y son absueltos uno a otro; Bergoglio le dice sus errores de los hechos en la dictadura de Argentina en los años 70s, y Ratzinger le dice que uno de sus pecados fue no atender oportunamente el caso del cura mexicano.

- ¿Recuerda al padre Maciel?- pregunta Benedicto XVI

Bergoglio lo mira y se queda serio...

- Hace 12 años, denunciaron que pasó décadas abusando de niños...” le dice el Papa  y en la escena se ve cómo le habla sin voz sobre el caso...

¡La escena es impactante!

Recomiendo ampliamente ver el filme…

Nada es casual. Por cierto, el mismo día que la Legión dio a conocer el informe, el Papa Francisco le aceptó la renuncia al cardenal Angelo Sodano como Decano del Colegio Cardenalicio; en los últimos años del papado de Juan Pablo II Sodano fue el hombre fuerte de la Iglesia, muchos obispos le deben el cargo, y quizá en parte fue culpable de ocultar los pecados del P. Maciel.

¿Y qué ha dicho el papa Francisco del reciente informe de la Legión?

Nada. Pero está enterado de todo…

En marzo de 2015, la periodista mexicana Valentina Alazraki, le pregunta al pontífice sobre los pecados de Maciel...

Cuando me enteré del “escandalazo” realmente me dolió mucho, me escandalicé, respondió el Papa... ¿Cómo ésta persona pudo llegar hasta esto? Evidentemente que era una persona muy enferma (...) se trataba de un enfermo. Un gran enfermo.

Acá -en el Vaticano-, cuando se tomó conciencia de la cosa, se empezó a actuar fuerte.

Entonces el Cardenal Ratzinger llevó la cosa adelante, y la llevó, la llevó, la llevó y el Papa, San Juan Pablo II le dio luz verde para llevarla, o sea, él dio luz verde, y cuando lo hicieron Papa, ya actuó, porque estaba maduro el proceso. Pero, quiero dejar muy claro que el entonces Cardenal Ratzinger y San Juan Pablo II eran conscientes y dijeron: adelante. Uno, en la investigación. Y el otro dando luz verde.

Segundo: ¿Hubo encubrimiento? Uno puede presumir que sí, aunque siempre en justicia hay que presumir la inocencia. Pero sería raro que no, no tuviera algún “padrinito” por ahí, medio engañado, que sospechaba y no supiera. Bueno, eso yo no lo he investigado. Abusos ahora: evidentemente que desde las primeras intervenciones de tolerancia cero, eso sigue...

Coincido con el Papa de que fue Juan Pablo II quien dio la orden de abrir el caso, pero con todo respeto creo que no había necesidad de haber bendecido a Marcial Maciel Degollado.

Al margen...

Línea del tiempo...

1.- En abril de 1997, Justo Mullor fue nombrado nuncio apostólico en México en lugar de Prigione, y las cosas empezaron a cambiar. El prelado era maestro y amigo del sacerdote diocesano y ex juez eclesiástico  Antonio Roqueñí quien fue el primero en atender a las víctimas de Maciel; meses después, el sacerdote me confesó de su decisión de llevar el tema al Vaticano.

Supe que venía de una reunión con el nuncio apostólico y que lo esperaban en Roma para ventilar el caso... Había una carta de ocho ex miembros de la Legión dirigida al papa Juan Pablo II en la que acusaban a Maciel de haber abusado sexualmente de ellos durante sus primeros años de adolescencia, cuando estaban bajo su cargo en seminarios de España e Italia;

2.- Las investigaciones formales contra Maciel se inician en octubre de 1998 cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe -a cargo del cardenal Ratzinger-, recibió formalmente acusaciones, que en parte ya se habían hecho públicas en medios impresos y electrónicos, contra el padre fundador de la Legión... “por delitos reservados a la competencia exclusiva del Dicasterio”;

3.- Empero, no fue sino hasta el 20 de febrero de 1999, cuando la abogada Martha Wegan les dijo a sus clientes que la congregación había aceptado el caso; meses después en abril de 2001, Juan Pablo II promulga el «motu proprio» «Sacramentorum sanctitatis tutela», por lo que el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe autorizó una investigación;

4.- El caso quedó aparentemente en el limbo y no fue sino hasta diciembre de 2004 que las denuncias fueron reabiertas por instrucciones de Ratzinger, justo a pocos días que el papa Juan Pablo II le hiciera dos homenajes a Marcial Maciel por sus sesenta años de ordenación sacerdotal, en uno de ellos Juan Pablo II lo bendijo: “imparto de corazón al querido padre Maciel y a todos vosotros que estáis aquí presentes una especial bendición apostólica”.

Atestiguaron esa bendición muchos prelados de México;

5.- Un mes después, en enero de 2005 -ya muy enfermo Juan Pablo II-, y después de encabezarlos por 64 años, Maciel dejaba de ser el director general de la legión por motivos de edad, dejando como sucesor al LC Álvaro Corcuera;

6.- El 2 de abril de 2005 a las 21:37 horas muere Karol Joseph Wojtyla; días después el 19 de abril Joseph Ratzinger es nombrado Papa y decide adoptar el nombre de Benedicto XVI;

7.- En 2006 el nuevo prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe invitó a Maciel al retiro sacerdotal, suspendiéndolo Ad divinis para ejercer públicamente su cargo ministerial, los motivos fueron “la edad avanzada del reverendo Maciel como su débil salud renunciar a un proceso canónico e invitar al padre a una vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público”.

La noticia cayó como un balde de agua fría en la Legión; sin embargo, la lectura que nos dejó en ese entonces Benedicto XVI es que no hizo justicia. Ganamos me dijo Roqueñí: “lo bajamos de los altares”.

8.- Todo parecía que la historia concluiría ahí con el retiro por motivos de edad avanzada, y después en 2006 con la renuncia a una vida de rezos y penitencias, y por qué no-, tiempo después con su deceso el 29 de enero de 2008 se iniciaría un proceso canónico para elevarlo a los altares.

9.- Maciel fue sepultado el 2 de febrero de 2008 en total hermetismo; sólo asistieron familiares, miembros de esta congregación y algunos representantes de la jerarquía católica mexicana.

Murió sin pedir perdón a sus víctimas…

10.- La pregunta que hicimos entonces fue ¿qué pasará después de su muerte?, todo apuntaba que se iniciaría la canonización fast track que estaba preparada, pero no fue así, un año después las cosas cambiaron;

11.- El periodismo de investigación hizo su trabajo. El miércoles 3 febrero de 2009 el periódico The New York Times publicó la “doble vida” del sacerdote mexicano, y se difunde  la existencia de una hija. ¡La noticia cimbró a la Orden!

El padre Marcial Maciel había llegado demasiado lejos, había cometido varios pecados, aparentemente el mayor de ellos fue haber dejado descendencia: una hija.

Este sería el último clavo en su cruz. Benedicto XVI de alguna manera empezaba a cumplir un añejo compromiso hecho en privado cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fehacer justicia.

La “filtración periodística” al Times precipitó los hechos;

12.- Un mes y medio después, el 30 de marzo de 2009 el padre Corcuera dio a conocer una carta de la Curia Vaticana, fechada el 10 de marzo, donde Benedicto XVI ordena una inspección a los Legionarios de Cristo, y coloca al cardenal  Velasio De Paolis persona de su confianza en la administración de la congregación y del movimiento Regnum Christi;

Corcuera falleció el lunes 30 de junio de 2014 en la Ciudad de México, luego de una larga lucha contra el cáncer.

Véase: Los pecados del padre Marcial Maciel Degollado /Fred Álvarez, publicado en Código Topo de Excélsior, 1 de junio de 2009, y El padre Álvaro Corcuera(1957-2014)/ La Silla Rota)