Opinión

Mover a México… a la pobreza y desigualdad

Hoy 1.9 millones de personas que no eran pobres, y ahora sí lo son.

  • 05/08/2015
  • Escuchar

Tres estudios distintos sobre desigualdad, pobreza, y consumo en gastos y hogares presentados en el pasado mes de julio por Oxfam, Coneval y el INEGI, contienen datos que evidencian las debilidades de la política social, y la renuencia del gobierno para aceptar las fallas documentadas en los estudios.

 

El informe de Oxfam -elaborado por el economista del Colmex, Gerardo Esquivel Hernández- aborda la desigualdad y la concentración del poder económico en nuestro país[1] y llega a conclusiones alarmantes: el 1% de la población posee el 43% de la riqueza; un millón de mexicanos tienen un ingreso equivalente al de otros 50 millones; la riqueza de 4 multimillonarios mexicanos representa el 9% del PIB, mientras la recaudación tributaria nacional mantiene su nivel histórico por debajo del 10% del PIB y 45.5% de la población permanece en la pobreza.

 

En un segundo momento, el INEGI publicó los resultados del levantamiento de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH)[2] y 2014 y, posteriormente, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL), informó los resultados de la medición de la pobreza 2014.[3]

 

En estos estudios, se observa que entre 2012 y 2014 el porcentaje de pobreza extrema bajó de 9.8% a 9.5%, lo que representa 86,650 personas; sin embargo, en ese mismo periodo, la población en pobreza aumentó 2 millones de personas (de 53.3 a 55.3 millones); un incremento efectivo del 3.7%.

 

Al cruzar los datos sobre disminución de la pobreza extrema –que es el logro que ha querido vender la Sedesol- contra el incremento de la población en pobreza, el diferencial sigue siendo negativo, ya que 1.9 millones de personas que no eran pobres, y ahora sí lo son.

 

 

Fuente: Elaboración propia con datos del CONEVAL

 

Es decir, si solamente 86,650 mexicanos salieron de la situación de pobreza extrema -con todo y la multipublicitada Cruzada contra el Hambre- y, por tanto, fueron consideradas por CONEVAL dentro de la población en pobreza, tal cantidad debe restarse del aumento registrado de 2 millones de pobres, por lo que es pertinente preguntarse: ¿De dónde salieron los 1.9 millones de “nuevos pobres”?, ¿qué sucedió en este período?

 

La respuesta revela las fallas del Gobierno federal para cerrar la brecha de desigualdad social mencionada en el estudio de Oxfam, pues al analizar el incremento de la pobreza conforme a su distribución por deciles de ingreso corriente, se observa que al menos 1.1 millones de los “nuevos pobres” hace dos años pertenecían a la clase media.

 

 

En otras palabras, la clase media es la que más ha sufrido el empobrecimiento, la pauperización y la pérdida de su poder adquisitivo sin que el Gobierno Federal muestre preocupación por revertir ese fenómeno.

 

Al contrario, este gobierno sigue ahorcando a la clase media, tal como quedó evidenciado el cobro del IVA en alimentos preparados,[4] o con la limitación en deducciones personales del ISR[5] incluido en la reforma fiscal del PRI-Gobierno.

 

El mismo escenario se repite en el ENIGH 2014, del INEGI, el cual advierte que a pesar de que la riqueza de los hogares es 2.22 veces mayor en 2014 a la del 2000, las diferencias en su concentración por decil son nulas.

 

Así, mientras el 20% de los hogares pobres posee 4% de la riqueza, el 20% de los hogares más ricos posee el 52%, lo que demuestra que la reforma fiscal de Peña Nieto que prometía ser redistributiva, en realidad ha dejado sin cambios la concentración de la riqueza en los hogares pobres, y la ha empeorado para los hogares de clase media.

 

Sobre estas mismas bases, tomando los datos de CONEVAL y del INEGI, podemos observar que los cinco estados con mayor incremento de pobreza son el Estado de México, Veracruz, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

 

 

Vale la pena mencionar que en estos cinco estados –tres gobernados por el PRI, uno por el Verde y uno por el PRD- las acciones de asistencia social son numerosas, pero estas no se reflejan en el bienestar y mejoramiento de calidad de vida de la población.

 

Lo que sí se refleja en estas entidades es la relación entre mayor pobreza y votaciones de “carro completo” a favor del PRI y sus aliados Verdes, que tradicionalmente han lucrado con la pobreza de la población, a través de prácticas fraudulentas de compra de voto, coacción de electores, y otras conductas delictivas que regularmente quedan en la impunidad. ¿Será por eso que no les molesta el crecimiento de la pobreza?

 

Falta ver si los electores de Veracruz, Oaxaca y Edomex –que renovarán sus gobiernos en 2016 los dos primeros, y 2017 el tercero- castigan a los gobernantes que, pese a los grandes presupuestos en combate a la pobreza, han sido incapaces de llevar desarrollo económico y social para todos sus ciudadanos.

 

@JVillalobosS 

 

[1] Se encuentra disponible en: http://cambialasreglas.org/images/desigualdadextrema_informe.pdf

[2] Puede consultarse en: http://www3.inegi.org.mx/sistemas/biblioteca/ficha.aspx?upc=702825072728

[3] Disponible: http://www.coneval.gob.mx/Medicion/Documents/Pobreza%202014_CONEVAL_web.pdf

[4] La Regla 4.3.6 de la Tercera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal 2015.

[5] Tema que ya fue ampliamente tratado en esta misma columna: http://lasillarota.com/deducciones-la-cruda-realidad-para-el-contribuyente-cautivo#.VbwNofl_Oko