Opinión

Morenatti, un Pulitzer barato

El premio Pulitzer más barato que haya ganado jamás la agencia AP en su historia, todo se hizo en un radio de 10 km alrededor de su casa. | Ulises Castellanos

  • 17/06/2021
  • Escuchar

Hace unos días el estupendo fotógrafo español, Emilio Morenatti ganó el premio Pulitzer en fotografía de este año. Y el tema no podía ser otro, su serie de imágenes sobre la crisis sanitaria de covid-19 registrado allá en la ciudad de Barcelona donde él vive. Y efectivamente, como él mismo lo dice, este debe ser el premio Pulitzer más barato que haya ganado jamás la agencia AP en su historia, todo se hizo en un radio de 10 km alrededor de su casa. Sin gastar en boletos de avión, fixers o viáticos.

Su serie es fuerte, emocionante y directa. La mayoría de sus personajes son de la tercera edad en plena pandemia, aislados, solos, enfermos, angustiados y en medio de una cuarentena que no parecía tener fin. Todo lo comenzó a registrar a partir de sus contactos personales.

Las imágenes de Morenatti tienen la fuerza de la confianza y la intimidad que le permiten sus personajes, y eso hace muy poderosa su serie. Los rostros, los cubrebocas, la muerte y la esperanza, nos hablan de un año que nadie en esta generación olvidaremos jamás.

Emilio Morenatti es el jefe de la Associated Press para España y Portugal con sede en Barcelona. Morenatti cuenta con una mención honorífica previa del World Press Photo en (2007), además del Premio Andalucía de Fotografía (1993), el Premio Europeo de Fotografía Fujifilm (1995) y el primer premio FotoPress (2009), este último obtenido por una serie de fotografías de mujeres que sufrieron ataques con ácido en Pakistán.

Emilio Morenatti, es un fotógrafo todo terreno que es adicto a la adrenalina y tiene más de 30 años trabajando fuerte con su cámara al hombro. Morenatti, fue secuestrado en 2006 en Gaza y ha cubierto varias zonas de conflicto, estuvo basado en Pakistán muchos años y está casado con la también fotógrafa Marta Ramoneda.

En 2009 cuando vivía en Pakistán y trabajaba para la agencia AP resultó herido gravemente por una explosión en Afganistán que derivó en la amputación de un pie. Él y un colega de televisión viajaban en un convoy militar que fue atacado con un explosivo colocado sobre la carretera. Al final fue operado en Dubai y claramente Morenatti conoce de resiliencia y empatía. Esa explosión no detuvo su carrera y hoy es premiado merecidamente con este Pulitzer. Premio, que además del reconocimiento internacional y el prestigio que va de la mano, recibirá también 15,000 dólares cuando asista a la ceremonia en Nueva York donde le entregarán dicho galardón.

Emilio Morenatti nació en 1969 y se incorporó a la AP hace casi 20 años en el 2003, antes había trabajado para la agencia EFE. Sin duda es uno de los mejores fotógrafos del mundo y su reciente premio lo ratifica. Si no me creen vean aquí su cuenta de Instagram en @morenatti para que vean parte de su trabajo. También lo encuentran en Twitter como @EmilioMorenatti y aquí pueden ver parte de sus imágenes sobre covid-19 con las que ganó su premio.

Morenatti realizó la primera parte de su serie con el equipo Canon que tenía y el resto con los nuevos equipos Sony (sin espejo y silenciosas) que recién les envío la agencia a muchos de sus fotógrafos en el planeta. Lo hizo prácticamente sin gastar nada, moviéndose con una patineta eléctrica superando el cerco informativo que en todo el mundo se le impuso a los fotógrafos para que no documentaran enfermos, hospitales o cremaciones.

Así las cosas, felicidades a este estupendo fotógrafo que una vez más, demuestra la pertinencia de esta maravillosa profesión, la de ser fotoperiodista. Además aquí pueden ver una entrevista para la televisión española que le otorgó al ganar el Pulitzer.

Por cierto, el próximo lunes 21 de junio a las 21 horas daremos a conocer la nueva plataforma de enseñanza Zona Zero, donde tendremos una oferta académica interesante para los apasionados de la fotografía, la literatura y el periodismo. Asómense al sitio www.zonazeromexico.com y no se queden fuera de la conversación.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.