Opinión

Morena y la autodestrucción

Muchos ven más que empoderada a Irma Eréndira Sandoval. | Jorge Ramos Pérez

  • 02/03/2020
  • Escuchar

Desde distintas trincheras, pero todas del ámbito político, han señalado en los últimos días el rol de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, como uno de los ejes de la lucha fratricida en Morena.

Es inquietante que una integrante del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador esté echando el cargo encima para poder conseguir los fines de un grupo dentro de Morena.

En el Poder Legislativo, en Morena y en la renovación del INE muchos ven más que empoderada a Irma Eréndira Sandoval. Y ella no esconde mucho la mano. Desde sus redes sociales endereza ataques lo mismo al consejero presidente de INE que a quienes cuestionan que el académico John Ackerman, su esposo, sea parte de comité técnico que elegirá a los cuatros nuevos consejeros electorales.

¿Asusta? No. Sorprende, sí, que en los corrillos políticos empiece a preocupar el talante beligerante de la funcionaria federal. Sorprende porque el discurso de la autodenominada 4T va en el sentido de que todo ya cambió y que las viejas formas de hacer política han quedado en el pasado.

Y no es así. Importantes actores tienen bien detectada la forma de operar de Sandoval.

¿Cuál es su interés? ¿La democracia? No. No se ilusione. Es el poder. A ver hasta dónde llega. Pero la batalla podría tornarse encarnizada en cuanto se acerque más el proceso electoral del 2021. Por ahora ya dieron color con Ackerman en el comité técnico.

Algunos observadores insisten en que esa lucha interna en Morena puede traer la autodestrucción.

Punto y aparte. Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, es la voz más clara del sector salud ante las recurrentes crisis, internas y externas, como ahora el coronavirus.

Punto final. El movimiento del día sin mujeres cobra fuerza y es imparable.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.