Opinión

Morena y autoritarismo

Lo ocurrido en la Cámara de Diputados con la rotación de la Mesa Directiva no es un caso aislado, es una forma de operar y entender la política. | Julio Castillo

  • 11/09/2019
  • Escuchar

La semana pasada será recordada por el intento de Morena de retener, de forma ilegal y sin ningún sustento racional, la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. No fue una finta y aunque hubo legisladores de Morena que desde el inicio estuvieron en desacuerdo, el intento deja un mal sabor de boca y la seguridad de que faltan demócratas en el partido del presidente López Obrador; algunos comentarios al respecto:

·         Se paralizó la actividad legislativa desde la sesión preparatoria, que es aquella previa al informe del Ejecutivo en donde se hace la rotación de Mesa Directiva para iniciar el siguiente año legislativo con el informe ya con los nuevos integrantes. Porfirio Muñoz Ledo anunció que buscaría reelegirse y empezaron los jaloneos.

·         Después de un gran debate no hubo acuerdo alguno y Morena empezó los trámites para hacer una modificación a la Ley Orgánica del Congreso que les permitiera quedarse. Primero hablaron de que tenían más del 50% de las curules y que por ello debían de quedarse al menos el 50% de la Legislatura… curioso argumento porque reposa en una mayoría generada con base en comprar diputados porque, aunque López Obrador logró más de la mitad de los votos, los diputados de Morena no; ellos se quedaron un poco por encima del 37%.

·         Su solución fue un dictamen salomónico bajo un argumento muy cuestionable. Morena se queda medio año más y el resto se divide en 3 periodos de medio año para las demás fuerzas políticas. Decisión totalmente ilegal ya que no puedes cambiar las reglas del juego una vez que empezó a jugarse; querían legislar a modo para quedarse con el puesto, un ataque directo a la democracia.

·         Al intento de modificar la ley, incluso el coordinador de Morena lo justificó como una medida para “evitar el agandalle total”.

·         Se filtró (de forma claramente planeada) una llamada de la Secretaria de Gobernación pidiéndoles que desistieran de retener la Mesa porque le estaban haciendo daño al gobierno de López Obrador.

·         El PAN fue subiendo la apuesta; tomaron la tribuna, se calentaron los ánimos en la Cámara y hasta fueron a la OEA a presentar una denuncia.

·         Después ante pregunta abierta, el presidente López Obrador declaró que era una vergüenza lo que estaban intentando hacer los legisladores de su partido.

·         Después, ya en el día del plazo legal, con la renuncia y la mentada de Porfirio Muñoz Ledo, sin el apoyo del Poder Ejecutivo desistieron de retener la Mesa Directiva pero se la hicieron cansada al PAN bloqueando personas… su derecho de pataleo.

·         Hoy ya hay una presidenta de la Mesa Directiva panista y cada uno de los integrantes del PAN que fueron aprobados por el pleno son intachables, pero ahí queda el antecedente.

Esto se suma a la ley Bonilla en Baja California, a la destitución del Fiscal en Veracruz, al agandalle total en Quintana Roo, a la propuesta de Revocación de Mandato que evidentemente oculta la posible reelección del presidente… No es un caso aislado, es una forma de operar y entender la política… es el viejo PRI, dispuesto a todo para retener el poder.