Opinión

Morena llama a un gobierno de transición encaminado a la paz del país

El secretario de educación utiliza los recursos para otros fines y no para la educación.

  • 28/06/2016
  • Escuchar

En la marcha popular “en defensa de los maestros ultrajados, heridos, perseguidos o que han perdido la vida”, celebrada el 26 de junio, Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Morena, nuestro partido, demandó al gobierno de Enrique Peña Nieto conformar un gobierno de transición que le permita entregar el mando en 2018 en un clima de paz y tranquilidad social.

 

En una multitudinaria manifestación que comprueba el enorme apoyo social al magisterio opuesto a la mal llamada reforma educativa, en realidad una contrarreforma laboral, y refrenda el pacto efectuado por Morena con representantes del magisterio disidente en varias entidades de la República, López Obrador subrayó el respeto irrestricto de nuestro partido a la autonomía e independencia del profesorado en lucha.

 

El dirigente de Morena advirtió, en referencia a los maestros, que nuestro partido jamás ha buscado entrometerse en sus decisiones y estrategia. Y subrayó: “Estamos con ellos en la defensa de sus derechos laborales y de la educación pública. Los apoyamos en la búsqueda del diálogo para solucionar sus demandas y evitar la represión y la violencia”.

 

Entre otras demandas, López Obrador exigió:

 

-- La destitución inmediata del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong por haber ordenado a la Policía Federal reprimir a maestros y ciudadanos en Nochixtlán, Oaxaca.

 

-- Castigo a los autores intelectuales y materiales del asesinato de nueve personas el domingo 19 de junio, en Oaxaca.

 

-- Reparación material de los daños ocasionados a familiares de las víctimas.

 

-- Libertad inmediata a los maestros que permanecen injustamente encarcelados en todo el país.

 

-- Apertura de un diálogo para reformular una verdadera reforma educativa con el consenso de autoridades y maestros.

 

Esta no es la única ocasión en que Morena ha respaldado los movimientos sociales, así lo ha hecho, por ejemplo, en las protestas contra la construcción del corredor Chapultepec y del deprimido Mixcoac, pero jamás ha intentado usurpar la acción de los ciudadanos. Se ha limitado a respaldarlos, a caminar a su lado cuando los ciudadanos así lo han solicitado.

 

Porque para Morena el verdadero cambio surge desde abajo. De abajo hacia arriba. Porque nos oponemos a las prácticas corporativas, a los liderazgos corruptos e interesados. Para nosotros, el gobierno debe mandar obedeciendo.

 

Pero no para ahí el apoyo de Morena al movimiento magisterial. Días antes de la magna manifestación del domingo 26, los diputados del grupo parlamentario de Morena en la Asamblea Legislativa hicimos del conocimiento público nuestra decisión de impulsar diversas acciones para refrendar nuestro respaldo fraternal a los docentes en lucha. Reitero algunas de ellas:

 

-- Insistiremos en la Asamblea, a través de puntos de acuerdo y pronunciamientos, en la necesidad de establecer mecanismos permanentes de diálogo entre el gobierno federal y el magisterio.

 

-- De manera coordinada, legisladores federales y locales de Morena, algunos senadores y los nueve diputados electos de Oaxaca de nuestro partido mantendremos la misma posición en respaldo del magisterio.

 

-- Ante el silencio y la pasividad de las comisiones de Derechos Humanos de México ante el conflicto, tanto de la nacional como de las estatales, remitiremos sendas peticiones a organismos internacionales, entre otros a la Organización de los Estados Americanos y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que exhorten al gobierno de la República a frenar la hostilidad en contra del movimiento magisterial.

 

-- Exhortamos a todos los luchadores sociales, y a todos aquellos maestros que estén enterados de que existe una orden de aprehensión en su contra, a que nos informen de ésta, en cuyo caso nos comprometemos a tramitar amparos en su favor. No consentiremos la aprehensión de más luchadores sociales.

 

-- Difundir en el ámbito internacional, en todos los medios posibles, la actitud violatoria de las libertades constitucionales asumida por el gobierno federal en contra del movimiento magisterial.

 

-- Nos sumamos a los pronunciamientos y luchas de organizaciones de la sociedad civil en favor de los maestros.

 

-- Los 20 módulos de los diputados locales de Morena serán utilizados como centros de acopio para víveres, agua, cobijas y medicamentos en respaldo de los maestros y ciudadanos que se encuentran en plantón para oponerse a la equívocamente denominada reforma educativa.

 

-- Cada diputado de Morena aportará 5 mil pesos de su dieta para hacer una aportación total de 100 mil pesos en especie (víveres, medicamentos, cobijas, etcétera).

 

-- Exigiremos a los gobiernos federal y capitalino permitir el libre desarrollo de todas las marchas, el acceso sin restricciones al Zócalo, y abstenerse de instalar retenes en las entradas de la Ciudad para impedir el ingreso de contingentes provenientes del interior de la República.

 

-- Llamamos a la unidad de la sociedad civil, a luchar de manera conjunta por acabar con este régimen que tanto ha dañado a México.

 

Siempre de manera pacífica, mediante la organización y de la mano de los ciudadanos, buscaremos establecer un gobierno que represente los verdaderos intereses populares.

 

Enérgicamente manifestamos que el retraso educativo que tenemos en nuestro país es culpa del Gobierno Federal y no de las y los maestros. El secretario de educación utiliza los recursos para otros fines y no para la educación. A tres años de la aprobación de la reforma, no se tiene ningún beneficio educativo y miles de escuelas siguen funcionando sumergidas en la carencia y en la pobreza. 

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.