Opinión

Morena: la insensibilidad y la soberbia

“Quien quiere hacer algo, encuentra un medio, quien no quiere hacer nada, encuentra una excusa.” Proverbio árabe

  • 04/08/2017
  • Escuchar

Una de las cosas más complicadas en la praxis política es tener la claridad de hacer las cosas a tiempo, de la mejor manera, con los recursos suficientes, en donde realmente es propicio o provechoso y no menos importante con quienes se hará la acción. En un ambiente tan convulso y enrarecido como el que vivimos no es difícil que se utilice la justa indignación y aversión al régimen que siente una enorme capa de la población para justificar lo que se hace,  así sea la asimilación de las conductas o la descarada incorporación de los mismos personajes y prácticas que llevaron al país a una espiral infame de desigualdad e injusticia.

En estos días una parte del debate nacional se centra en lo que se ha venido a caracterizar como las recientes incorporaciones al proyecto de López Obrador en su ruta obsesiva para conseguir la presidencia, un racimo de personajes que encarnan por su historia política y personal la forma de concebir el poder público y la economía de aquellos que AMLO juraba combatir: Carlos Salinas de Gortari y Vicente Fox Quezada.

Justo al momento de escribir estas notas, el Presidente Nacional de Morena está de viaje por el Cono Sur de nuestro continente y en Chile dijo sentirse inspirado por la visita que realizó al despacho del Dr. Salvador Allende Gossens, muerto en ese mismo edificio durante el asalto que planeó y ejecutó el 11 de septiembre de 1973, el inefable traidor y genocida Augusto Pinochet; Andrés habló de la inspiración pero no puede decir del ejemplo pues su compañero de altos vuelos fue Alfonso Romo ahora ex “first class” y financiero por siempre Forbes, quien presume parentesco con Francisco I. Madero y oculta sus servicios de usurero y fondeador que prestó diligentemente a Salinas y a Fox. Esto anterior ya suena ilógico y fuera de congruencia; pero hay más: en un artículo escrito en marzo del año 2005, en la columna México S.A., de Carlos Fernández Vega en el periódico La Jornada, da cuenta de los negocios que Romo, ahora santificado mercader que no sólo ha sido invitado a hacer uso y abuso del templo, sino que coordina a buena parte de la curia amlista, hizo negocios con Augusto Pinochet con los dineros que robó ese dictador y están manchados de sangre, sufrimiento y la más abyecta y vil traición.

A la par de lo anterior y para seguir  ejemplificando por qué los medios y las personas son importantes, y sobre todo las formas para sacar al país de sus profundos problemas, está el caso de Rigoberto Salgado, Jefe Delegacional de Tláhuac surgido de Morena que ha sido exhibido por los medios de comunicación por sus vínculos con un grupo de la delincuencia organizada llamado “El Cártel de Tláhuac, grupo extremadamente violento  y sanguinario que sentó sus reales en esa delegación, si bien dicho grupo existía aún antes de la llegada de Salgado Vázquez a la jefatura delegacional, es cierto que fue a su llegada al cargo que personas ligadas al primer círculo de Felipe de Jesús Pérez, alias El Ojos, líder del grupo delictivo, fueron incorporadas a la nómina de delegación, hecho sumamente grave si tomamos en cuenta que la calidad ética, antecedentes y vínculos, así como su capacidad para el desempeño de los servidores públicos que son contratados son responsabilidad directa del Jefe Delegacional y por ende este grado de prebendas dadas a criminales son un hecho inédito en la historia de la Ciudad.

Así también que sus propiedades y las de su familia incrementaron en valor y número a su llegada a la delegación así como que generoso y polémicos  donantes  hayan sido también favorecidos con contratos del presupuesto delegacional que les asignó directamente Salgado Vázquez  estos hechos  ya fueron ventilados y no aclarados por el Jefe Delegacional surgido de las filas de Morena.

Pero lo más preocupante e indignante es la prácticamente nula atención que Rigoberto Salgado ha dado a los familiares de los jóvenes que han sufrido muerte o desaparición a manos del grupo criminal de “El Ojos”, desde agosto de 2016 tanto él como Marti Batres durante un acto proselitista de Morena fueron abordados en forma desesperada por los padres de los desaparecidos, ello debería haber suscitado una denuncia pública y una exigencia de justicia inmediatas, pero sobre todo un seguimiento puntual, cálido y atento a estos ciudadanos que expresaron su dolor en forma abierta y su esperanza de ser ayudados en la búsqueda de la verdad, solamente merecieron la redacción de fríos y neutrales oficios de parte del morenista.

Sin embargo Morena se niega a reflexionar, en lugar de pedir perdón y dar las más amplias explicaciones Salgado y su partido han preferido montar “tours mediáticos”. Por un lado el hasta hoy responsable de la delegación buscando justificarse y hasta victimizarse y por otro lado Martí y sus compañeros de ambiciones exhibiendo sonrisas “debates” que en realidad son actos ilegales de campaña anticipada e igual de terrible es ver como el maltrecho Grupo Parlamentario de Morena en la Asamblea está más preocupado por cuidar las encuestas que en atender a las víctimas y su propia descomposición.

Por eso, la indolencia de López Obrador debe ser analizada a la luz de su propia insensibilidad frente a los temas que más han agraviado a la sociedad en los últimos años, lo acontecido en Tláhuac es como si la falta de compromiso mostrada en el 2012 frente al Poeta Sicilia y los familiares de las víctimas de la violencia homicida del narco hoy se convirtiera en un boomerang que se le regresa e inserta en el corazón de su partido, pero él viaja codo a codo con el dinero financiero ganancioso y arrogante  disfrazado de clase turista, tal vez pensando que con este signo < $ > vencerá.


Por Raúl Flores | Diputado Local; Vicecordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la ALDF; Presidente del PRD en la CDMX; ex Jefe Delegacional en Coyoacán; Ex Coordinador Ejecutivo de Seguridad de la Jefatura de Gobierno; ex Director General de la Primera Región de la SSPDF; ex Director General de Mejoramiento integral del Centro Histórico



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.