Opinión

Morena: El resurgimiento de la izquierda

El surgimiento de Morena cambia el escenario político nacional. Resurge la izquierda, revive la oposición, reaparece la pluralidad

  • 13/07/2014
  • Escuchar

El registro de Morena como partido político nacional es un gran triunfo de la ciudadanía y del pueblo de México. Es producto de un proceso social de organización y participación ciudadana que se incubó desde el intento de desafuero contra el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, en 2005.

El empuje de la gente facilitó que esta organización encabezada por Andrés Manuel López Obrador diera como resultado que el cumplimiento puntual, riguroso, de todos requisitos que marca la ley para obtener el registro ocurriera de forma sobrada. Morena se distingue por ostentar una gran base social y una amplia implantación territorial en todo el país.

Lo anterior no es cosa fácil ya que enfrentó los más altos requisitos que se hayan puesto a una organización política para incorporarse al sistema de la competencia electoral.

Hay que recordar que nuestro sistema de partidos no surgió del establecimiento de reglas sino en el uso de los métodos de la fuerza. De esta manera, por ejemplo, el PRI no existe como partido político debido al cumplimiento de requisitos legales, sino gracias a prácticas como la afiliación forzada de los miembros de sindicatos y organizaciones de masas controladas por el aparato de Estado así como al consecuente establecimiento obligatorio de cuotas a la burocracia.

En contraste, el registro de Morena es el ejemplo de que se puede crear un partido político desde abajo, con el apoyo de la ciudadanía. El registro se logró gracias a la organización de la gente. Morena ha ganado a pulso su registro por la participación de una vigorosa base social que ha luchado por la transformación del país.

Por esta razón, este nuevo partido incluye en sus estatutos algunos puntos que resultan novedosos y que coinciden con el ánimo popular respecto a las organizaciones políticas, entre lo que destaca el hecho de que sus dirigentes no cobrarán salarios por desempeñar su labor política, en contraste con el grueso de partidos famosos por los salarios onerosos asignados a sus dirigencias.

Por otra parte, el registro de Morena no significará un incremento al gasto que se destina a los partidos. Sino que la inclusión de nuevas fuerzas políticas sólo representa la reasignación de los recursos que ya se destinan a este fin.

No obstante, esta nueva fuerza política está por la reducción del presupuesto a partidos y a las campañas electorales. La democracia no tiene por qué ser cara y la política no debe ser fuente de riqueza.

Morena surge con la misión de darle cauce a la lucha por la transformación de México. Su registro revive a la oposición, esa que casi desapareció con la integración del PAN y el PRD junto al PRI en un solo bloque político conocido como “Pacto por México”, que ha legitimado y facilitado la privatización de la industria energética, abusos como el alza de impuestos, los gasolinazos y la eliminación de derechos laborales.

Esta agrupación formaliza su existencia con una agenda clara. La abolición del paquete de contrarreformas impulsadas por Peña Nieto, así como por PRI, PAN y PRD es una de sus principales asignaturas y para ello trabaja. La tarea prioritaria de Morena en estos momentos es lograr el número de firmas necesarias para que se haga una consulta sobre la llamada reforma energética porque consultar también es democracia.

El surgimiento de Morena cambia el escenario político nacional. Resurge la izquierda, revive la oposición, reaparece la pluralidad.

 

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.