Opinión

Morena crece en Oaxaca

Nuestro candidato va contra dos priístas.

  • 19/04/2016
  • Escuchar

Día tras día de campaña, crecen las posibilidades de que Salomón Jara Cruz, candidato de Morena a la gubernatura de Oaxaca, consiga ganar las elecciones del próximo 5 de junio.

 

De origen zapoteco, como el propio Benito Juárez, Jara Cruz conoce a ras de tierra la ancestral miseria de sus coterráneos, su añeja esperanza, hasta ahora siempre frustrada, de vivir en una entidad regida por la igualdad social.

 

El candidato ha gastado las suelas por la entidad oaxaqueña: “estoy caminando el estado”, dice, “me levanto muy temprano y voy de casa en casa”. A la manera de Andrés Manuel López Obrador, que ha recorrido varias veces el país, ha recorrido tres veces la totalidad de municipios de esa entidad. Y en los últimos días ha caminado por 363 de los 570 municipios que conforman Oaxaca. Va hogar por hogar para conocer de viva voz, y hacer suyas, las demandas de los oaxaqueños.

 

Desde luego, el reto de ganar la gubernatura es ya evidente. El ancestral control caciquil de la región tiende a ceder, de manera gradual, ante el embate de los movimientos populares, como lo comprueba la férrea oposición del magisterio democrático en la entidad a la reforma educativa impuesta por el gobierno de Enrique Peña Nieto. “Se trata de una reforma laboral, no educativa”.

 

Para oponerse a esta intentona en contra de la educación pública, gratuita y popular, recientemente se firmó en Oaxaca un acuerdo entre Morena y el magisterio democrático para mejorar la educación en esa entidad, este hecho, desató una carretada de críticas infundadas por parte del Secretario de Educación Federal contra nuestro presidente nacional de Morena.

 

El acuerdo para la educación en Oaxaca fue suscrito voluntariamente entre nuestro partido y los maestros, y al ganar nuestro candidato se implementarán acciones como: la promulgación de una nueva ley estatal de educación, la creación de la Secretaría de Educación Pública, instalación de comedores gratuitos en los planteles educativos, entrega de uniformes y útiles escolares, apoyo de becas escolares, mejoramiento de la infraestructura educativa, incremento de presupuesto a Universidades, cero rechazo de estudiantes y la cancelación de la mal llamada reforma educativa.

 

Por eso Morena, de la mano de los ciudadanos libres y conscientes, vamos a conquistar la gubernatura de Oaxaca, pero no únicamente ésta, sino también las principales ciudades y la mayoría en el Congreso local.

 

Nuestro candidato va contra dos priístas:

 

El primero y original, Alejandro Murat, hijo del exgobernador José Murat, que no tiene arraigo en el estado, creció políticamente de la mano del grupo Atlacomulco del Estado de México, y es un Peña Nieto en potencia, porque ha sorprendido a propios y extraños por su desconocimiento del estado, como ejemplo en sus discurso equivocadamente pronuncia “pinotepa de luis” y lo correcto es “pinotepa de don luis” y se vuelve a equivocar diciendo “el paso de las garrochas” y lo correcto en “el paso de la garrocha”.

 

El segundo candidato con corazón tricolor pero  ahora abanderado de la alianza PAN/PRD, es el represor de indígenas y de dirigentes sociales, José Antonio Estefan Grafias, con un negro historial como secretario general del PRI, y sus nefastos desempeños en el área de Finanzas y de Gobierno con Diódoro Carrasco; y como secretario de Administración con Ulises Ruiz Ortiz, responsable de la represión suscitada durante el conflicto político y social de 2006 y 2007.

 

Morena se prepara para ganar Oaxaca, acabaremos con cacicazgos y dinastías acostumbrados a ganar mediante la compra masiva de votos. Daremos a los ciudadanos seguridad, educación de calidad y programas sociales universales.

 

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.