Opinión

¡Morena, aliado del “narco”: 15 pruebas!

¿Qué más quieren? | Ricardo Alemán

  • 27/06/2021
  • Escuchar

Desde 2017, en este espacio comenzó la documentación los crecientes vínculos del candidato, López Obrador, con bandas criminales de todo el país.

Curiosamente, a finales de ese 2017, López Obrador emprendió una cruzada a favor de otorgar amnistía a los capos lo que significó el primer antecedente de “abrazos no balazos”.

Un primer resumen lo presentamos en la entrega del Itinerario Político 28 de marzo de 2018, titulado: “El narco con AMLO”, en donde dimos 10 ejemplos de que el naciente partido, Morena, era construido gracias a dinero recaudado en las filas de los cárteles del crimen.

Curiosamente 40 días después de esa entrega, López Obrador y sus propagandistas lanzaron en mi contra una rabiosa persecución –infamante en redes sociales y con un costo de 10 millones de pesos–, que terminó con mi salida de todos los grandes medios.

Hoy reagrupamos las antiguas y las nuevas pruebas que confirman que el partido Morena, en realidad es un “narco-partido” y que el de AMLO es un “narco-gobierno”; pruebas que exigió López Obrador al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles.

¿Lo dudan?

1.- La reina de las pruebas de la complicidad entre el gobierno de López Obrador y el Cártel de Sinaloa es la liberación de Ovidio Guzmán, motejado como “El Chapito” y jefe real del Cártel de Sinaloa.

El jefe criminal fue detenido el 17 de octubre de 2019 y liberado por el entonces secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo.

Semanas después, el propio López Obrador aceptó que él dio la orden de liberar a “El Chapito” y argumentó que dio la orden para evitar un baño de sangre en Sinaloa.

2.- Meses después, se confirmó la alianza entre Morena y el gobierno de López Obrador y el “Cártel de Sinaloa”.

Y es que el 29 de marzo del 2020, en Badiraguato y precisamente en el cumpleaños de Ovidio Guzmán, el presidente Obrador saludó a la mamá de Joaquín “El Chapo” Guzmán y abuela del jefe actual de “El Cartel de Sinaloa”.

3.- Curiosamente, luego de la elección del 6 de junio del 2021, los candidatos del partido oficial, Morena y “El Cártel de Sinaloa”, ganaron las elecciones de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Zacatecas, entre otras entidades.

4.- Y abundan las denuncias y los ejemplos de la participación de la banda de “El Chapito” en las elecciones del llamado Corredor del Pacífico. Y el mejor ejemplo lo dio el derrotado candidato de la coalición PAN, PRI y PRD de Sinaloa, Mario Zamora, quien aceptó su derrota, pero les pidió a los grupos criminales –al “Cártel de Sinaloa”–, que dejara en libertad a los políticos de la coalición “levantados”.

5.- Pero existe un caso poco conocido y es el vínculo de Alfonso Durazo con la banda de “El Chapito”.

Como ya se dijo, Durazo fue el encargado de operar la liberación de su viejo amigo, Ovidio Guzmán, el 17 de octubre de 2019.

Pero la amistad entre Alfonso Durazo y la banda de El Chapo, viene de lejos.

Resulta que Durazo Moreno se casó en Culiacán con Rocío Chávez Murillo, hija de Jorge Chávez Castro, un reputado abogado sinaloense que –entre los muchos cargos que desempeñó–, fue Procurador de Justicia del Estado de Sinaloa.

Pocos recuerdan que el 17 de febrero de 2003, en Culiacán, fue asesinado Jorge Chávez Castro. Pero lo que muy pocos saben es que antes del asesinato del suegro de Durazo, el exprocurador era investigado por presuntos vínculos con el crimen organizado.

En pocas palabras, hoy queda claro que Vicente Fox y López Obrador –cada uno en su respectivo gobierno–, pusieron la iglesia en manos de Lutero.

¿Por qué?

Porque le encargaron la seguridad a Alfonso Durazo, un viejo amigo de la familia del jefe del “Cártel de Sinaloa”.

Y, en efecto, en el gobierno de Vicente Fox, Durazo facilitó la fuga de El Chapo y en el gobierno de AMLO, Durazo facilitó la liberación de Ovidio Guzmán.

Y hoy, Alfonso Durazo es gobernador de Sonora, gracias a sus amigos narcos, que también son dueños de Sinaloa, Baja California, Baja California Sur, Zacatecas, Michoacán y otras entidades.

6.- Pero no todo es el noroeste del país y tampoco el Corredor del Pacífico. En julio de 2017, opositores a Morena en la entonces Asamblea Legislativa de CDMX, exigieron la renuncia del jefe delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado, por presuntos vínculos con “El Ojos”, jefe del “Cártel de Tláhuac”, la banda criminal más importante, luego de los cárteles de Sinaloa y “CJNG”.

Diputados de Morena rechazaron la renuncia de “Rigo”, a pesar de que el jefe delegacional era y sigue siendo brazo político de “la mafia de Tláhuac”, integrada por los hermanos Rigoberto, Ricardo, Raúl y Rosendo Salgado.

En 2018 –y para conseguir fuero–, “Rigo” Salgado se postuló y ganó una diputación federal por Morena.

Y el pacto con AMLO fue tal que en febrero de ese 2018, Obrador debió acudir a Tláhuac y, en la plaza pública, pidió apoyo para “Rigo”, quien fue abucheado.

El candidato Obrador reaccionó furioso y exigió “a la gente” respeto para “Rigo”, ya que, dijo, “ha sido muy golpeado y necesita que voten por él para que tenga fuero”. De ese tamaño la complicidad.

Por eso en la elección del pasado 6 de junio del 2021, la alcaldía de Tláhuac fue ganada por Berenice Hernández, operadora de Rigoberto Salgado, el aún diputado federal y ex alcalde de Tláhuac, y brazo derecho de “El Ojos”.

¿Así o más claro?

7.- También en julio de 2017, el senador Alejandro Encinas –acolito de AMLO y hoy Subsecretario de Gobernación–, exigió que Miguel Mancera explicara por qué la Marina intervino en Tláhuac para abatir a “El Ojos”, quien, como ya se dijo, fundó el “Cártel de Tláhuac”.

Encinas llegó al extremo deleznable de comparar el operativo para abatir a “El Ojos”, con la matanza de Tlatelolco, en 1968. Así la abyección.

8.- En febrero de 2017, la Marina enfrentó y abatió al jefe del cártel de los Beltrán Leyva, en Nayarit, “el H2”. De manera insólita, AMLO defendió al narco porque “fueron masacrados jóvenes y niños”, según dijo. Lo cierto es que pronto se aclaró que los abatidos no eran jóvenes y menos niños.

Desde entonces, como y se dijo, Obrador propuso la amnistía a narcotraficantes.

Lo que pocos saben es que el gobernador saliente de Nayarit, el priísta Roberto Sandoval, financió al partido Morena en esa entidad, a través del fiscal Edgar Veytia, quien años después fue detenido y juzgado en Estados Unidos, por presunto lavado de dinero, procedente del Cártel de los Beltrán Leyva; dinero que sirvió para financiar Morena.

Pero hay más.

El gobernador nayarita, Roberto Sandoval y su fiscal Edgar Veytia, también financiaron la candidatura de Jaime Rodríguez Calderón, en 2015, para el gobierno de Nuevo León. “El Bronco”, como saben, ganó como candidato independiente gracias al dinero del narco.

Pero tampoco termina ahí la historia.

El grupo criminal que apoyaba al gobernador Roberto Sandoval, no sólo financió a Morena sino “a nuevos cuadros políticos”, como Samuel García y Luis Donaldo Colosio Riojas, en Nuevo León.

Pero, por pura casualidad, la madrugada del 6 de junio del 2021 –hace poco más de 20 días–, Obrador ordenó la capturar a Roberto Sandoval, quien se ocultaba en una finca en Linares, Nuevo León; detención que se produjo horas antes de que Samuel García ganara el gobierno de Nuevo León, por Movimiento Ciudadano y Luis Donaldo Colosio se alzara con el triunfo en la alcaldía de Monterrey, también por MC.

Y todo, horas antes de que el 7 de junio llegara a México la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

¿Cuál fue el mensaje de la detención de Roberto Sandoval?

De párvulos: Obrador tiene en un puño al gobernador de Nuevo León, al alcalde de Monterrey y, en su momento, perseguirá a “El Bronco”.  

9.- En el Itinerario Político del 17 de febrero de 2007 revelamos que –según militantes de Morena–, las señoras Citlali Ibáñez –alias Yeidckol Polevnsky–, Delfina Gómez –excandidata al gobierno mexiquense–, y Rocío Nahle, fueron enlace de López Obrador para financiar la construcción de Morena, en estados como Guerrero, Sinaloa y Michoacán.

Según las revelaciones, las mujeres habrían pactado con Lázaro Mazón, Félix Salgado y José Luis Abarca, en Guerrero; con “La Tuta” en Michoacán y con la familia Guzmán Loera, en Sinaloa.

En aquel momento el caso más escandaloso fue la entrega de dinero del grupo criminal Guerreros Unidos, a cambio de las candidaturas del PRD a José Luis Abarca, en Iguala; alcalde responsable del crimen de “Los 43”.

10.- Hoy, los Abarca están a un paso de la libertad, Félix Salgado es gobernador de Guerrero a través de su “juanita”, mientras que las señoras Delfina Gómez y Rocío Nahle son secretarias de Estado y Yeidckol se enriqueció como presidenta de Morena.

11.- Desde noviembre de 2014 –hace siete años–, aquí revelé que el entonces alcalde de Soledad de Graciano, San Luis Potosí, Ricardo Gallardo, había sido detenido a punto de convertirse en candidato a gobernador por Morena.

La captura se produjo luego de una demanda interpuesta por el propio PRD, por presuntos vínculos con el crimen organizado.

Con el tiempo, Ricardo Gallardo padre y Ricardo Gallardo hijo –éste último motejado como “El pollo”–, se apoderaron de las franquicias de los partidos PAN, PVEM, PRD, Morena y MC en San Luis Potosí.

Ese control mafioso y criminal de las franquicias partidistas les permitió que padre e hijo se postularan como diputados federal y local, respectivamente.

¿Pero qué creen?

Que siete años después, el 6 de junio del 2021, Ricardo Gallardo hijo –“El Pollo”–, ganó la elección para gobernador, con la ayuda del crimen organizado, por el PVEM.

12.- También en diciembre de 2014, Miguel Ángel Almaraz salió de prisión; era líder del PRD en Tamaulipas, luego de coordinar la campaña de AMLO en 2006. Fue preso en 2009 por encabezar una banda vinculada a Los Zetas, dedicada al robo y tráfico de gasolina. En 2018 Almaraz fue candidato independiente a la alcaldía de Río Bravo.

En 2021, el “huachicolero” amigo de AMLO fue echado de Morena y se enlistó en el PAN en busca de la candidatura por la alcaldía de Río Bravo; aspiración que contó con el aval del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Fue derrotado de nuevo.

13.- En mayo de 2013, cuatro maestros de la CNTE fueron presos por el secuestro de niños oaxaqueños. Los “maestros” secuestraban para financiar al EPR. Según la prensa oaxaqueña, Morena y la CNTE se manifestaron para exigir la liberación de los delincuentes. Una negociación política hoy tiene libres a los secuestradores.

14.- El 23 de septiembre de 2010, la bancada de AMLO en San Lázaro presentó a Julio César Godoy Toscano como triunfo de la impunidad narca. Con ayuda de Alejandro Encinas Godoy Toscano tomó posesión como primer narcodiputado mexicano. Godoy era lugarteniente de “La Tuta”, jefe del grupo criminal Caballeros Templarios.

En 2018, el exgobernador Fausto Vallejo y uno de sus hijos –ligado a La Tuta–, buscan cargos de elección popular por el PES, aliado de Morena.

Los remanentes de Los Caballeros Templarios, actualmente ligados al CJNG, operaron el fraude en Michoacán para hacer ganar al candidato de Morena Alfredo Ramírez Bedolla, denunciado como narco-gobernador, por el propio mandatario saliente, Silvano Aureoles.

15.- En Quintana Roo, AMLO impulsó a Greg Sánchez como alcalde de Benito Juárez, detenido en 2010 por vínculos con los Beltrán Leyva y Los Zetas. En 2013, luego de negociaciones de AMLO, Greg fue liberado, dejó el PRD y al PT. En 2018, Greg Sánchez fue diputado federal por el PES.

Sí, aquí una pequeña parte de los hechos que prueban que Morena y el presidente mexicano son un “narco-partido” y un “narco-gobierno”.

¿Qué más quieren?

Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.