Opinión

Morena al servicio de la gente, no del gobierno

Si los ciudadanos piden realizar un plebiscito para abrogar o confirmar su construcción, apoyaremos su petición.

  • 09/08/2016
  • Escuchar

En la Asamblea Legislativa y en la Ciudad de México, nuestro partido mantiene su posición de proteger los derechos ciudadanos contra actos que les afecten.

 

Hace una semana un medio de comunicación mediante una nota imprecisa publicó que “tenemos un grupo de abogados dedicados a tirar proyectos del Gobierno de la Ciudad” y desde luego aclaramos, que efectivamente para realizar nuestra labor, los veinte diputados locales Morenistas contamos con un eficiente conjunto de asesores cuya función es defender los recursos, los derechos humanos y el entorno urbano de los ciudadanos. Contamos con una estructura constituida por sobresalientes especialistas en diferentes temas, hombres y mujeres convencid@s de la importancia de proteger e impulsar las peticiones de los capitalinos.

 

Morena no se dedica a tirar ni mucho menos a cuidar los intereses de Miguel Ángel Mancera, ni de los funcionarios del Gobierno. Nosotros no acatamos sus órdenes. Somos representantes populares, no empleados al servicio de los gobernantes.

 

Desde que tomamos protesta como diputados, advertimos que el eje de nuestra gestión legislativa serían la honestidad y la austeridad. A partir de entonces, nos hemos dedicado a legislar y a hacer gestiones en favor de la gente. Al respecto, es pertinente subrayar que nuestro Grupo Parlamentario sólo cumple con lo establecido en la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del DF, la cual, en su artículo 18, fracción VII señala que es obligación de los legisladores “representar los intereses ciudadanos y promover y gestionar la solución de los problemas y necesidades colectivas ante las autoridades competentes”.

 

Con tal fundamento hemos respaldado a vecinos que se oponen a proyectos inmobiliarios que se expanden y afectan su colonia, se ha convertido en una recurrente que estos proyectos no tienen su aval, ni los permisos requeridos para su legal construcción.

 

Convencidos de que somos representantes populares, no legisladores al servicio de ningún gobierno ni aliados de empresarios codiciosos, nos hemos enfrentado al laberinto de la corrupción oficial, la cual se expresa de manera fehaciente, entre otras variantes, en la incesante concesión de permisos a consorcios inmobiliarios.

 

Tampoco nos oponemos a la inversión, que quede claro. Bienvenida sea ésta, siempre y cuando no pase por encima de la ciudadanía.

 

Nuestro principal empeño es respaldar a los vecinos en sus justas demandas. En la solución de los problemas que juzguen relevantes. Por ejemplo, a petición expresada por miles de capitalinos propusimos someter a plebiscito el arbitrario Reglamento de Tránsito, pero nos enfrentamos a la negativa del gobierno de la ciudad para realizarlo.

 

En el mismo sentido hemos recibido ataques de la dirigencia del PRD local, nos parece que son ligeras sus acusaciones de que pretendemos hacer fracasar la administración de Miguel Ángel Mancera.

 

Hemos advertido que de ningún modo pretendemos afectar al gobierno capitalino y nuestros actos así lo comprueban. Pero tampoco dejaremos de respaldar las legítimas demandas ciudadanas. El líder perredista debería recordar que han sido los ciudadanos quienes se han manifestado en contra del Corredor Cultural Chapultepec, el Reglamento de Tránsito, la Rueda de la Fortuna, la descomunal tala de árboles y actualmente al ambicioso negocio de querer construir una torre de 49 pisos dentro del proyecto del CETRAM Chapultepec. No se trata de discusiones interesadas, sino de darle voz a los ciudadanos y respaldarlos en la defensa de sus derechos.

 

En conclusión en el caso del CETRAM Chapultepec, de nueva cuenta nos comprometemos a que: Si los ciudadanos piden realizar un plebiscito para abrogar o confirmar su construcción, apoyaremos su petición.

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.