Opinión

Moralmente derrotado… 2021

La derrota moral no se da por perder una elección o por ser más o menos en un trienio, se da cuando te conviertes en aquello que tanto criticaste. | Julio Castillo

  • 28/09/2021
  • Escuchar

Hace poco más de un año el presidente López Obrador utilizó la expresión: moralmente derrotados para referirse a la oposición y bajo el intento de calificar a quienes no lo apoyan. Lo que logró hacer es una descripción exacta de lo que le trajo el poder, y lejos de aquel líder fuerte que alguna vez defendió causas, hoy vemos muchos pretextos y cero resultados… La mayor derrota moral se da cuando se comprueba que todo aquello que se dijo o fue mentira de raíz, o simplemente se dijo sin tener conocimiento de si se podía cambiar o no, y cómo. Algunos comentarios al respecto:

- Hace unos años, en un video muy emocional López Obrador aseguró que le dolía mucho México porque se había alcanzado la cifra de 74 homicidios… hoy son 94 homicidios diarios y parece no dolerle nada. De hecho, cada mañana se le ve muy sonriente a pesar de ser el presidente que ha presentado peores resultados en la historia en dicho tema… Más de 100 mil homicidios en menos de tres años… Más del doble de Calderón, del que tanto se sigue quejando; y eso sin ahondar en otros temas correlativos que hacen suponer la total abdicación del Gobierno Federal frente al crimen organizado… 

- Otro tema en el que es muy notorio el fracaso es la política energética. Fueron décadas de denunciar los precios de las gasolinas, desde 2012 cuando costaba menos de 11 pesos y hasta 2017 en donde se comprometió a bajar el precio en repetidos mensajes en video, donde además de quejarse indignado, denunciaba que el precio en Estados Unidos era mucho más bajo… Hoy, el promedio del litro de gasolina es $20.49 la magna y $22.87 la Premium, y al menos de Morena y de López Obrador no existen propuestas o políticas públicas para bajarlas de precio

- Los indicadores económicos demuestran el fracaso en cada rubro, pero el descomunal aumento de las remesas evidencia la derrota moral de López Obrador… Mientras en 2016 dijo: “Está tan mal la economía, que muchas regiones del país solo viven del dinero que envían los migrantes a sus familiares. Benditas remesas”… cómo han cambiado los tiempos que hoy incluso las presume como un “logro” de su gobierno, cuando éste no tiene nada que ver con ello y sólo es una forma más de demostrar su fracaso

- Aunque podríamos ir rubro por rubro, creo que el renglón en donde se percibe mejor la derrota moral de López Obrador es en el combate a la corrupción. Durante años habló de ello… de los familiares de gobernantes con contratos en gobierno, de que se podría salir de la crisis económica recuperando lo que se perdía en corrupción, que todos eran corruptos menos él y los suyos… Hoy vemos a varios familiares de López Obrador con contratos millonarios, vemos a los hermanos de López Obrador recibiendo sobornos de quien se convertiría en un funcionario clave de su gobierno. Vemos a funcionarios públicos que le responden directamente al presidente en escándalos y además vemos total impunidad… Buscan corrupción en cualquier detractor y no ve que su hijo, que hace tres años no sabía qué hacer de su vida y no servía para nada, hoy vive en el “jet set” viajando en aviones privados y mostrando una vida yuppie que desenmascara todo el teatro que su papá tanto se tardó en montar… Una foto en Aspen muestra más que 15 años de “tsuru”. 

En fin, la derrota moral no se da por perder una elección o por ser más o menos en un trienio. La derrota moral se da cuando te das cuenta que todo aquello por lo que luchaste era imposible y cuando notas que te convertiste en aquello que tanto criticaste… en el político que no ha podido dar resultados, y que está hundido hasta la frente en corrupción



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.