Opinión

Mór Jókai, 'el gran cuentista húngaro'

La imaginación de Mór Jókai lo llevó a explorar universos fantásticos | Jorge Iván Garduño

  • 24/02/2018
  • Escuchar

Móricz Jókay es el nombre original del afamado escritor húngaro Mór Jókai (1825-1904), que a finales del siglo XIX desarrolló primordialmente su vasta producción literaria que se extiende a 110 volúmenes entre novelas, cuentos, poemas, ensayos, dramas y obras de teatro, lo que le permitió tener una increíble popularidad en su país y ser conocido en el extranjero, situación inusual para un autor de su nacionalidad en aquellos años.

Con alegría, sensibilidad y optimismo como elementos recurrentes dentro de sus obras, Jókai describe mundos exóticos alineados con la realidad cotidiana que se vivía en la sociedad húngara añadiendo matices irreales, de tal suerte que al lector no le es complicado percibir el juego de espejos falsos que se cierne por momentos ante sus ojos.

Su literatura está basada en los acontecimientos que afectaron a Hungría, como los sangrientos siglos de dominio turco, de donde parte para elevar, en ocasiones, el nacionalismo de su patria y en otros momentos exaltar a los patriotas en un canto de admiración y reconocimiento por la valentía que mostraron en la Revolución o contra la opresión austriaca.

Universos fantásticos

Por lo general, los personajes protagónicos que recrea en sus obras, mantienen elevados rasgos de virtuosismo o vicios arraigados que nos hacen caer en la incredulidad y sospechar que han sido encumbrados muy por encima de los estándares terrenales, o caso contrario, el resto de los actores normalmente conserva una existencia real y común a toda vida humana, situación que nos brinda la dicha de contemplar la lucha encarnizada y perpetua entre la invención y lo existente.

La imaginación de Mór Jókai lo llevó a explorar universos fantásticos.

Es por eso que los jóvenes se han interesado en su prosa debido a la magia y misticismo de la que se valió, razón por la cual es considerado, erróneamente, el escritor de la juventud en su nación, pero Jókai no es solamente “el escritor de la juventud”, sino que es un literato de culto entre lectores maduros y experimentados que buscan obras interesantes.

El férreo simbolismo que utiliza es una de las razones por las que su lectura seduce, es atractiva y visual, porque guía nuestros pasos a través del misterioso laberinto de la imaginación           de un hombre que se identificó con la revolución social desde su muy temprana labor literaria y que, a pesar de haber terminado sus estudios en derecho, decidió abocar su vida a la escritura y pelear desde esa trinchera por sus ideales.

A mediados del siglo XIX, las obras de Jókai obtuvieron un auge vigoroso, aunado al hecho de que éste representó el periodo más productivo en la carrera del escritor, situación que fue de la mano con la remuneración económica, por lo que sus ingresos, siempre elevadísimos, le permitieron solventar un ritmo desmedido en ayudar a necesitados, lo que contradictoriamente lo llevó a debatirse constantemente en dificultades financieras.

El político

Mór Jókai, además de escritor, se distinguió como político debido a su desinteresada entrega a la causa social, por la que luchó tenazmente y tuvo que enfrentar a grupos opositores en el gobierno o en la sociedad húngara, pues por estar involucrados en ideales contrarios a los de él, Jókai ganó enemigos como ciudadano, escritor y diputado, posición que alcanzó en 1861 en el Parlamento de Hungría.

Un porfiado libre pensador que se mantuvo fiel a la causa de su país para dejar atrás los malos años, a fin de construir una nación sobre bases sólidas para levantar a un pueblo de lo que fue el esplendor reducido a cenizas por los excesos de terceros.

Mór Jókai, El Gran Cuentista Húngaro que legó historias increíblemente ciertas.

Los invito a leer su obra literaria.

Lee también: Circuncisión faraónica

@plumavertical | @OpinionLSR | @lasillarota

Esta semana en DIORAMA, aquí mis recomendaciones literarias:

Dejen todo en mis manos (Literatura Random House) de Mario Levrero. Un escritor sin éxito recibe una propuesta de un editor, quien publicará la novela del primero si éste descubre y localiza a Juan Pérez, que hace tiempo hizo llegar a la editorial un manuscrito desde Penurias, pueblo del interior del Uruguay, sin indicar el remitente.

A partir de la aceptación del novelista, comienzan los desenlaces kafkianos de este libro genial de Mario Levrero, maestro insoslayable en el difícil arte de profanar el altar de la literatura para reconstruir inteligentemente una escritura libre, venenosa, corrosiva, lúdica.

“Ruta 70. Recuerdos del aula” (Sélector), antología de Ave Barrera García. En Ruta 70 no hay dos historias que se parezcan siquiera un poco. Los personajes son dispares, los conflictos que enfrentan son completamente diferentes, el mundo que los rodea es absolutamente distinto, aun cuando todos se sitúan en un entorno mexicano. De hecho, además haber nacido en México, en la década de los setenta, lo único que estos diez autores tienen en común es que todos ellos escriben con garra.

El maravillo Mago de Oz” (Buque de Letras/Sélector) de L. Frank Baum. Este libro de literatura infantil fue escrito por Lyman Frank Baum e ilustrado en su primera edición por W. W. Denslow, y publicado originalmente por la George M. Hill Company de Chicago en 1900. Desde esa primera edición, El mago de Oz se convirtió en una de los libros más editados en Estados Unidos y Europa, ya que además del simbolismo con el que está cargado a lo largo de sus páginas, narra la historia de una joven de nombre Dorothy Gale en la tierra de Oz, que comienza en Kansas, lo que la colocó rápidamente en una de las narraciones más conocidas de la cultura popular norteamericana, así como sus múltiples traducciones. El libro se encuentra en dominio público en Estados Unidos desde 1956.

Lo que sí debe destacarse es que fue el primer libro de cuentos infantiles con personajes y lugares típicos de Estados Unidos en una época donde todos los cuentos infantiles describían paisajes y personajes europeos.

Según Krugman y Obstfeld basados en Rockoff H., el cuento es una alegoría directa de la lucha política y económica entre los partidarios del patrón oro y los del bimetalismo en Estados Unidos a fines del siglo XIX. La carretera de ladrillos amarillos es la falsa promesa del oro, Kansas el estado agrícola endeudado, los zapatos de plata el camino de vuelta a casa, y Oz, la medida de peso del oro (oz. = onza).

Sélector publica este clásico en una edición para chicos y grandes.

Mujercitas” (Sélector) de Louisa May Alcott. Esta obra es una maravillosa novela que habla sobre la vida de cuatro hermanas: Meg, Jo, Beth y Amy, hijas de un soldado que luchaba por la liberación de los esclavos en los Estados Unidos. La esperanza de reunirse con sus padres al término de la guerra y su amor fraternal las mantuvo unidas en todo momento.

Sélector la pone al alcance de todos en una versión bilingüe, que toda la familia podrá disfrutar grandemente.

El otro Tom” (Vergara) de Laura Santullo. Lena es madre soltera, vive bajo el auspicio de los servicios sociales y de un modesto empleo, y le parece que la vida siempre va cuesta arriba. Tom, su hijo, presenta serios problemas de comportamiento, por lo que es diagnosticado con TDAH y sometido a tratamiento médico.

Pese al trastorno de Tom, la precariedad salarial, la incomprensión institucional y la soledad emocional, todo parece ir mejorando para ambos. Sin embargo, luego de una discusión entre madre e hijo, Tom se cae, o se deja caer, del auto en marcha. Lena no comprende los motivos; la culpa parece hundirla, y se siente más sola que nunca. Ahora, tendrá que afrontar las consecuencias para alcanzar el bienestar de ambos.