Opinión

'Mira Bartola, ahí te dejo estos tres pesos…’

Los contrastes salariales están a la vista en la administración pública.

  • 16/12/2015
  • Escuchar

Así que como el machito aquel que le deja a la Bartola ‘esos dos pesos’: “Pagas la renta, el teléfono y la luz…”, así la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) anunció apenas, con bombos y platillos, que el aumento al salario mínimo de los trabajadores en México, para 2016, es nada más ni nada menos que la fabulosa cantidad de 2.94 pesos mexicanos contantes y sonantes.

 

O sea, el trabajador ganará 73.40 pesos al día por ocho horas de trabajo, también contantes y muy sonantes: 2,202 pesotes al mes para más de un millón de trabajadores que sí reciben ese mínimo por jornada de trabajo completa. Dicen los empresarios que “mejor esto que el desempleo”. ¡Ah!

 

Con ese incremento muy seguramente se reducirá la pobreza universal (‘condición de pobreza’ se dice ahora) de más de 56 millones de mexicanos y la de los más de 15 millones que viven en ‘condición’  de miseria en el país del “todo está bien”, según el presidente Enrique Peña Nieto…

 

Con esta asombrosa cantidad la inflación galopante nos hará los mandados y se comerá los pilones; la clase trabajadora de este país de sin trabajo, y su familia, tendrán casa-comida y sustento; medicinas que nunca hay en el servicio de salud público; se atenderán pesares del cuerpo y del alma, habrá para los útiles escolares, para el solaz y hasta alcanzará para el ‘alipuz’.

 

Es así como el gobierno mexicano, que es el mandamás de esta Conasami, que se dice integrada por gobierno-empresarios-trabajadores, entienden la política social del país; es así como entienden que se construirá la política de desarrollo en igualdad…

 

…Y es así como ese mismo gobierno-Conasami, nos escrituran su combate a la pobreza; ese combate que tanto nos cantan desde hace tres años y un poco más, sin nada resuelto por aquí, nada resuelto por allá: Por supuesto la vocación pro empresarial, tanto del gobierno como de esta Comisión, está a la vista-al portador-sin enganche y sin fiador.

 

No hace mucho concluyó la reforma constitucional para ‘desindexar’ el salario mínimo y unos días más tarde se asesta el famoso ‘Bartolazo’ salarial a todos los mexicanos que ganen o no el sueldo mínimo. Esto es así porque precisamente ese sueldo mínimo ‘desindexado’  es este el punto de arranque de ingresos y gastos, de posibilidades o imposibilidades de subsistencia en un país de contrastes criminales.

 

Dice el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que le dieron madruguete porque él quería que el incremento llegara a más de 86.33 pesos mensuales. ¿Será? Aun así… ¿alcanza?

 

El incremento de 2.94 pesos al salario mínimo es una desvergüenza y un abuso criminal tanto del gobierno federal, como de los gobernadores estatales que permiten este impacto económico en la vida de todos los trabajadores del país, pero muy particularmente es responsabilidad de esa famosa Conasami que es el equivalente exacto a ese salario mínimo.

 

Y mientras se pide la comparecencia de Basilio González, titular de la mil veces recordada Conasami y eterno servidor, los contrastes salariales están a la vista en la administración pública.

 

Por ejemplo, esos señores que se dedican a servir a la patria, en contraste con los famosos 73.40 pesos diarios, que se han impuesto al trabajo, reciben cantidades que harían sonrojar a cualquier funcionario público de cualquier país desarrollado y en el que muy seguramente les hacen desquitar el pago…

 

A tan sólo tres meses de haber iniciado su trabajo como legisladores del Distrito Federal, los 66 diputados locales recibirán 53,855 pesos como gratificación de Navidad y Fin de Año, aparte de su dieta mensual, gastos extra y lo que por debajo del agua se acumule. Esto es, se repartirán 3.5 millones de pesos como aguinaldo…

 

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que saben de justicia, recibirán este diciembre, cada uno de ellos, 586,449 pesos mexicanos del cuño corriente por concepto de aguinaldo.

 

Y luego, gobernadores de diferentes estados recibirán aguinaldos en diciembre que si estos montos los recibiera un trabajador de salario mínimo seguro caía fulminado por un infarto.

 

Por ejemplo, el aguinaldo más alto que recibirá un gobernador corresponde a Arturo Núñez, de Tabasco, con 486,954 pesos, sin centavos, más su salario mensual; está también Miguel Márquez, de Guanajuato, que recibirá 310,959 pesotes y su salario; Aristóteles Sandoval, de Jalisco 276,991 pesos más sueldo mensual; Egidio Torre Cantú, de Tamaulipas, con 252,416…, o Carlos Lozano de la Torre, de Aguascalientes, con 240,989 más…

 

¿Este es un país de  gobierno social? ¿Este es un país con voluntad de justicia? ¿Este es el país para el que señores y señoras deciden ‘entregar la vida’ para mejorar las condiciones sociales del país?

 

A este sabor amargo sabe la justicia social en este país mexicano en diciembre.

 

…El mes de la buena devoción, en donde todos nuestros funcionarios públicos de cualquiera de los tres poderes, cantarán villancicos y se sentirán más humanos y más cerca de la doctrina que insta a la igualdad y al rescate de los pobres en hermandad… y todo eso que se canta por estos días… Seguro que para ellos, como para los trabajadores, esta será ¡una Navidad i n o l v i d a b l e!

 

“…Yo por eso no soy rico, por ser despilfarrador...”.

 

@joelhsantiago