Opinión

Ministro Laynez: machetazo a caballos de espadas

¿Qué ocurrió con el ministro Laynez? ¿Fue un acto de extorsión? ¿Quién filtró la información a medios, y para qué? ¿Y por qué hasta el martes?. | Fred Álvarez

  • 13/10/2021
  • Escuchar

No iba borracho como la autoridad local afirma; pero el C. Ministro probó del chocolate amargo que nunca habría querido probar.

¿Y la presunción de inocencia?

A las primeras horas del sábado 9 de octubre fue detenido por policías de tránsito en la Calle Bravo y Calle 10 en el centro de Torreón, Coahuila, el C. Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Javier Laynez Potisek por supuestamente conducir borracho un vehículo, Stratus modelo 2006 de color blanco.

Esa información era nota. Estuvo en los medios y se volvió tema del momento trending topic.

Hasta donde sabemos nunca en la historia se había detenido a un ministro de la Corte por conducir ebrio, y por eso fue nota. Nadie nos enteramos de que había sido detenido sino hasta tres días después, gracias a la web Latinus, de Carlos Loret.

Y creímos la información difundida debido a que esas cosas suceden. Es común que muchas personas sean detenidas, en la Ciudad de México es ser llevado al "Torito" a cumplir las horas de arresto inconmutables por conducir en estado inconveniente.

Escribo del tema debido a que hice un primer comentario en mi Facebook; uno con la información publicada hasta las 13 horas del martes 12, y la otra más con la precisión aportada del Ministro. Es justo rectificar.

¿Cuál es la versión del Ministro?

La tarde del martes 12 de octubre, el Ministro Javier Laynez hizo una serie de precisiones en un comunicado distribuído por la red social de la Corte, donde asegura que la detención estuvo fuera de cualquier retén o protocolo de alcoholímetro, es decir fue irregular.

Precisa que nunca estuvo borracho, ya que simplemente no tuvo oportunidad de probarlo. (O ¿hay algún documento médico donde diga que el Ministro iba alcoholizado?).

Señaló que además no tuvo acceso a un médico, a un juez cívico o cualquier autoridad -incluyendo el Ministerio Público- para aclarar la situación, por lo que sus familiares realizaron un pago de 6 mil 500 pesos en efectivo para dejarlo en libertad, monto por el cual no recibió algún comprobante.

"Hasta el día siguiente me enteré de que, para justificar la detención, el agente anotó la infracción de tránsito denominada `cambio intempestivo de carril´, lo cual jamás tuvo lugar", aseguró el ministro en el comunicado.

Y al final subrayó: "Quiero dejar en claro que estoy totalmente de acuerdo con la lucha y los operativos anti-alcohol. Nadie tiene derecho a manejar en estado de ebriedad y esta conducta debe ser sancionada con severidad".

Sin embargo -agregó el ministro Laynez-, "estos operativos deben sujetarse a estrictos estándares que eviten la corrupción y respeten los derechos humanos de la ciudadanía".

Le creemos al Ministro

He seguido su trayectoria, y podemos estar o no de acuerdo con sus votos, pero es un hombre decente. No tenía necesidad de verse envuelto en estas cosas.

Además, es evidente que en los alcoholímetros -fuera de la Ciudad de México-, son lugares de corrupción. Conozco varios casos de personas que han conducido ebrios y la han librado con una mordida, es común.

Me quedo con la expresión de solidaridad de varias personas. 

El abogado Laynez es una persona decente, profesional, he seguido de cerca su trabajo en el servicio público: ha sido procurador Fiscal de la Federación, subprocurador general de la República, consejero jurídico adjunto de la Presidencia y llegó al cargo de mInistro de la Corte con una alta votación -81 votos a favor-, dos votos en favor de Alejandro Gómez y 5 del hoy magistrado Álvaro Castro, 14 votos en contra de toda la terna y 9 nulos.

Podemos estar o no de acuerdo con sus posicionamientos y votos pero es una persona respetable.

Pero resulta traumante que un policía municipal haya metido a los separos a un Ministro de la corte, para la historia.

¿Entonces qué ocurrió?

¿Fue un acto de extorsión a Laynez?

¿Qué dice la autoridad local?

Podemos estar o no de acuerdo con sus posicionamientos y votos pero es una persona respetable.

¿Quién filtró la información a medios, y para qué? ¿Y por qué hasta el martes?

Para el ministro Laynez es un asunto cerrado.

Término el escrito diciendo que a pesar de las irregularidades y de las publicaciones en donde se difunden sus datos personales, decidió no presentar denuncia contra los posibles responsables. 

Mmm. Lástima.

P.D. La autoridad municipal asegura que el Ministro iba conduciendo borracho y quedó en libertad tras cubrir el pago de la multa correspondiente; lo detuvieron pasadas las 2 horas  y fue liberado a las 6:34 horas; estuvo en los separos alrededor de cuatro horas.

Es evidente que el Ministro no dio el clásico charolazo.

En el oficio 632/2021, emitido por Almendra Judith Alvarado Mercado, coordinadora del Ministerio Público de la Unidad de Atención Temprana de Delitos con Detenidos, informa que "en relación a la puesta a disposición del C. Javier Laynez Potisek, mediante número de folio 3732/2021 rendido por elementos de la Dirección de Tránsito y Vialidad de esta ciudad, por el delito de conducción de vehículo en estado de ebriedad".

Agrega que "quedó en libertad el día y de la fecha (9 de octubre) en virtud de que esta representación social resolvió la situación jurídica por lo que respecta al ilícito referido, mismo que se encuentra previsto y sancionado por el Artículo 326 Fracción I del Código Penal vigente en el Estado":

¿Qué dice el artículo?

"...Se impondrá de uno a tres meses de prisión y de doscientos cincuenta a quinientos días multa, o libertad supervisada de uno a tres meses y de doscientos cincuenta a quinientos días multa y, en cualquier caso, suspensión de derechos para conducir vehículos, de tres meses a un año, a quien en vía pública maneje un vehículo automotor en estado de ebriedad o bajo el influjo de narcóticos."

¿Qué médico legal hizo el examen de alcoholemia?

¿Y el recibo de la multa?


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.