Opinión

Migración: Incremento de riesgos y daños colaterales

“Es el hambre. La gente quiere triunfar, educar a sus familias, tener una vivienda digna”: Pedro Aguilar, migrante hondureño.

  • 20/08/2015
  • Escuchar

Para las autoridades migratorias mexicanas y estadunidenses, el incremento del número de aseguramientos y devoluciones de extranjeros en la frontera sur de México, en un 84 por ciento a un más de año de su implementación, debe ser considerado un total éxito. Sin embargo, para decenas de organizaciones defensoras de derechos humanos, se ha convertido en un completo infierno para los miles de centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos de América (EUA).

 

De acuerdo con el resumen mensual de Estadística Migratoria 2014 y 2015, de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), de enero a mayo de este año, el Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró y regresó a sus países de origen a 80 mil 693 personas, contra las 39,286 personas que se deportaron en el mismo periodo del 2014. http://bit.ly/1TTDMhA

 

Los estados en donde se han registrado el mayor número de deportaciones en lo que va del año son: Chiapas con 34 mil 940; seguido por Veracruz con 15 mil 401; Tabasco con 9 mil 476; Oaxaca con 3 mil 937 y Tamaulipas con 2 mil 407. La mayoría de los repatriados procede de Guatemala (43%), Honduras (32%) y El Salvador (18%), lo cual representa el 93 por ciento de los casos.

 

Es claro que ha funcionado el endurecimiento de la vigilancia de los agentes migratorios, lo cual les ha permitido captar un mayor número de migrantes, tal como se esperaba con la aplicación del Plan Frontera Sur, que es parte de la colaboración del gobierno mexicano con el estadounidense en la estrategia de controlar la frontera de 3 mil kilómetros que compartimos.

 

Pero así como se han incrementado las deportaciones, también se han presentado en mayor medida dos fenómenos que promueven prácticas que lastiman, transgreden y violan, "incluso de forma sistemática" los derechos de miles de personas: Que las rutas de tránsito de migrantes se hayan modificado exponiéndolos aún más a los grupos del crimen organizado; y la incesante extorsión de algunos servidores públicos como agentes migratorios, policías federales, estatales y municipales, y hasta agentes de la PGR.

 

Quienes ahora atraviesan la frontera han calificado la aplicación de este plan como un verdadero infierno, “México se ha convertido en una tumba”, asegura el migrante hondureño, Pedro Aguilar, quien fue uno de los miembros de la Caravana por la Esperanza, un movimiento en apoyo a una reforma migratoria y que intenta concienciar a la población sobre la problemática del migrante en tránsito por México.

 

Según un reporte de Washington Office on Latin America (WOLA), los traficantes de migrantes están encontrando nuevas rutas para evadir la profusión de los puestos de control y las redadas, abarcando cinco de las ocho zonas geográficas: Istmo, Sierra Norte, Cañada, Cuenca y Costa. Los migrantes ahora toman autobuses informales, viajan por mar a lo largo de la costa de Chiapas y Oaxaca, caminan a través de las zonas rurales, y algunos siguen viajando en el tren en el sur de México, corriendo toda clase de riesgos. http://bit.ly/1MDxnCP

 

Se están desviando de las rutas tradicionales, pero al mismo tiempo lo hacen de las casas de migrantes que se habían desarrollado en las mismas, alejándose de la poca ayuda y protección con la que contaban. Son ahora más vulnerables que nunca a robos, asaltos y violaciones por grupos del crimen organizado, en los peores casos son obligados a unirse a sus filas y si se niegan, lo más seguro es que sean asesinados.

 

Pero si no fuera suficiente estar a merced de los criminales, también lo están de algunos servidores públicos corruptos y sin escrúpulos, quienes los extorsionan al momento de su detención, en algunas ocasiones los roban y venden a grupos criminales, en otras los humillan, golpean, incomunican... Al respecto, algunas de estas violaciones han sido documentas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que de 2010 a 2015 emitió 13 recomendaciones, la mayoría de ellas dirigidas al INM, por el actuar de los agentes migratorios contra centroamericanos.

 

Al corto plazo no se prevé que la rigidez del plan vaya a diluirse, menos ahora que el gobierno mexicano se encuentra en alerta ante la amenaza de la unión de dos importantes pandillas de maras en El Salvador: Las maras Salvatrucha (MS-13) y 18 (M-18), que negocian unificarse en una sola fuerza pandilleril: La Mara 503, ya que buscan acrecentar su poder para enfrentar de mejor manera la guerra que libran contra su Estado.

 

Lo anterior fue revelado en una investigación publicada por el diario ElSalvador.com, en donde se destaca que la acción de unificarse podría ser emulada por las pandillas de los otros dos países del Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala que sería la 502 y en Honduras la 504. Esto pone en alerta máxima a las autoridades mexicanas, pues representa un grave riesgo para la frontera sur. http://bit.ly/1E5qlEc

 

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n