Opinión

¿Miedo a #Trump?

El miedo se está incrementando y no se puede ignorar.

  • 24/11/2016
  • Escuchar

La incertidumbre que ha generado en mucha gente el triunfo de Donald #Trump es un fenómeno que no se puede ignorar. El impacto es múltiple y debe atenderse con rapidez y eficacia. Sería inaceptable que México tuviera que pagar costos más altos por la falta de previsión ante los escenarios adversos que se avecinan.

 

El miedo se está incrementando.

 

Lo tienen millones de migrantes compatriotas en Estados Unidos. Lo sienten también sus familiares que viven aquí en nuestro país. Muchos más lo padecen por la amenaza real de ampliar el muro en la frontera.

 

Pero ellos no son los únicos.

 

La mayoría de los inversionistas también sienten miedo. La amenaza que el presidente electo hizo en torno al Tratado de Libre Comercio (#NAFTA) es tan real como la decisión firme que tomó de salirse el primer día de su gobierno del Acuerdo de Asociación Transpacífico (#TPP).

 

El nerviosismo aumenta la volatilidad de los mercados.

 

Y junto con el miedo que provoca la economía —por las afectaciones al patrimonio, a la estabilidad o a la supervivencia— está el que tenemos a la inseguridad. Miedo al asalto, al secuestro, al robo, a la extorsión, a la estafa, a los hackers, a los crackers y a la violencia de cualquier tipo.

 

Los políticos tampoco están exentos.

 

Lo que está sucediendo con los exgobernadores de Sonora, Veracruz, Quintana Roo, Tamaulipas o Chihuahua, por ejemplo, produce un miedo particular en funcionarios de los tres niveles de gobierno, lo mismo que en ciertos legisladores o precandidatos.

 

Además, tienen otros motivos para estar preocupados.

 

Después del giro que dieron la votación sobre el Brexit en Gran Bretaña, el plebiscito del acuerdo de Paz en Colombia y las elecciones presidenciales en Estados Unidos, se prendieron los focos amarillos en nuestro sistema electoral. Hoy, la moneda está en el aire y las posibilidades de fallar en los pronósticos electorales son muy altas.

 

¿Y qué pasa con los jóvenes?

 

No podemos permanecer ajenos al miedo que con seguridad tienen sobre su presente, pero sobre todo por su futuro. Las presiones que tienen para estudiar, trabajar, tener un lugar donde vivir y mantenerse con buena salud son tremendas.

 

Muchas mujeres no lo han perdido.

 

Las condiciones de inequidad y violencia que siguen padeciendo las mantienen como un grupo altamente vulnerable y en condiciones de desventaja. Tal vez no lo sepan, pero junto con los jóvenes tendrán el poder de decidir, con su voto, quienes serán nuestros próximos gobernantes. El resultado final dependerá de la medida en que no sean satisfechas sus necesidades.

 

Algunos criminales también tienen miedo.

 

Con excepción de los psicópatas, tal vez estén experimentado esa sensación de angustia que tenemos cuando nos atacan. Miedo a los linchamientos y a los vengadores personales. Miedo a las autoridades efectivas y honestas. El miedo de siempre a sus enemigos. Miedo a los ciudadanos sin miedo.

 

En política, el miedo es un arma de doble filo.

 

A los gobiernos autoritarios les conviene. Para los democráticos, alentarlo se convierte en un riesgo muy alto. La #ComunicaciónPolitica es una herramienta efectiva para crearlo, pero también para reducirlo. Parafraseando a Eduardo Galeano, en México “es el tiempo del miedo” (Patas arriba. La escuela del mundo al revés. Editorial Siglo XXI, 1998).

 

El miedo es una emoción natural.

 

Pero lo peor que nos puede suceder es que nos paralice. Si en verdad se quiere resolver el problema, las autoridades y líderes deben identificar los elementos que lo generan. Por un lado, para actuar con seguridad sobre los que están bajo control. Por el otro, para informar con claridad y asertividad a la sociedad sobre los que no se puede influir.

 

El objetivo es reducir o eliminar la incertidumbre.

 

Si en verdad se quiere reducir el miedo en la sociedad, se necesitan instituciones fuertes, que inspiren confianza y que comuniquen no solo con discursos y mensajes publicitarios, sino con la fuerza que respalda a las acciones.

 

Los gobiernos deben privilegiar los hechos.

 

Por eso, es indispensable cambiar algunos paradigmas del análisis político, los estudios prospectivos y las estrategias de comunicación política. El costo más bajo y los mejores    resultados podrían obtenerse si se piensa en nuevos modelos de Vocería para los tres niveles de gobierno.

 

El miedo no desaparecerá, pero estará bajo control. 

 

Lo que se debe evitar es la combinación con el hartazgo, la preocupación, el desacuerdo o la desconfianza, que serían algunos de los factores de mayor riesgo que incrementarían la incertidumbre en la política y en la economía durante los próximos años.

  

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #Miedo |

| #MiedoATrump | #NAFTA | #TPP | #Riesgo |

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.