Opinión

México vs Brasil

"Todo en México es peor que en Brasil" afirmó de manera contundente el ex presidente carioca Luiz Inácio Lula da Silva. En lo que significó una airada respuesta a la desmedida propaganda internacional que ha emprendido el gobierno de Peña Nieto para posicionar a sus contrarreformas como el factor para convertir a México como "la gran novedad del Siglo XXI", Lula se remitió a los indicadores económicos y descubrió el gran fracaso de las administraciones neoliberales en México en los últimos 32 años.

  • 15/06/2014
  • Escuchar

Hace tres décadas (antes de las privatizaciones, el TLC y los presuntos procesos modernizadores) México era conocido como el gigante de América Latina. Hoy, pese a todas las promesas, nuestro país ocupa un lugar de segundo orden en la región con indicadores que lo ponen por debajo de naciones con economías menos influyentes.

Así mientras Brasil se perfila para consolidarse como la quinta economía del mundo, México ocupa el lugar número 12. De ahí que la débil respuesta de Peña Nieto a Lula esté cargada de una dosis de cínica verdad: efectivamente "México no está en competencia con Brasil", sino con otras economías menos fuertes, menos influyentes y con perspectivas menores.

Esta triste realidad de nuestra nación se debe a la aplicación al pie de la letra de las recetas neoliberales que combinadas con la enorme corrupción de los políticos en el poder han resultado letales.

Ahora bien, tampoco hay que caer en la trampa discursiva: una economía grande no es sinónimo de una sociedad más igualitaria, del mejor acceso a los satisfactores por parte de la ciudadanía. Sino, simplemente, de una gran actividad económica cuyas ganancias pueden concentrarse en unas cuantas manos como en México.

Por otra parte, la polémica adquiere importancia porque apenas en abril de 2013 Lula fue invitado por Peña Nieto a México y todo fue adulación para Brasil y su gobierno. Incluso se le puso como ejemplo de lo que debería ser la izquierda y ahora los mismos que profesaban admiración por la nación carioca destacan sus problemas.

Es claro que los brasileños tienen muchas cosas que corregir. No obstante, Brasil tiene su propia realidad, sus problemas específicos y su ruta particular para resolverlos. También es obvio que el camino de México no está en el ejemplo de otros países y sus dirigentes sino en su propia historia, en personajes como Benito Juárez, en Flores Magón, en Emiliano Zapata o en el General Lázaro Cárdenas.

Por otra parte, las críticas de Lula desenmascaran a nivel mundial al gobierno federal porque, en efecto, los indicadores muestran que México está muy por debajo de Brasil y de otras naciones de la región. Es el gran fracaso que toda la propaganda oficial no puede ocultar.

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.