Opinión

México ¿sin el Grado de Inversión?

Cada vez hay más certeza que Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch retirarán el Grado de Inversión a la deuda soberana de México. | Romina Román

  • 14/07/2020
  • Escuchar

Cada vez hay más certeza de que en los próximos meses las agencias calificadoras como Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch retirarán el Grado de Inversión a la deuda soberana de México. La medida se podría tomar a fines de este año o a más tardar en el primer trimestre de 2021.

La razón no será el desplome de la economía mexicana como resultado del covid-19, sino las decisiones del gobierno federal en materia energética. El tiro de gracia lo dará el anuncio de cerrarle la puerta a las energías limpias, al desencadenar una mala señal para los inversionistas respecto al cumplimiento de los acuerdos pactados, así como a la falta de Estado de Derecho.

Hace unos días, la Secretaría de Energía publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el programa sectorial 2020-2024 en el que delinea las acciones a seguir en materia energética y se detalla que el objetivo del presidente López Obrador es alinear a los órganos reguladores y disminuir el uso de energías renovables, lo que iría en contra de la tendencia global y de las prácticas ambientales que se llevan a cabo en las naciones desarrolladas.

La medida tendría como objetivo beneficiar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sin embargo, la noticia no fue bien recibida por el sector privado y por inversionistas extranjeros, incluso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio curso a las controversias constitucionales que interpusieron los Estados de Jalisco y Colima en contra de la política energética de la actual administración y se concedió una suspensión para frenar los efectos y consecuencias de la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional.

La decisión de limitar a las energías renovables, sin duda sería un factor determinante para retirar el Grado de Inversión, ya que pondría a México como una nación poco responsable por el medio ambiente, evidenciaría su insistencia de regresar al pasado con energías sucias poco eficientes y se tendría la percepción de que el gobierno estaría dispuesto a atropellar inversiones privadas.

Si bien es cierto que la entrada en vigor del T-MEC pondría al país en un marco institucional de mediano y largo plazo con América del Norte, éste no es suficiente para conservar la calificación, ya que las agencias consideran como prioritario un entorno de seguridad para los capitales, el cual en México está en entredicho.

Nos cuentan que en este momento los inversores requieren un mayor compromiso del gobierno federal respecto al cumplimiento de las leyes, ya que eso generará un ambiente de certidumbre para los capitales nacionales y extranjeros.

Lo anterior, abriría mayores áreas de oportunidad para el sector privado, sobre todo en un momento en que crece la tensión comercial entre China y Estados Unidos, por lo que México  debe aprovechar esta coyuntura para erigirse como el gran proveedor de norteamérica y con ello superar el efecto de la pandemia.

Así las cosas

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.