Opinión

México puede crecer a tasas de 4%

Para sobrevivir, las PYMES de todo el país necesitan que se bajen los costos de operación.

  • 21/09/2015
  • Escuchar

El próximo año México crecerá entre 2.6 y 3.6%, de acuerdo con las previsiones del Paquete Económico de 2016 elaborado por el Ejecutivo, que se analiza actualmente en el Congreso de la Unión.

 

Para alcanzar esa meta de crecimiento, el gobierno federal contempla diversas medidas para fortalecer el mercado interno, el ahorro y el empleo, como la deducibilidad inmediata de inversiones e incentivos al ahorro de largo plazo. 

 

Los empresarios consideramos que estas medidas están en el sentido correcto; sin embargo creemos que podemos aspirar a más y alcanzar tasas de crecimiento sostenido del 4 por ciento.

 

Desde nuestra perspectiva, se requiere la participación y coordinación de los sectores público y privado, concentrando esfuerzos en tres áreas: 1) Impulsar la reactivación plena del mercado interno. 2) Mayor eficiencia y eficacia en el presupuesto público. 3) Y un mayor esfuerzo para reducir deudas.

 

Para reactivar el mercado interno, se propone al Congreso autorizar la creación de zonas económicas especiales, para llevar la inversión hacia el sureste del país.

 

Pero los pequeños y medianos empresarios de otras regiones del país que no exportan están muy preocupados acerca de cómo se va a reactivar la economía, para que las empresas puedan crecer, cumplir sus compromisos de operación y financieros.

 

Es necesario crear incentivos en todos los estados del país, por ejemplo, buscar variables competitivas que puedan ayudar a las empresas a crecer y a crear empleos, de acuerdo a las vocaciones de cada región.

 

Para sobrevivir, las PYMES de todo el país necesitan que se bajen los costos de operación, que se flexibilicen las regulaciones y disminuya la cantidad de instrucciones que tienen que acatar las empresas para rendir cuentas a filas interminables de inspectores de distintas dependencias de los tres niveles de gobierno.

 

En COPARMEX hemos propuesto empezar de cero, es decir una regulación base cero para las pequeñas y medianas empresas, de acuerdo con las vocaciones de cada región, a través de una ventanilla virtual mediante la cual la empresa rinda cuentas a los reguladores.

 

Creemos que esa estrategia de bajar costos a las empresas ayudará a reactivar el mercado interno: al tener menor carga administrativa, las empresas podrán dedicar mayores recursos a fortalecerse y crecer, creando así más empleos, mejorando los salarios y el poder adquisitivo de los trabajadores. En un círculo virtuoso, el impulso al consumo interno favorece el progreso de nuestro país.

 

En el ámbito de las políticas públicas, nos parece correcto el compromiso de no aumentar ni de crear nuevos impuestos, pero también consideramos que es posible reducir el déficit fiscal más allá del 0.5% del Producto Interno Bruto al que se comprometió el gobierno federal.

 

El gasto neto del gobierno federal para 2016 alcanzará los 4 billones 746 mil millones de pesos. Se propone un ajuste al gasto programable de 221 mil millones de pesos en comparación con el presupuesto de egresos del 2015; estos recursos equivalen al 1.15% del Producto Interno Bruto.

 

Se requiere un esfuerzo extraordinario de los tres órdenes de gobierno para reducir el endeudamiento y gastar menos, se requiere el compromiso de los diversos organismos autónomos, los poderes Judicial y Legislativo y todas las instituciones que reciben recursos públicos para sumarse a una iniciativa de austeridad nacional.

 

Los gobiernos de los estados tienen una gran responsabilidad en este proceso; deben esforzarse para elaborar presupuestos austeros, reducir su gasto, no crear más impuestos ni aumentar los existentes.

 

Los gobiernos estatales tienen que focalizarse en los programas presupuestales que ofrecen buenos resultados y eliminar los que están duplicados o que ya no cumplen con los objetivos para los que fueron creados.

 

Los estados tendrán que hacer grandes esfuerzos para evitar mayor endeudamiento, porque el próximo año estarán limitados los recursos que reciben del gobierno federal Gobierno Federal para financiar obra pública y otros servicios.

 

La Secretaría de Hacienda reporta focos rojos en siete entidades federativas cuyo nivel de deuda es mayor al monto de recursos que reciben por concepto de participaciones.

 

El reto para los gobernadores en 2016 será cuidar la salud de las fianzas estatales, impulsando el desarrollo desde su agenda local, siendo innovadores y rindiendo cuentas en el ejercicio de su gasto público.

 

Necesitamos colaborar todos para reactivar la economía de nuestras regiones, para generar oportunidades de crecimiento y mejores condiciones para que más empresas puedan invertir y generar empleos.

 

Reconocemos el compromiso del Gobierno Federal con la estabilidad macroeconómica. Es fundamental que las variables económicas de México sigan mejorando, para tener los grados de inversión y sigamos siendo un destino atractivo para invertir.

 

Los empresarios haremos nuestra parte, refrendamos nuestro compromiso para invertir más, para crear más empleos y mejores oportunidades de desarrollo para más mexicanos.

 

Si todos actuamos con disciplina, podemos plantearnos grandes metas, por ejemplo, alcanzar tasas de crecimiento superiores al 4 por ciento y en cinco años erradicar la pobreza de nuestro país, región por región. Eso es posible.

 

@jpcastanon