Opinión

¡México hoy: un país de muertos!

El país de los muertos; del desprecio oficial por la vida. | Ricardo Alemán

  • 02/11/2020
  • Escuchar

Pocas veces, como hoy, México está de luto.

Pocas veces, como el 2 de noviembre del 2020, muchos miles de mexicanos recordarán y llorarán a sus muertos.

Pero muy pocos de esos miles que lloran la pérdida de una vida cercana, celebrarán “la fiesta del Día de Muertos”.

Y es que pocas veces, como en el México de hoy, tantos mexicanos habían perdido a tantos “seres queridos” de la peor manera; a causa del mal gobierno y la indolencia oficial.

Miles han perdido hermanos, hermanas, padres, madres, tíos, abuelos, amigos, vecinos… que no habrían muerto si el de México fuera un gobierno responsable, eficiente, capaz, congruente con lo que prometió y, sobre todo, si los mexicanos hubiesen elegido al mejor en la contienda en 2018 presidencial.

Algunos han sido víctimas de la incontenible violencia criminal; otros han muerto a causa de la irresponsabilidad oficial; los más, alcanzados por la letalidad de una pandemia mal manejada, que llevó a México a uno de los primeros lugares de mortandad, en el mundo, por covid-19.

Como quiera que sea, el de hoy, 2 de noviembre del 2020, no es un día para celebrar a los muertos; el de hoy es un día para denunciar la muerte de cientos de miles a causa del fracaso estrepitoso del peor gobierno que han tenido los vivos.

El fracaso del gobierno de López Obrador en la lucha contra el crimen, contra la violencia, contra los feminicidios, contra la muerte de miles de ciudadanos a causa de las fallidas políticas de salud pública.

Un día para denunciar el fracaso criminal en la atención de niños con cáncer; para denunciar la incapacidad en la prevención de feminicidios; en la investigación y castigo a los matarifes responsables de acabar con la vida de 27 informadores en sólo 23 meses del gobierno de López Obrador.

El de hoy no es el mexicanísimo festejo del “Día de Muertos”; el de hoy es el día de la protesta por miles de vidas perdidas de manera inútil, a causa del gobierno fallido de López Obrador.

¿Cuántos muertos hoy pesan en la conciencia del presidente Obrador y de su gobierno?

¿Cuántos de esos mexicanos hoy estrían vivos, si el gobierno hubiese sido responsable, eficiente, sensato y capaz? ¿Cuántos de esos muertos votaron por Obrador sus propuestas y pagaron con la vida la inocentada de creer en el más mentiroso de los aspirantes presidenciales?

Nadie tiene y nadie tendrá respuesta a las anteriores interrogantes. Sin embargo, lo que sí saben muchos ciudadanos es que el México de hoy es el país de los muertos; del desprecio oficial por la vida.  

1.- Y es que no fue suficiente que, durante 23 meses, el presidente mexicano colocara al frente de la Seguridad Nacional a un trapecista de la política, como Alfonso Durazo –ignorante total de la materia–, sino que el fracaso se premia con la candidatura al gobierno de Sonora.

Durazo dejó las peores cifras de violencia y muerte de la historia en México, con más der 60 mil vidas perdidas de manera violenta, según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública.

2.- Esa cifra oficial, que supera las 60 mil muertes en sólo 23 meses, no sólo deja en juego de niños a los gobiernos de Calderón y Peña Nieto –a los que estigmatizó AMLO por años–, sino que es cinco veces más alta que la media internacional de muertes por violencia.

3.- Y si es ofensivo el anterior fracaso, el presidente Obrador propuso relevar a Durazo con la señora Rosa Icela Rodríguez, experiodista y también ignorante de los básicos de seguridad. Es decir, el total desprecio por la vida.

4.- Y si no fuera suficiente ese desprecio, en 23 meses, el gobierno de AMLO destruyó y saqueó el sistema de salud pública, lo que provocó la mayor tragedia sanitaria en la historia; la muerte de más de cien mil mexicanos en sólo seis meses de pandemia.

Y a pesar de la espantosa política de exterminio de los más pobres, de los más viejos, de los que menos tienen, no existe un solo responsable y no aparece una sola instancia del Estado capaz de condenar y sancionar el “crimen de lesa humanidad” que ha llevado a la muerte a casi 300 mil mexicanos, según cifras extraoficiales.

5.- Total desdén por la vida de las mujeres, ya que en 23 meses nada hizo el gobierno de Obrador por frenar los feminicidios en todo el país –a diario son asesinadas 10 mujeres en México–, que según cifras oficiales reporta la muerte de casi mil 200 mujeres en esos 23 meses; 175 de ellas muertas sólo en la Ciudad de México.

6.- Total desprecio por la vida de niños y mujeres con cáncer. En el primer caso, el de los niños, en los primeros nueve meses del 2020 se reportó la muerte de mil 615 niños por falta de medicamentos. No existe una estadística oficial sobre las mujeres que perdieron la vida luego de que se suspendió su tratamiento contra el cáncer.

7.- En 23 meses del gobierno de AMLO han sido asesinados 27 periodistas en todo el país; más de un comunicador asesinado cada mes, lo que significa que México y el gobierno de Obrador son un peligro mortal para el ejercicio de la prensa.

8.- El caso de las masacres ocurridas en todo el país es de escándalo. Algunas fuentes dicen que son más de 20, mientras que otras hablan de 45. En cualquier caso, nos enteramos de que en tal o cual entidad del país se produjeron una o dos masacres al mes.

9.- Según la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), todos los días en México son asesinados un promedio de 3.5 niñas y niños. Si el actual gobierno lleva hasta hoy 702 días, es de escándalo el número de menores de edad; más de dos mil 450 niñas y niños asesinados por distintas causas en 23 meses.

10.- Casi nadie recuerda las más de 130 vidas que cobró la explosión de Tlahuelilpan; una tragedia ocasionada por la indolencia oficial y que no tiene a nadie en prisión.

Sí, el de López Obrador es el gobierno de los muertos. ¿Hasta cuándo?

Al tiempo

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.