La semana pasada no fue de buenas noticias para México: el terremoto que azotó una buena parte del país, la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de dar marcha a atrás al programa de acción diferida para los que migraron en la Infancia (DACA) que apoyaba a los dreamers y los huracanes que afectaron varios estados.

Estos fenómenos llegan en un momento en que se catalogó a México como una nación que no está lo suficientemente preparada para enfrentar y adaptarse a cambios significativos ante eventos de corto plazo, tal es el caso de desastres naturales, tendencias demográficas, económicas, sociales y tecnológicas a largo plazo, entre otros, de acuerdo con el Índice de Preparación para el Cambio 2017.

Lo dramático del asunto es que en sólo dos años el país perdió casi 30 lugares, ya que en 2015 ocupó la posición 42 y en el 2017 se desplomó a la 71.

Los que más saben insisten en lo mismo de siempre: México debe trabajar de manera más decidida en temas como estado de derecho, seguridad, innovación, investigación y desarrollo.

La caída en los lugares del ranking, preocupó a muchos de los especialistas quienes coinciden en que temas como la educación y corrupción, deben ser prioritarios en la agenda nacional.

Cabe mencionar que este estudio permite a los países conocer a fondo en dónde enfocar sus inversiones para prepararse ante los movimientos globales.

Como ya es costumbre, los países europeos ocuparon siete de los diez primeros lugares y Suiza se colocó en el primer sitio. Por primera vez Reino Unido se ubicó dentro del selecto grupo, mientras que Estados Unidos también mejoró su clasificación y aumentó ocho escalones al pasar de la posición 20 en 2015 a la 12, a pesar de que enfrentó un proceso de elecciones.

A otros países de América Latina no les fue nada mal. Chile se ubicó en el lugar 24, seguido de Uruguay con el 29, Costa Rica en el 33, Panamá con el 41 y Perú en el 47. 

El análisis destacó que es fundamental mejorar las habilidades en áreas de gobierno, ciudadanía y sociedad civil, así como el ambiente empresarial o de negocios, ya que estos elementos fueron, en su mayoría, claves para que algunas regiones subieran posiciones.

Los especialistas aseguran que los países mejor posicionados tienen la combinación de servicios sociales, redes de seguridad, oportunidades académicas y económicas necesarias para afrontar los cambios.

Sin embargo, las perspectivas para mejorar en este año son casi nulas, ya que no se prevén cambios significativos a nivel Congreso, sobre todo porque a unos meses de que inicie el año electoral, ningún partido está dispuesto a pagar el costo político y promover ajustes en materia de estado de derecho y combate a la corrupción. México cayó de la posición 42 a la 71.

Así las cosas...

@rominarr @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información