Opinión

Mexicanas migrantes en EU discriminadas por covid

Porque son mujeres, porque son migrantes y porque son latinas, son triplemente víctimas y triplemente ignoradas. | Aura Guerrero

  • 29/05/2020
  • Escuchar

Las mexicanas que migran a EU (quienes representan 47% de migrantes), lo hacen para escapar de condiciones sociales que obstaculizan su desarrollo; pero también huyen de violencia por llegar a un país que no les garantiza estabilidad laboral o una vida libre de maltrato. De acuerdo con Harvard Business Review, el desempleo en tiempos de covid ha afectado principalmente a las "personas de color", entre ellas las mujeres de origen mexicano. La Secretaría de Trabajo estadounidense estimó que, a raíz del coronavirus, el desempleo de mujeres aumentó 0.9% mientras que el de hombres 0.7%. 

El desempleo crece en función también de la raza de los trabajadores, de forma que, conforme a los criterios raciales empleados en EU, las hispanas se han visto más afectadas que las identificadas como blancas o afrodescendientes. Las mexicanas con frecuencia ocupan puestos considerados prescindibles, de forma que cuando una empresa tiene que tomar la decisión de recortar personal, ellas son las que primero suelen ser despedidas. Esto sin contar que el estatus irregular de muchas hace que su relación laboral sea rescindida con más facilidad. Los efectos del desempleo y del covid son mayores sobre la población migrante que tiene menos probabilidad de contar con seguro médico adecuado y con políticas sociales de apoyo

Esto pasa en el trabajo, pero en su hogar, la mujer llega a ser sometida al maltrato. El estrés por covid, la incertidumbre laboral, y por supuesto, el machismo y la desigualdad, han ocasionado que la violencia doméstica aumente. Además, las migrantes que se han quedado sin trabajo perdieron un ingreso que representa la posibilidad de escapar relaciones de pareja destructivas y de independizarse. 

Las llamadas a centros de atención por violencia doméstica aumentaron en EU. Pero cuando una migrante sufre de maltrato en su hogar, es más difícil que busque ayuda; por no hablar inglés, miedo a ser deportada, o por ignorar con qué recursos y derechos cuenta. La migrante mexicana que sufre violencia doméstica puede obtener apoyo de los gobiernos estatales y nacional de EU, y también de las embajadas y consulados mexicanos. El Consulado de México en Washington D.C. reforzó su apoyo a las migrantes y puede referirlas con autoridades estadounidenses. Esta misión diplomática les brinda también apoyo psicológico en español. Otros consulados dan ayuda similar, como el de Houston, que tiene una ventanilla integral de atención a la mujer.

Falta por analizar la situación de las mexicanas que laboran en el sector salud y agrícola sin condiciones laborales adecuadas. Muchas sufren jornadas extenuantes como madres al regresar del trabajo. También se debe hablar de las mujeres privadas de la libertad en espera de regularizar su situación migratoria.

Todas estas mexicanas, en tiempos de covid, porque son mujeres, porque son migrantes y porque son latinas, son triplemente víctimas y triplemente ignoradas.