Opinión

¿Mejor #YoMero?

No existe ninguna razón legal o ética para impedir que José Antonio Meade esté impulsando una campaña publicitaria de alto impacto en Google | José Antonio Sosa

  • 05/04/2018
  • Escuchar

La compra de palabras clave que hizo el equipo de comunicación de Meade en Google para incrementar su visibilidad y las visitas a su página web, es una práctica frecuente para posicionar marcas y productos desde la plataforma. También ha mostrado buenos resultados en el incremento de las ventas de bienes y servicios.

Una #estrategia muy atractiva


Para muchas empresas del sector privado, el uso de este recurso es efectivo por tres razones.

1.      Porque es una inversión de bajo costo, si se le compara con la que representa una campaña en radio o televisión.

2.      Por la posibilidad que ofrece de llegar en forma más certera a las audiencias e hiperaudiencias que son de su interés.

3.      Por la ventaja que ofrece de vincular o dirigir los mensajes a las #RedesSociales.

Así compró Meade palabras clave en Google y esto le costó

Lo que aún no se sabe con precisión es qué tan redituable es su uso en la actividad política, de manera específica en las campañas electorales. Aunque algunos mercadólogos políticos aseguran que los personajes políticos y los productos publicitarios son lo mismo, la experiencia en los últimos años ha demostrado que un porcentaje muy alto de la sociedad rechaza — de plano es inmune— a la publicidad política. Sobre todo cuando es excesiva.

Meade generó polémica


Por un lado, por la habilidad de lograr que al ingresar en el motor de búsqueda los nombres de sus opositores apareciera en primer lugar la publicidad de su campaña. Por el otro, por las frases que utilizó: "¿Buscando a Margarita Zavala/Ricardo Anaya/López Obrador"? | "Mejor yo mero/Conóceme/Conoce mis propuestas".

Así compró Meade palabras clave en Google y esto le costará

Con estas acciones cumplió el objetivo de llamar la atención de sus adversarios. También la de varios medios de comunicación, que difundieron el hecho y generaron así una cobertura mayor, lo que sin duda incrementó sus niveles de reconocimiento y posicionamiento.

La inversión dio sus primeros resultados


De la misma manera, las críticas que generó desde las primeras horas en Twitter y otras redes sociales contribuyeron a darle mayor fuerza al acontecimiento, porque el conflicto siempre atrae el interés de la gente. Algunos participantes de las redes incluso exigieron la intervención del Instituto Nacional Electoral (#INE) para que dé una respuesta oficial sobre la “legitimidad de este tipo de pautas".

#Verificado2018 ¿Por qué Meade aparece en todos los resultados de Google?

La respuesta de Meade fue clara y sin rodeos:

En materia de redes se vale, se puede

Y tiene razón, porque no existe ningún impedimento legal. Tampoco ético. Por el contrario. En las campañas de estas #Elecciones2018 hace falta más acciones creativas y audaces que saquen un mayor provecho de la participación en redes sociales, que motiven a las y los jóvenes para que salgan a votar y que contribuyan a incrementar la conversación y la interacción sobre quiénes son y qué proponen las candidatas y candidatos.

Anaya se va, se va…

¿Le servirá esta campaña publicitaria a Meade para dejar el tercer lugar que ocupa en las encuestas?

Es poco probable, porque sus efectos serán efímeros o de corto alcance. Sin embargo, si la acción va acompañada de otras decisiones igualmente efectivas, que puedan generar un alto impacto antes del primer #debate, tal vez logre avanzar los puntos que necesita para emparejarse con Ricardo Anaya, el candidato de la coalición Por México al Frente.

¿Qué es lo que podría pasar?

Preguntas y comentarios sosaplata@live.com

@sosaplata | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.