Ha sido como un juego macabro... e inútil. Hace meses-semanas-días-horas, se sabía que, al viejo estilo del sistema político mexicano que construyó el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el tapado presidencial sería destapado este 27 de noviembre, y que este sería José Antonio Meade Kuribreña, flamante funcionario transexenal. Así que no hubo sorpresa alguna...

Llueva, truene o relampaguee, las cosas siguen igual para el PRI. No hay de otra. No cambian. Y lo peor, el no cambiar en todos estos años de experiencia, incluso por su desastre en 2000 y la transición política que inició ese año.

Para el PRI y los priístas esto de hoy es un fracaso porque no pueden cambiar, porque les impusieron a un candidato no priísta y a lo Lampedusa simulan un cambio, para no cambiar. Esa es su tragedia. Y la nuestra de paso.

El aparato de gobierno

a disposición de lo electoral


El entramado político electoral construido por ese mismo sistema político mexicano está diseñado para el triunfo de sus candidatos. Cuesta muy caro el andamiaje pero está ahí y les funciona, como funcionó en las elecciones pasadas del Estado de México, cuando nadie vio ni oyó ni percibió ni atendió.

Y ganó el candidato presidencial, ni más ni menos. ¿Cómo? He ahí la fortaleza de ese aparato de gobierno puesto a disposición de lo electoral y con recursos públicos.    

Así que no es novedad que se abrieran las puertas de los estatutos a indicación presidencial, para que el PRI pudiera elegir como su candidato a la presidencia de México a un no militante, aunque sí simpatizante: que era ni más ni menos que el caso de Meade Kuribreña. Y los jerarcas y la militancia del PRI aplaudieron la decisión: ¿disciplina se llama eso?

El dedazo


Durante años, el PRI elegía por medio del sistema político del dedazo a los candidatos más a tono con el presidente saliente, así de derechas, de izquierdas o "todo lo contrario" que dijera Luis Echeverría. El chiste era que continuara con "la obra de la Revolución" al mismo tiempo que cuidaba las espaldas del saliente y de su gente... "Aquí no pasó nada", sería la frase ideal.

Pues eso, que el señor Meade solicita su registro para la candidatura priista a la presidencia de México por seis años. Y ganará si opera el aparato de Estado en su favor, y si los partidos contendientes no solucionan sus discordias internas dañinas y estimuladas desde el exterior...

José Antonio Meade Kuribreña fue Secretario de Energía y Secretario de Hacienda y Crédito Público durante el gobierno del PAN-Felipe Calderón Hinojosa.

A la llegada de Enrique Peña Nieto (PRI) se le asignó la Secretaría de Relaciones Exteriores, luego Secretario de Desarrollo Social y hasta el 27 de noviembre pasado Secretario de Hacienda y Crédito Público.

Meade sabe amoldarse


Durante estos lapsos fue consecuente con cada una de las reglas económicas y políticas del presidente en turno. Sabe amoldarse. Sabe ser complaciente y discreto. Es un hombre evidentemente neoliberal y mucho de la tragedia económica de México pasó por su escritorio.

No importa. Sí importa que es un hombre de lealtades personales y en esto aún se recuerda su discurso de toma de posesión como Canciller apenas comenzaba este sexenio: por entonces a lo "Ratón Macías" dijo que todo se lo debía a su gran amigo-maestro Luis Videgaray.

Y siguen siendo amigos solidarios. Es tan evidente que hace apenas unos días el mismo Videgaray hizo el anuncio inicial de esta candidatura, comparando a su amigo con Plutarco Elías Calles, fundador del PNR-PRM-PRI

... Los elogios fueron superlativos y esto, que estaba planeado para pulsar reacciones, funcionó: nadie tocó a Meade. El presidente salió a decir que los mexicanos andábamos despistados y que ni aplausos ni elogios decidirían al candidato. Lo que el señor presidente quiso decir es que: "al candidato lo designo yo".

¿Meade es de Peña o de Videgaray?


¿Meade es un hombre del presidente Peña Nieto o es un hombre de Videgaray? Si gana las elecciones del 18 ¿Cuidará las espaldas del saliente Ejecutivo y su gente de todo eso que ha ocurrido estos casi seis años? ¿Presidirá el país Luis Videgaray a través de Meade como ocurría, precisamente, con Plutarco Elías Calles y su famoso Maximato?

Dice José Antonio Meade, al renunciar a su cargo en la SHCP, que entrega finanzas sanas y que presenta su registro como candidato a la presidencia de la República. Lo primero está por verse a como están las cosas.

Él mismo estimulaba los aumentos al combustible de forma discreta y útil para el gobierno... La inflación está al 6.5%, los salarios en México son de miedo. La pobreza, el quebranto, la inseguridad y la indignación ya están en las calles...

Pues ahí está ya el candidato priista. El tema en este momento no es que esté. Alguno tendría que ser. Pero sí es importante revisar con meticulosidad cómo llegó Meade y hacia dónde va.

Los otros partidos están en lo suyo.  

Por lo pronto Luis Videgaray le ganó al PRI.  

También puedes leer: AMLO ha vivido muchos años con hambre de poder: Meade

O tal vez te interese: A Meade me lo voy a joder más fácil: El Bronco

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información