El #PresidenteElecto lanzó un nuevo reto a los incrédulos: “Me canso ganso que acabo con la corrupción”, les dijo. ¿Qué tan fácil es cumplir con esta promesa que suena muy bien cuando se hace en campaña, pero que parece una misión imposible cuando se está en el gobierno?

Entérate: AMLO da a conocer cuatro lineamientos del presupuesto 2019.

El compromiso fue uno de los más importantes que lo llevó a ganar la Presidencia de la República. Sin embargo, hasta hoy no ha presentado un proyecto concreto que se aproxime a los lineamientos y experiencias que han documentado los especialistas y líderes más reconocidos en la materia.

Te recomendamos: 4 claves para combatir la corrupción.

La corrupción no se acaba por decreto

Tampoco son suficientes las buenas intenciones. Ni los actos de fe. Y si se toma como ejemplo el paquete de medidas que ha anunciado hasta ahora sobre lo que será su gobierno, es difícil mantener el optimismo. Lo que sí es cierto es que para ver los primeros resultados y sus posibles efectos positivos en la sociedad, la tarea se llevaría muchos años.

¿Cuántos? Seguro más de 6.

Entérate: ¿Acabar con la corrupción? ¿Cómo?

La corrupción es un fenómeno global.

Está en todos lados y —hasta donde sabemos— ningún gobierno la ha extirpado de raíz. Se han registrado avances importantes en algunas naciones, pero no hay registro actual ni histórico de que algún gobierno la haya acabado por completo.

Lee también: 14 medidas para acabar con la corrupción.

Los modelos que se han propuesto son diversos.

Te recomendamos: 5 recomendaciones para que gobierno y particulares combatan la corrupción.

Sin embargo, la mayoría de las propuestas serias coinciden en la necesidad ineludible de cumplir con 5 puntos fundamentales:

1)    El fomento de las nuevas tecnologías de información, a partir de una visión de transparencia, rendición de cuentas y acceso ciudadano a la información.

2)    La simplificación de los procesos y condiciones para denunciar a los corruptos, junto con las acciones que sean necesarias para fortalecer la confianza institucional.

3)    La vigilancia estricta, estrecha y con sanciones efectivas a quienes ejerzan en forma indebida los recursos públicos.

4)    La construcción del andamiaje legal efectivo.

5)    La promoción intensa de una cultura de la legalidad.

En cuanto a los beneficios, no hay ninguna duda

Reducir la corrupción contribuye a fortalecer la credibilidad y legitimidad de las instituciones, mejorar la economía, favorecer la cooperación y apoyo internacional, disminuir los niveles de inseguridad y violencia, mejorar el respeto y la solidaridad ciudadana, elevar los niveles de aprobación de las autoridades y generar un beneficio electoral al partido gobernante que promovió el cambio.

Lee también: El dinero mal gastado en AL serviría para acabar con la pobreza.

Sin embargo, es indispensable considerar la transversalidad del proyecto.

Ni el gobierno ni la sociedad lo pueden hacer todo ni de manera unilateral. Y en este caso,  las consultas públicas de nada sirven. La labor es titánica. No es exageración. Pero cuando se revisan las prioridades que ha establecido el equipo del próximo gobierno y los líderes del Congreso, aumentan las dudas sobre la viabilidad de lo que quiere lograr el #PresidenteElecto.

Queda poco tiempo para explicar con claridad las características y alcances del “me canso ganso”. La lucha contra la corrupción fue una de las razones de mayor peso para darle tanto poder a #Morena y a su líder, quien se ha propuesto pasar a la historia como uno de los mejores presidentes de México.

Se puede corregir la decisión sobre dónde construir un aeropuerto

Por supuesto que crear 100 universidades es un buen propósito. Es plausible también que se busque impulsar los programas sociales como nunca antes se había visto. Nadie duda sobre los beneficios de la austeridad republicana. Qué bien que se pretenda acabar con los privilegios y que no se acepte, nunca más, “un gobierno rico con un pueblo pobre”.

El poder que otorgó la ciudadanía necesita el “retorno de inversión” correspondiente.

Es lo menos que se podría esperar frente a la contundencia del resultado electoral. Sin embargo, si el nuevo gobierno no cumple con la promesa de acabar con la corrupción, la imagen del próximo Presidente y su partido entrarían en una zona de riesgo.

No les conviene

Tampoco le conviene al país que se siga postergando la solución a este grave problema. Mientras tanto, ¿qué se puede esperar si, en principio, les sigue fallando la #ComunicaciónPolítica?

                            

Te sugerimos: ¿Como mueren las democracias? · Levitsky & Ziblatt.

Preguntas y comentarios sosaplata@live.com

@sosaplata  | @OpiniónLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información