Opinión

Masacre en Texas

¿Qué ocurrió en El Paso, Texas? Todo apunta a un delito de odio, con lo que ello implica. | Fred Álvarez

  • 08/08/2019
  • Escuchar

Treinta y tantas horas después de los hechos lamentables ocurridos en la tienda Walmart de El Paso, Texas, donde murieron 22 personas –ocho de ellas compatriotas–, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard Casaubón (MEC), anunció una serie de acciones diplomáticas, legales y de protección para los mexicanos con el fin de buscar justicia para las víctimas de la agresión.

En un mensaje a medios mostró indignación y anuncio que "con respeto a su ámbito de acción, y en caso de que así lo decida el titular de la FGR, se inicie una denuncia por terrorismo en contra de nacionales mexicanos en territorio de EU.”

También anuncio la extradición del autor de este hecho al que calificó como un terrorista.

¡Lo que pidió Ebrard es un hecho inédito pero imposible de ser concedido!

Rafael Cardona en La Crónica escribió "Si Crucius no muere por inyección letal en Huntsville, u otra prisión americana, fallecerá sofocado por las carcajadas ante esta buena puntada”. ¿Ante quién se puede demandar a (Patrick W.) Crucius por terrorismo? Pregunta en tono irónico, ¿Ante el Ministerio Público en Iztapalapa, o en Ciudad Juárez? 

Coincido. Como mensaje político quizá estuvo bien que Marcelo Ebrard Casaubón lo hiciera, ya que ganó las primeras planas del lunes, pero con todo respeto, es una ocurrencia, un teatro jurídico difícil de concretar.

El lunes Ebrard viajó a la fronteravisito a los familiares de las víctimas y heridos en hospitales y aprovechó para enviar otro mensaje a los medios –sin admitir preguntas, por la delicadeza de la situación (sic), se dijo–, reiterando que estamos ante una acción terrorista.

https://www.facebook.com/consulmexepa/videos/375194239830808/

Un día después, el martes, Ebrard acudió puntual a la conferencia mañanera en Palacio Nacional, y de entrada, confirmó el fallecimiento de ocho personas, y calificó a la tragedia como "la más grande que hemos visto”.

Reiteró que se trata es un acto de terrorismo, tal y como lo señala nuestro código penal reformado hace 5 años, y precisó que corresponderá a la FGR iniciar el proceso legal correspondiente.

Aplaudió que por primera vez y de manera muy clara –el gobierno de EU–, condenara al racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco, y anunció que se entregaría una nota diplomática a Washington (hasta el cierre de esta edición no estaba en la web de SRE).

–¿Endurecerá el gobierno la postura en el marco de las negociaciones con EU en el tema migratorio?, es decir, la exigencia que EU dejé su discurso de odio en contra de los migrantes y de los mexicanos, no sólo pedirlo en una nota diplomática. –Le preguntan.

Respondió que la explicación está de manera clara en la nota diplomática, pero –subrayó–, que lo interesante el "tipificar los hechos como terrorismo”, y dijo que ello tendrá muchas implicaciones.

Por supuesto que así lo haría… siempre y cuando la justicia norteamericana les acepte el teatro jurídico que pretende construir la SRE y la FGR; ambas instituciones "coincidieron en que el atentado en El Paso se trata de un acto equiparable al terrorismo en contra de ciudadanos mexicanos en el exterior”, señala un comunicado conjunto.

O sea, ya no es terrorismo a secas sino “equiparable”, menos mal, pero sigue siendo temerario.

¿Por qué?

En 2014 se aprobaron varias leyes para tipificar el delito de terrorismo, sobre todo para combate a su financiamiento, el quid es que se aplica para cuando "se pretenda cometer, se esté cometiendo o se haya cometido en territorio nacional”.

Pero además, ¿es realmente la tragedia de El Paso es un acto de terrorismo internacional?

Crimen de odio

Creemos que estamos ante un crimen de odio y lo que implicapena de muerte–, e incluso no creemos en el denominado “terrorismo doméstico”, que es la ruta que están siguiendo en Texas.

Además ese delito no está tipificado como lo señala la Asociación de Agentes del FBI que preside, Brian O’Hare. Anteayer pidieron al Congreso a hacer del "terrorismo doméstico" un delito federal "con independencia de la ideología que los sustente”.

De 150 presuntos terroristas domésticos arrestados en 2018 sólo nueve se enfrentaron a cargos por terrorismo. ¿Por qué? muy simple la legislación estadounidense no contempla a grupos nacionales como organizaciones terroristas. Por lo que en caso de que se considerara al asesino de Texas como terrorista –como lo pide México–, entonces se tendría que revisar y reconsiderar a muchos asesinos múltiples como terroristas. Uno de ellos sería Robert Bowers quien en octubre de 2018 abrió fuego contra personas que se encontraban orando en una sinagoga en Pittsburgh, en el acto mató a 11 personas y dejó a varias heridas. ¡Fue el ataque más sangriento perpetrado contra judíos en la historia de EU!

Bowers fue culpado de muchos cargos de crímenes federales, incluyendo 11 por la obstrucción de la libre práctica de las creencias religiosas (léase crimen de odio).

Por cierto, en lo va del año se han producido alrededor de 250 tiroteos múltiples en aquel país y ninguno ha sido considerado terrorista. Las causas han sido jóvenes descontentos (Parkland y Santa Fe), enfermedades mentales (Annapolis), conflictos laborales (Virginia Beach) y desacuerdos familiares (Sutherland Springs), entre otros. 

Ni siquiera la matanza ocurrida en Las Vegas en octubre de 2017 donde murieron 59 muertos y 851 heridos fue considerada acto terrorista.

El terrorismo es un asunto serio y complejo y debe tener algunos elementos mínimos para ser considerado así. Uno de ellos es que debe existir una motivación, intención o decisión previa para cometer un acto criminal y la segunda es que debe haber una motivación política o religiosa; eso es la distinción que existe entre el terrorismo y otras formas de violencia como cualquier acto criminal. 

En síntesis el simple hecho de que una acción genere terror no convierte a la persona en terrorista; por ejemplo algunos colegas han considerado al crimen organizado como organizaciones terroristas, no lo son.

Entonces ¿qué ocurrió en El Paso, Texas?

Todo apunta a un delito de odio, con lo que ello implica. Patrick Wood Crusius entró armado con un fusil de asalto –AK-4– en una tienda comercial y comenzó a disparar contra la gente; al menos 22 personas murieron y otras 24 resultaron heridas. El atacante fue detenido y las autoridades le atribuyen un documento, publicado online, en el que apoya puntos de vista de nacionalismo blanco y racismo.

El impacto fue duro. Donald Trump ordenó ondear a media asta las banderas de EU en honor a las víctimas no sólo de Texas sino también de Ohio. El estado de Florida fue el primero en hacerlo.

“Condenamos estos actos odiosos y cobardes”, dijo Trump en un comunicado, y agregó “debemos sacar algo bueno de estos dos trágicos eventos”.

El presidente hizo un llamamiento para condenar "el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco”, empero, no propuso una reforma al control de armas. Se justificó diciendo que las enfermedades mentaleslos videojuegos y el odio aprietan el gatillo, pero "no las armas”.

Sin embargo, horas antes, instó a través de Twitter a que los congresistas aprueben cambios legislativos –una ley llamada bandera roja–, que impongan "fuertes" requisitos y procesos de verificación para comprar armas.

Aprovechó para vincular los hipotéticos cambios en las normas a una reforma migratoria, prioridad absoluta de su agenda y que, hasta la fecha, no ha podido sacar adelante por sus diferencias con los demócratas.

Pero Trump ignoró el fácil acceso a las armas, especialmente a las de alto poder.

¿Hacia un control de las armas de asalto?

Ojala.

No lo vemos sobre todo porque hay proceso electoral en EU y los amantes de las armas votan.

Hace años, el 16 de enero de 2013, el entonces presidente Obama anunció propuestas para controlar el uso de las armas sobretodo de uso militar, luego de los hechos lamentables de la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, que cobró las vidas de veinte niños y seis adultos, quienes fueron asesinados brutalmente y sin motivo alguno por un individuo esquizofrénico con un rifle de asalto AR-15 calibre 223.

Los hechos lograron conmocionar al mundo y sobre todo a la sociedad norteamericana. Pensamos que se reabriría el debate sobre el uso y control de las armas, ¿pero que creen? El asunto quedó ahí, nada se pudo hacer contra el poderoso RIFLE, como se conoce a la National Rifle Association (la NRA).

Por alguna razón, los norteamericanos tienen un especial amor hacia las armas de fuego; su tenencia es algo sagrado, y además se encuentra respaldado en la segunda enmienda de su Constitución aprobada el 15 de diciembre de 1791, que simplemente les da el derecho a la posesión de armas, sin limitaciones.

En Texas comprar armas es cosa de niños.

Hay muchos culpables de los hechos lamentables.

Hay que generar un ambiente de tolerancia, de armonía, de civilidad, se deben bajar los comentarios racistas y discriminatorios de los gobernantes sobre todo en las redes sociales.

El Paso fue el escenario ideal para hacer la matazón.

P.D. Respuesta a Trump. La Asociación de Software de Entretenimiento de EU reiteró su postura de que no hay un vínculo causal entre los videojuegos y la violencia. “Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de videojuegos y miles de millones de personas juegan videojuegos a nivel mundial”, dijo el grupo en un comunicado. No hay estudios longitudinales que muestren un vínculo entre la violencia y los videojuegos, dijo Benjamin Burroughs, profesor de medios emergentes en la Universidad de Nevada, Las Vegas. “Sin duda, no hay vínculo con la violencia con armas de fuego”.

Burroughs indicó que algunos estudios muestran un aumento a corto plazo en pensamientos y sentimientos agresivos después de jugar videojuegos, pero nada que alcance el nivel de violencia.

P.D. 2 Ayer el presidente Trump no fue bien recibido.