Opinión

Masacre en Michoacán

Reacción de uso de la fuerza en Guerrero. ¿Un nuevo paradigma? | Fred Álvarez

  • 17/10/2019
  • Escuchar

La mañana del lunes 14 de octubre una terrible noticia irrumpió las redes sociales; todo ocurrió cuando un convoy policial se dirigía a cumplir una orden judicial por un tema de violencia familiar y fue sorprendido por un grupo de hombres armados en el tramo carretero Aguaje-Aguililla, lo que dejó como saldo 13 agentes muertos, tres resultaron heridos y 20 salieron ilesos. Varias patrullas fueron incendiadas tras el ataque.

Las redes sociales reportaron la mortal emboscada y la nota se volvió tema del momento.

Aparentemente los asesinos fueron sicarios pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación (CGNG), y como prueba dejaron cartulinas atribuyéndose la responsabilidad de los hechos.

Las imágenes que se difundieron en redes sociales son impublicables por estremecedoras; los videos de los policías pidiendo auxilio gritando que se están muriendo son desgarradores, las fotografías son terribles; un hecho dantesco.

Un policía que sobrevivió a la emboscada denunció a un medio que la ayuda tardó 60 minutos después del ataque...

En entrevista para TV el oficial narró los primeros momentos de los enfrentamientos cuando comenzó a escuchar las detonaciones y que lo único que alcanzo a hacer fue bajarse de la unidad y correr a esconderse, el asunto es que no traía arma larga sólo arma corta de cargo, imposible repeler el ataque...

Dijo que mientras estuvo escondido escuchó los gritos de sus compañeros y que activó el botón de pánico del equipo de comunicación, pero la ayuda tardó en llegar...

Aseguró que tiene compañeros a los que ni siquiera les dan armas de cargo y que los chalecos antibalas y los cascos son de baja calidad. Los mandan al matadero.

Curiosamente los hechos ocurrieron justo cuando en Palacio Nacional estaba todo el gabinete de seguridad dando cuentas alegres en la materia.

Un día después ocurre un enfrentamiento con civiles armados en Tepochica, Iguala, donde mueren 15 personas, 14 de ellos son presumiblemente miembros del crimen organizado.

¿Esa es la repuesta del gobierno ante los hechos de Aguililla, Michoacán?

No, no necesariamente aunque no se descarta, el mismo presidente lo reconoció ayer en una entrevista, subrayando que “completamente, son cosas distintas”.

Entonces, nosotros no vamos a permitir eso, el que se aplique la ley del Talión, el diente por diente y el ojo por ojo, porque -lo he dicho en otras ocasiones, lo repito ahora- nos quedaríamos chimuelos todos o tuertos. No creo en eso. Pienso que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia, no se puede enfrentar la violencia con la violencia”, subrayó...

Lo que es un hecho es que nuestras fuerzas armadas hicieron uso legítimo de la fuerza, quizá por primera vez en 10 meses del gobierno.

Un día antes, en la mañanera del martes, el general secretario de la Defensa hizo comentarios sobre ello.

Precisó que las fuerzas armadas aplican el uso de la fuerza pero el mayor ímpetu es a que las tropas no violenten los derechos humanos; dijo que tienen más detenidos o heridos que decesos…

Dice el secretario que el índice de letalidad se tiene que reducir.

En dos días ocurrieron dos hechos distintos...

Un reportero le insiste al Presidente… “Yo sé que el secretario Durazo nos va a dar detalles, el secretario de la Defensa. Sin embargo, me gustaría saber, la Guardia Nacional ya está trabajando en estos estados, en el estado de Michoacán”.

¿Qué ha pasado? ¿Qué es lo que falta o qué es lo que resta por hacerse?...

Ayer también se comentaba con la secretaria Olga Sánchez Corderoque esto ya estaba cayendo… bueno, que era normal, que ocurría en varios estados del país...

Sí, nos estamos normalizando -dijo-, ¿se está normalizando la violencia, señor presidente, a pesar de todo el esfuerzo que ayer se detalló aquí sobre el tema de la seguridad...?

La respuesta del presidente fue de nuevo que lo lamentaba pero subrayó que se va a seguir “con nuestra estrategia, lo que se planteó el día de ayer”.

Y agregó que él está optimista, que cree que se va a lograr la paz, que el país avanza “con mucha firmeza”.

Subrayó que Michoacán es una zona violenta y que van a “seguir atendiendo las causas que originan esta descomposición social”.

Precisó que el tema de Michoacán lo dejaron crecer mucho los gobiernos anteriores, “avanzó mucho y hubo estrategias -ya lo hemos visto- equivocadas, queriendo enfrentar la violencia con la violencia, y todo lo que ya sabemos que ha sido errático y muy doloroso. Entonces, hay un nuevo paradigma en materia de seguridad, que aquí se explicó el día de ayer (lunes)”.

Y con respecto al enfrentamiento ocurrido en Guerrero hizo un llamado para que se abandonen las armas.

Y para responder a sus críticos, señaló: “Yo sostengo que estamos trabajando bien y que van a haber buenos resultados; y lo vamos a hacer con un nuevo paradigma, no vamos a utilizar la fuerza, ayer me lo preguntaban precisamente sobre la letalidad, dije que no vamos a regresar a ese modelo”.

Mmm…

¿Entonces?

¿Cuál es el nuevo paradigma?

¿Una circunstancia que ocurre de todos los días…?

Fue de llamar la atención la declaración hecha horas después de los hechos de Aguililla de la secretaria de Gobernación.

¿Por qué?

En entrevista banquetera tras encabezar un evento en la sede de la dependencia, la funcionaria calificó el ataque como un lamentable accidente”.

Según ella los hechos fueron “una 'circunstancia' que ocurre de todos los días a todas horas, en todos los lugares del país. Este es el tema”, respondió.

Y se ufanó de estar perfectamente informada de lo que sucede en el país...

Un día después la ministra en retiro aprovechó para hacer precisiones:

Yo no dije normalizar, dije que esto sucede en muchos lugares del país y en muchos días, y prácticamente estamos viendo Sonora, estamos viendo lo que pasó en Veracruz, lo que pasó en Ladero (Sic), en fin, no es… yo no quise decir que no… lo lamentaba enormemente y lamento enormemente lo que pasó, por supuesto que lo lamento, simplemente se sacó de contexto. Me habían preguntado que qué… si habíamos presentado el tema de toda la estrategia de seguridad y después qué evento sucedió, y cuál era mi opinión sobre esto.

Lo que dije es que tenemos muchos eventos en el país, eso es todo, pero no dije normalizar, subrayó...

Así las cosas...

Los hechos recientes obligan a la urgente necesidad de que el gobierno de la 4T replantee la estrategia en que están empecinados para intentar disminuir los alarmantes niveles de criminalidad.

O, bien hacer un mejor trabajo de inteligencia.

El secretario Durazo nos dijo que tenemos en México ya un nuevo Cisen, el quid es que no han dado resultados...