Opinión

¿Más partidos políticos?

¿Cuántos partidos políticos son suficientes para considerar que estamos en un sistema democrático? | Fernando Díaz Naranjo

  • 29/07/2019
  • Escuchar

En cualquier democracia siempre es sano que la ciudadanía tenga varias opciones políticas para que elija la que considere la mejor para su país, su estado o su entorno.

Pero, ¿Cuántos partidos políticos son suficientes para considerar que estamos en un sistema democrático? Considero que al menos dos como sucede en Estados Unidos.

En México, en la elección federal de 2018 dos partidos políticos nacionales perdieron su registro, Encuentro Social y Nueva Alianza por lo que 7 continúan en la arena política: PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, MC y Morena.

Pero para próximas elecciones pudieran existir un número considerable de nuevos partidos. Me explico.

De acuerdo con la legislación electoral las organizaciones de ciudadanos que busquen constituirse como partido político con registro nacional debieron, en el mes de enero pasado (del 7 al 31), notificarlo al INE.

Por su parte, la autoridad electoral federal durante el mes de febrero determinó qué organizaciones pudieron continuar para que, desde entonces y hasta el mes de febrero de 2020, llevaran a cabo la celebración de sus asambleas en por lo menos 20 entidades federativas o bien, en 200 distritos electorales federales. En cada asamblea deben participar 3 mil afiliados por entidad o bien, 300 por distrito electoral, antes de llevar a cabo una asamblea nacional constitutiva.

Bajo este contexto, es de asombrar que, a finales del mes de julio, 80 organizaciones que, cumplieron inicialmente con los requisitos de Ley, se encuentran en la organización de las asambleas referidas.

Estas organizaciones o partidos políticos en formación deberán afiliar a poco más de 233 mil ciudadanos, para lo cual, el INE informó que a partir del 26 julio, comenzó a transmitir en más de 2 mil emisoras de radio en el ámbito nacional, un spot informativo para comunicar a la ciudadanía sobre este proceso y, consecuentemente, que podría afiliarse a alguna de estas organizaciones a través de una aplicación móvil.

De igual forma, estas organizaciones entre el 8 de enero al 28 de febrero de 2020, deberán presentar la solicitud respectiva para buscar obtener su registro como partido político.

Pero, para que ello ocurra y aun considerando que las organizaciones cumplieron con todos los requisitos, el INE podrá corroborar los datos de los ciudadanos que busquen adherirse a alguna organización y, consecuentemente, establecería, a más tardar en el mes de junio de 2020, qué organizaciones, en su caso, cumplieron con todas las disposiciones legales para declarar la procedencia del registro respectivo.

Es importante referir que estas organizaciones no tienen derecho a recibir financiamiento público, pero sí pueden financiarse de forma privada por tres fuentes: aportaciones de sus asociados, aportaciones de sus simpatizantes y algún mecanismo de autofinanciamiento.

Estas organizaciones están expuestas a la obligación de rendir cuentas conforme a criterios y lineamientos establecidos por la autoridad electoral.

Consecuentemente, es el propio INE, a través de la Unidad Técnica de Fiscalización, la instancia que presenta un informe trimestral sobre el estatus que guardan estas organizaciones de ciudadanos respecto a sus ingresos y egresos.

Por supuesto que las organizaciones sociales están sujetas a diversas sanciones de acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la Ley General de Partidos Políticos, el Reglamento de Fiscalización y el Reglamento de Procedimientos Sancionadores en Materia de Fiscalización.

Dicho lo anterior, el primero de julio de 2020 habría nuevos partidos políticos nacionales con registro vigente que podrían participar en los procesos electorales constitucionales.

Ante este panorama, seguramente veremos varias organizaciones que pudieran conseguir eventualmente su registro lo que pudiera generar un panorama electoral amplio, pero a la vez más complejo.

Usted amable lector tiene la última palabra respecto a cuantos partidos políticos serían suficientes en un sistema democrático como el mexicano.

¡Hasta la próxima!