Opinión

Más mexicanos regresando a su país

El tema de la inmigración indocumentada sigue en las precampañas presidenciales de EU pero ha dejado de tener presencia en el debate público.

  • 23/11/2015
  • Escuchar

Por cuatro décadas, la migración mexicana ha dominado los flujos migratorios a los Estados Unidos, pero recientemente, el Centro Pew sacó nuevas cifras que indican que estas tendencias han cambiado dramáticamente. En 1970 vivían menos de un millón de personas nacidas en México en los Estados Unidos, pero en 2007 la cifra de mexicanos en Estados Unidos llegó a 12.8 millones.

 

Desde entonces, el número ha ido en descenso, llegando a 11.7 millones en la actualidad. El cambio más notable es entre los indocumentados, que han bajado de 6.9 a 5.6 millones en este periodo, según el reporte de Pew, que fue elaborado por la mexicana Ana González-Barrera, investigadora del prestigioso centro de datos.

 

Dos fenómenos han contribuido a esta transformación. El primero es la baja en el número de inmigrantes indocumentados cruzando la frontera México-Estados Unidos. El año pasado, hubo más centroamericanos cruzando la frontera de forma indocumentada que mexicanos, y aún tomando los dos grupos juntos era el número más bajo desde hace cuatro décadas.

 

Segundo, el reporte destaca que ha habido un aumento en el flujo de mexicanos regresando a su país de origen, algunos por vía de la deportación, pero la mayoría por voluntad propia para estar con sus familias. Según documenta González-Barrera, es muy probable que China e India hayan desplazado a México como la primera fuente de inmigración a los Estados Unidos en la actualidad o están al punto de hacerlo.

 

Desde luego, la comunidad de origen mexicano en Estados Unidos, ahora de 35 millones de personas, más de 10 por ciento de la población, sigue creciendo y ganando presencia en la política, la cultura y la esfera pública del país vecino. Aún con la baja de migración entre los dos países, habrá una creciente influencia mexicana en los Estados Unidos por los hijos, nietos y otros descendientes de los inmigrantes que una vez llegaron de México.

 

Irónicamente seguirá creciendo la comunidad estadounidense en México, al mismo tiempo que está decreciendo el número de mexicanos en los Estados Unidos, quizás llevando a mayor visibilidad de los estadounidenses radicados en México al futuro.

 

¿Cuáles son las implicaciones de estos cambios? Primero, si bien el tema de la inmigración indocumentada sigue dando vueltas en las precampañas presidenciales de Estados Unidos, ha dejado de tener la presencia en el debate público que una vez tenía en ese país, y en algún momento la realidad de los hechos alcanzará a los discursos políticos.

 

Mientras tanto, México tiene cada vez más que enfrentar a la realidad de los inmigrantes que llegan y los migrantes que regresan, muchos con sus hijos nacidos y criados en los Estados Unidos, quienes tienen nuevos parámetros e ideas. Como lo ha hecho en Estados Unidos, la inmigración -y retorno de migrantes- nutrirá y enriquecerá a México.

 

Probablemente tome unos años para que nos demos cuenta de estas realidades nuevas, pero no hay duda de que el patrón de migración del sur al norte que ha dominado nuestro imaginario desde hace cuatro décadas ya está en declive y habremos de crear nuevos enfoques para entender los lazos demográficos entre México y Estados Unidos.

 

Checa el reporte completo del Centro Pew.

 

@SeleeAndrew