Opinión

¿Más #GuerraSucia?

A las #CampañasSucias se les equipara con las #CampañasNegativas y no son lo mismo.

  • 09/06/2016
  • Escuchar

¡Vaya jornada! La #Eleccion2016 se convirtió en un laboratorio político y comunicacional que será de gran valor para todos los actores políticos en la próxima elección presidencial. Los temas a analizar son muchos, pero a las campañas negras se les debe prestar una especial atención.

 

La #GuerraSucia se arraigó en nuestra cultura.

 

Tanto así que en la pasada contienda las campañas fueron calificadas como las más despiadadas, agresivas, denostativas y mentirosas de la historia. Llegaron —se dijo— a límites inaceptables.

 

Sin embargo, hay quienes no las ven tan mal.

 

Unos las consideran necesarias y aseguran que subsistirán en la medida en que sean eficaces. Otros están convencidos de que pueden llegar a ser determinantes para el triunfo. En cualquier caso, la ética pasa a segundo plano.

 

Lo que importa es ganar, a costa de lo que sea.

 

Pero poco se puede hacer para revertir la tendencia. Está demostrado que cambiar las leyes sólo complica las cosas, tal y como ha sucedido con los spots o los topes en los gastos de campaña.

 

Por un lado, por los excesos absurdos.

 

¿En verdad los millones de impactos y la mala calidad que predomina en las producciones de los spots son funcionales a la democracia y al sistema de partidos?

 

Por el otro, porque se ha generado un modelo tramposo.

 

Son tantos los enredos normativos que la fiscalización de las autoridades electorales es incompleta y no hay manera de detectar, auditar o sancionar un sinnúmero de irregularidades. Además, aún no se sabe qué hacer con los nuevos medios.

 

Mucho menos con las #RedesSociales.

 

Muy pocos parecen entender que diseñar, operar, analizar y evaluar estrategias de #ComunicaciónPolitica es una labor cada día más compleja y multifactorial, por la infinidad de variables que en ellas intervienen.

 

De ahí que los errores tácticos abunden.

 

Y cuando la #Estrategia parte de un mal diagnóstico o es limitada en la selección y uso de medios, instrumentos y contenidos las equivocaciones cuestan caras. Ejemplo de ello es cuando se concentran los esfuerzos en la publicidad masiva o se recurre al camino fácil de las campañas sucias en los medios digitales y directos.

 

Acuden a ellos porque casi no hay límites.

 

Saben que apostar al escándalo les facilita escalar a los medios tradicionales. También tienen la seguridad de que el peso de la ley no los alcanzará porque estos medios operan con códigos de libertad, horizontalidad y apertura.

 

Pero les tiene sin cuidado las reacciones que provocan.

 

La falta de investigaciones a fondo nos ha impedido conocer los verdaderos efectos que tienen las campañas en los nuevos medios.

 

Sólo podemos plantear algunas hipótesis.

 

Las mentiras, difamaciones, injurias, calumnias, insultos, ataques injustificados o filtraciones de imágenes o grabaciones privadas provocan abstencionismo, pérdida de interés en la política o votos de castigo.

 

De igual forma merman la credibilidad.

 

El efecto que tienen en el #HumorSocial acentúa la crisis de liderazgo, confianza y reputación que padece la mayoría de gobiernos, partidos y actores políticos.

 

Las viejas prácticas las llevan al espacio digital.

 

Lo hacen con todos sus defectos y prácticamente sin ninguna de sus virtudes. Lo hacen de manera impensada y asumiendo enormes riesgos. Lo hacen en forma irresponsable y sin el menor sentido de profesionalismo.

 

A fin de cuentas, la ciudadanía es la que paga.

 

Con todo lo anterior no estoy diciendo que las campañas de propuestas sean la única o la mejor opción. A la ciudadanía tampoco le convencen estos modelos porque la fórmula es débil y poco atractiva.

 

La esencia de la contienda es la confrontación.

 

Y para eso se inventaron las “campañas negativas”, las cuales tienen como insumo el debate, el contraste inteligente de posiciones, el ataque argumentado o el que se basa en evidencias, así como la asertividad, firmeza y contundencia.

 

El problema es que hay confusión.

 

A las #CampañasSucias se les equipara con las #CampañasNegativas, cuando en teoría y práctica no son lo mismo. Está comprobado que si éstas últimas se realizan apegadas a los criterios y lineamientos que las caracterizan llegan a ser efectivas, pues activan las emociones y promueven una mayor participación de la gente gracias a sus lenguajes, códigos y elementos simbólicos.

 

Por eso la solución parece simple.

 

Lo deseable es que las campañas negativas profesionales sustituyan a la guerra sucia. Sin embargo, esto no lo veremos pronto. Mientras medios de comunicación, partidos, candidatos y consultores sigan entrando en este juego —por ignorancia o alevosía— seguirá habiendo resultados adversos o inciertos para quienes son atrapados por sus supuestos encantos.

 

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #Elecciones2016 |

 

| #CandidatosIndependientes | #Elecciones2018 | #RedesSociales | #Estrategia |

 

 Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

 Twitter @sosaplata

 @OpinionLSR