Opinión

Más con menos, asegurar la excelencia en tiempos de escasez

La austeridad económica no implicará bajar el ritmo, por el contrario.

  • 25/12/2016
  • Escuchar

La comunidad del Instituto Mora está consciente de que el escenario económico que se asoma en el horizonte mexicano para el 2017, no es halagüeño y, por lo mismo, sabemos que los fondos públicos que se destinarán al quehacer científico y tecnológico, estarán sujetos a la austeridad propia de una recesión que se encarga de refrendar el permanente anhelo de hacer más con menos. Bajo tal premisa, nuestros esfuerzos se encaminarán a ampliar los niveles de excelencia y reconocimiento hasta ahora alcanzados en la investigación, la docencia y la vinculación dentro de los campos de la Historia, las Ciencias Sociales y la Cooperación Internacional, y a asegurar que la oferta editorial y la bibliotecaria sigan siendo sus irremplazables ejes transversales.

 

¿Cómo enfrentar los enormes retos que ello conlleva? Lo primero que habría que decir al respecto, es que durante nuestros 35 años de vida nos hemos esforzado por ejercer de manera responsable y racional los recursos fiscales que se nos asignan, en ese rubro no será pues necesario imaginar nuevas líneas de acción, se tratará simplemente de mantener el paso. Si se me permite plantearlo de manera coloquial, las estrategias para administrar los momentos de vacas flacas que enfrentaremos, descansan en una reorganización académica y administrativa que potencia el trabajo colectivo y amplía las opciones para generar recursos propios, sin renunciar en ningún momento a los compromisos que, derivados de su esencia pública, mantiene el Instituto con la sociedad.

 

A lo largo del año que recién dejó oír sus últimas campanadas, se sentaron las bases para avanzar en dicha dirección. La nueva cara de las áreas que concentran las labores investigativas, no trastoca el abanico de temas que a lo largo del tiempo hemos venido trabajando, simplemente aprovecha una de las riquezas del Instituto Mora: el perfil multidisciplinario de su planta de profesores investigadores. El reto asumido es generar conocimiento de punta desde la Historia, la Sociología, la Ciencia Política, la Economía y la Antropología, incorporando la experiencia acumulada en los Estudios Regionales, la Cooperación Internacional para el Desarrollo y el trabajo pionero con fuentes orales y visuales. Lo haremos a partir del trabajo en Seminarios y redes de colaboración intra e inter-institucionales que apuntan hacia cuatro grandes direcciones: Política y Economía, Relaciones Internacionales, Sociedad y Cultura, Territorio y Medio Ambiente.

 

El camino andado y el que se está por andar en esos cuatro sentidos, se entrecruza de manera estrecha con las líneas formativas que desarrollamos en nuestros programas de licenciatura en Historia, de maestría y doctorado en Historia Moderna y Contemporánea, de maestría en Sociología Política, de Maestría en Estudios Regionales y de Maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo. De todos ellos egresan estudiantes altamente calificados para insertarse con cargos de liderazgo al mercado laboral que se abre en las esferas pública y privada o para seguir carreras académicas que hasta ahora han sido altamente exitosas y que, no existen motivos para dudar de ello, en 2017 lo seguirán siendo.

 

El año llega con enormes retos y oportunidades en el terreno de la transferencia del conocimiento. Además de los siempre gratificantes procesos de formar nuevos académicos y profesionistas y de socializar los resultados de nuestro trabajo a través de publicaciones que ven la luz con distintos formatos, incluidos los que aparecen con el sello editorial del Instituto Mora que, dicho sea de paso, cuentan con un amplio reconocimiento en los planos nacional e internacional, nos hemos propuesto ampliar las alternativas de vinculación con los distintos sectores de la sociedad.

 

Redoblaremos esfuerzos en el terreno de la educación continua y de la divulgación del conocimiento, de más en más un público amplio tendrá acceso a los resultados del quehacer científico que cotidianamente desarrollamos y que de manera especial ha aportado y seguirá aportando rigurosas miradas diacrónicas de un presente que no puede entenderse si se le abstrae del pasado que lo arropa.

 

La austeridad económica no implicará pues bajar el ritmo, por el contrario, en el Instituto Mora se seguirán produciendo resultados originales de investigaciones igualmente originales, se seguirán formando recursos humanos de muy alto nivel, se seguirá nutriendo un acervo bibliotecario que hoy por hoy es punto de referencia para los estudiosos de los campos social y humanístico, en suma, se seguirá haciendo más con menos.

 

Estoy convencida de que poseemos los recursos necesarios para ello, las limitaciones de espacio que durante tanto tiempo padecimos han quedado finalmente resueltas y en 2017 las sedes ubicadas en Poussin #45 y en Plaza Valentín Gómez Farías #12, ambas patrimonio del barrio de Mixcoac, albergarán a una comunidad que, no me cansaré de repetirlo, representa nuestro mejor insumo. Desde la trinchera que a cada cual corresponde, el personal académico, el operativo y el de apoyo refrendaremos el lugar que a lo largo de más de tres décadas hemos ganado a pulso y superaremos con éxito las dificultades que se presenten en el camino para cumplir con la misión a la que nos debemos como Centro Público de Investigación que apuesta por la excelencia.

 

@institutomora

www.mora.edu.mx

 

Dra. Diana Guillén

*Profesora-investigadora del Instituto Mora desde hace más de tres décadas y actual Directora General del mismo. También por más de tres décadas ha sido profesora de asignatura en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Su trabajo de investigación y docencia se enmarca en el campo de la Sociología Política y de los Estudios Latinoamericanos. dguillen@mora.edu.mx

 

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.