Opinión

Más allá de las elecciones: comisiones abiertas

El derecho de acceso a la información, la transparencia y la rendición de cuentas son tres medios que nos permiten construir una democracia más allá de lo electoral.

  • 10/11/2016
  • Escuchar

Gobernar democráticamente es más que llegar a cargos públicos mediante elecciones confiables, es permitir a la población controlar la forma en que ejercemos el poder y generar resultados para mejorar su vida cotidiana. El derecho de acceso a la información, la transparencia y la rendición de cuentas son tres medios que nos permiten construir una democracia más allá de lo electoral.

 

La reforma al artículo sexto constitucional junto con los nuevos marcos normativos en materia de acceso a la información y transparencia establecen nuevas obligaciones de transparencia para los sujetos obligados, es decir, para las instituciones públicas del país, con el objetivo de informar a la población sobre su desempeño cotidiano. La información pública que forma parte de estas obligaciones estará disponible sin necesidad de realizar una solicitud de información, y, así, será el insumo para un diálogo cotidiano entre la población y las autoridades; un diálogo que permita controlar el ejercicio del poder por medio de la rendición de cuentas y la evaluación de nuestro desempeño como servidores públicos. Gobernar en democracia es desarrollar hábitos democráticos y el derecho de acceso a la información, la transparencia y la rendición de cuentas son medios para generar, fomentar y mantener estos hábitos.

 

En este contexto, la herramienta Comisiones Abiertas tiene el objetivo de poner a disposición de la sociedad la información de los viajes que realizan los servidores públicos para permitir y fomentar una conversación sobre los objetivos, gastos y resultados de estos viajes. Esta herramienta facilita la administración y publicación de datos sobre comisiones de las instituciones públicas, y la presenta de manera ordenada, clara y dinámica. Con esta y otras herramientas similares, el INAI asume plenamente su papel de puente entre las autoridades y la población; al tiempo que contribuye a restaurar el vínculo de confianza entre ambos. Hoy es necesario fortalecer la confianza que apenas el 48% de los mexicanos deposita en las instituciones democráticas y recuperar la del 52% restante.

 

Como anoté, los nuevos marcos normativos en materia de acceso a la información establecieron nuevas obligaciones de transparencia para las instituciones públicas. Entre estas se encuentran cuánto dinero público gasta sus servidores públicos cuando son enviados a comisiones oficiales, es decir, a viajes por motivos de trabajo.  De comisión en comisión, la suma de estos gastos en 2015 ascendió a poco más de 14 mil 138 millones de pesos para los servidores públicos de los tres poderes federales y los organismos autónomos, equivalente a casi una sexta parte del Programa Prospera, el principal programa de combate a la pobreza en el país. La cantidad, ya vemos, es significativa. Además, los medios de comunicación reportan constantemente casos de posible mal uso de estos recursos públicos. Aún más, cuando se les requiere información al respecto, algunas instituciones no proporcionan la información o la mandan incompleta. El INAI ha modificado o revocado 123 de estas respuestas para garantizar el derecho de acceso a la información del solicitante. Lo anterior sugiere que la relevancia de estos gastos para la opinión pública es tal, que debió clarificarse a nivel normativo que los mexicanos tenemos derecho a conocer cuánto y cómo gastan los servidores públicos durante estos viajes.

 

Nosotros mismos en el INAI debemos transparentar los recursos que utilizamos con estos fines para rendir cuentas sobre ello. Nos dimos cuenta que no era suficiente con proporcionar datos presupuestales, sino que debíamos agregar los resultados generados. Se trata de que la población pueda comprender y usar la información para controlarnos, monitorear cómo utilizamos los recursos públicos y saber qué hacemos para cumplir las atribuciones que nos corresponden. En el INAI entendemos que gobernar en democracia es demostrar que hay servidores públicos e instituciones mexicanas que trabajamos día a día para arrojar luz a la opacidad que ha facilitado actos de corrupción, conflictos de interés e impunidad.

 

Con todo lo anterior en el horizonte, Comisiones Abiertas nació en septiembre de 2014 cuando decidimos aprovechar la inteligencia colectiva y convocar a la ciudadanía interesada a diseñar una herramienta en código abierto para transparentar proactivamente, de manera amigable y dinámica, los recursos públicos ejercidos en este rubro. En colaboración con Codeando México, SocialTIC y el IMCO, lanzamos el #RetoViajesTransparentes. Respondieron al reto casi cien participantes con 14 prototipos funcionales. El proyecto ganador fue Viajes Claros, que se convertiría en la base conceptual de la plataforma que implementaría el INAI.

 

La herramienta informática que resultó se denomina Comisiones Abiertas. Fue presentada por el INAI el pasado primero de noviembre, y hasta el momento 18 instituciones mexicanas han confirmado que la utilizarán además del INAI. Invitamos a todas las instituciones públicas a sumarse a esta iniciativa; y a la población le pedimos que utilice esta herramienta para monitorear a los servidores públicos, observar sus resultados y la actualización constante de información. Sobre todo, le pedimos que exija a sus autoridades implementar esta y otras herramientas para crear hábitos democráticos. En el INAI estamos seguros de que pronto habrá más iniciativas como ésta y ya no hablaremos solamente de comisiones abiertas, sino de un Estado Abierto.

 

Twitter: @joelsas

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.