Opinión

Marihuana: el debate que viene

El consumo de enervantes es cada vez mayor y que alcanza a la población más joven. | Jorge Ramos Pérez

  • 03/02/2020
  • Escuchar

Hugo y su amigo salían de una fiesta cuando se encontraron en el piso una pequeña bolsa con LSD que consumió. Ahí inicio el más largo viaje de su vida, pero quizá el más oscuro. Según el relato que compartió a la periodista Mariluz Roldán, las alucinaciones lo persiguieron durante año y medio, acompañadas de ataques de pánico.

“En los primeros cuatro o cinco meses era puro miedo, era tener pánico todo el tiempo y obviamente estaba muy sensible en mi cuerpo, en lo sentimental, en los sabores, la luz me lastimaba, la música la oía muy fuerte, o sea como que se me ampliaron mis sentidos”, describe.

Como parte de una serie de reportajes del equipo de La Silla Rota, próximos para su publicación, está el caso de una persona que a sus 34 años, relata que su primer contacto con las drogas fue a los 13, cuando iba en la secundaria y sus amigos le invitaron marihuana. Siguió con el crack, también conocido como piedra, y también la cocaína, aunque de manera ocasional.

En muchos restaurantes o bares de zonas caras como Polanco o Condesa es común que los enganchadores se acerquen a potenciales clientes para ofrecerles “probar” alguna droga. Sin que nadie les impida su labor.

Un alcalde relata que en campaña, un grupo de empresarios le dijo que los narcos llegaban a restaurantes de lujo para exigir dos cosas: o permitirles vender la droga o pagar una comisión mensual. La primera opción mucho más riesgosa, pero ambas de espanto.

En el periodo de sesiones que arranca uno de los temas a discutir tiene qué ver con los nuevos alcances para el uso de la marihuana.

Por supuesto que ya hay empresarios, oscuros y abiertos, metidos en la discusión con cabilderos sin pudor o soterrados para sacar ventaja.

Ya veremos hasta dónde llega la reforma en la materia. Pero es claro que el consumo de enervantes es cada vez mayor y que alcanza a la población más joven, incluso a veces Infantil.

En México, por ejemplo, en el rango de 12 a 17 años de edad el consumo de drogas se multiplicó cuatro veces en el periodo de 2002 a 2016, al pasar de 1.6% a 6.4%, de acuerdo con datos de la encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat) 2016-2017.

Respecto al consumo de drogas ilegales en el último año también aumentó en adolescentes: pasó de 207 mil personas en 2002 a 414 mil en 2016, de los cuales 248 mil son hombres y 165 mil son mujeres.

A nivel internacional, el número de personas que utilizan drogas se triplicó, de acuerdo con datos del Informe Mundial Sobre las Drogas 2019, de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). En 2009, 210 millones consumió drogas el año anterior, para 2017, la cifra fue de  271 millones de personas, es decir, el 5.5% de la población mundial de 15 a 64 años de edad.

La droga más consumida a nivel mundial es la marihuana (cannabis), se estima que sólo en 2016, 188 millones de personas la consumieron. Sin embargo, los opioides también han ganado terreno, principalmente en África, Asia, Europa y América del Norte.

El Congreso tiene la palabra.

Punto y aparte. ¿Hay abusos en los gastos en el INE? ¿O es grilla para seguir socavando a los órganos autónomos?

Punto final. Alfonso Ramírez Cuellar lanzó un dardo a los dirigentes de partidos de la oposición: reformar la Constitución para reducir el gasto de los partidos políticos. Viene por pocos meses, pero al parecer quiere poner orden al desorden de Yeidckol Polevnsky.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.