Opinión

María Isabel, una liberación histórica

La reciente liberación de María Isabel San Agustín es la primera persona beneficiada con la medida de liberar a quienes hayan sufrido tortura. | César Cravioto

  • 09/08/2021
  • Escuchar

El 5 de agosto, los padres de María Isabel que la visitaron por más de una década en prisión, recibieron una llamada de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, para informarles que después de revisar el caso de su hija, ésta sería liberada en unas cuantas horas después de 11 años de permanecer presa injustificadamente con una sentencia de 65 años; en ese entonces gobernaba Felipe Calderón.  

“No lo creíamos, después de tanto tiempo por fin se acaba esta pesadilla; por ser indígenas las autoridades no los escucharon por mucho tiempo”, fueron sus palabras al colgar; la llamada y la noticia daría un vuelco a su vida.  

María Isabel, a quien no le encontraron pruebas que la inculparan, volverá a estar cerca de sus cuatro hijos de 18, 17, 14 y 13 años. El anuncio de su libertad lo hizo la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum quien a través de su cuenta de Twitter informó “me comuniqué con la familia de la señora María Isabel San Agustín para informarle sobre su liberación en las próximas horas, después de sufrir tortura y pasar once años injustamente presa”. 

Lo cierto es que en una verdadera transformación no hay lugar para violaciones a los derechos humanos ni al debido proceso. La Cuidad de México es una capital de derechos, de esperanza y sobretodo de justicia.  

Hoy los ciudadanos somos privilegiados de contar con un gobierno que avanza y vela por los derechos humanos; la reciente liberación de María Isabel San Agustín del penal Santa Martha Acatitla, es prueba de ello al convertirse en la primera persona beneficiada con la medida anunciada por los gobiernos de la República y de la Ciudad de México de liberar a quienes hayan sufrido tortura.  

“Pido se haga justicia, porque aquí la mayoría de la población es inocente”, fueron las primeras palabras de María Isabel al cruzar la aduana y salir de prisión donde la esperaba su familia y la acompañaba la secretaria de las Mujeres del gobierno local, Ingrid Gómez quien aseguró se trabajará para que historias como la de María Isabel jamás se repitan y las mujeres tengan acceso pleno a la justicia.  

Para la liberación de María Isabel, hoy de 35 años de edad, colaboraron autoridades del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, la Fiscalía General de Justicia local, la Consejería Jurídica y de Servicios Legales, y la Secretaría de las Mujeres del gobierno capitalino.  

La Consejería Jurídica y el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México han respaldado la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para emitir un decreto y analizar los casos de personas detenidas en cárceles federales bajo tortura, por delitos no graves, mayores de 65 años, con enfermedades y que lleven más de 10 años sin sentencia condenatoria, y que la tortura física y psicológica u otros tratos o penas crueles hayan sido comprobadas mediante el protocolo de Estambul, ratificado por México el 21 de septiembre de 1990. 

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCDMX), ha acreditado en sus recomendaciones que hay 479 presos que fueron víctimas de tortura, y 49 casos en los que la tortura tuvo un impacto en la sentencia, por lo que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México deberá revisar esas sentencias.  

La doctora Sheinbaum Pardo se comprometió a que durante los próximos días se den los primeros números de personas que serán liberadas, y anunciar exactamente qué procedimiento se llevará a cabo para que las familias y las personas que están privadas de la libertad no sigan bajo esta injusticia. 

Ahora vivimos en un estado más justo, más libre y más igualitario con mecanismos para la prevención y protección de los derechos humanos. Gracias al decreto de AMLO, y las acciones de la Jefa de Gobierno, hoy podemos volver a creer en la aplicación de la justicia.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.