Opinión

Margarita, Sandra y Lía

Los retos de las Alcaldesas de oposición. | Ana Villagrán

  • 08/07/2021
  • Escuchar

#SomosUnaCDMX La equidad de género marcando el rumbo de la Ciudad de México

Este 2021 nos dejó un nuevo escenario en la ciudad, no bien habían pasado 24 horas de la victoria de la Alianza cuando ya habían aparecido memes de una separación a lo largo de la capital donde nos mostraban las demarcaciones ganadas por la Alianza claramente diferenciadas de las que gobernará Morena. Y si bien esta nueva conformación geopolítica nos puede dar risa hay que entender que la diferencia no debe ser en un ánimo clasista ni de división ideológica, sino que la diferencia debe partir de la manera de gobernar y dar resultados. 

Es por ello que hoy te voy a platicar de los enormes retos que van a enfrentar tres de las Alcaldesas ganadoras de este lado del sol, en primer lugar, arrancamos por el norte de la CDMX, con Azcapotzalco. Ahora será encabezada por una mujer que ya la había gobernado: Margarita Saldaña, quien en 2000 había hecho de la tierra de los chintololos una demarcación iluminada y segura. 

Hoy Margarita se enfrentará al desorden que Vidal Llerenas deja con las y los vecinos de Azcapo, a poner en orden nuevamente los estándares de seguridad, arreglar el caos del transporte público que los aqueja y colocar un tema que le apasiona a la nueva jefa de la demarcación: la cultura como fuente principal de transformación social. 

Ahora pasamos a mi favorita. En Cuauhtémoc se dio algo que nunca pensamos, arrasamos contra Morena. Nuestra ganadora, Sandra Cuevas, demostró que para ganar no se necesitan millones de pesos, ni tener una trayectoria histórica, sino voluntad, mucho trabajo y hacer la suficiente política para que las tres fuerzas mayoritarias de la ciudad se unieran. Sandra nos dio esperanza y unión y es algo que vamos a mantener a lo largo de este periodo de gobierno.

Para Cuauhtémoc la prioridad va a ser poner de moda los mercados públicos, generar una reactivación económica con empresarios de la demarcación, combatir a la corrupción con el corruptel, atender de manera directa a las víctimas de violencia y por supuesto fortalecer los lazos con la Secretara de Seguridad Ciudadana para en 18 meses ser la alcaldía más segura de la CDMX

Por último una gran sorpresa y una mujer que también nos llena de mucha esperanza es Lía Limón. La vimos muchos años trabajando por el PAN, una mujer de mucha referencia y trayectoria legal, luego dio el brinco a la Secretaría de Gobernación como encargada del tema de derechos humanos, lo cual nos hace saber que las y los vecinos de Álvaro Obregón estarán bien protegidos. 

Pocas personas al hablar del sur mencionan a esta demarcación y una vez que una la camina se da cuenta de la gran pobreza que embarga a este lugar de la ciudad, las barrancas son escenario cotidiano de basura, de abandono, de violencia contra los animales y de gente que ha sido abandonada por años, tal fue que su anterior Alcaldesa los dejó botados para ir a perseguir el sueño de Campeche. 

Acá el sello de Leonel Luna, en paz descanse, hizo la diferencia, aun desde el cielo, logró lo que por años trabajó: quitar a los morenos. ¡Estate orgulloso Leonel, cuidaremos tu legado! ¡PAN, PRI y PRD unidos por tu gente! 

Estoy segura de que de estas tres Alcaldesas podremos esperar muchísimo, desde este lado de la ciudad las mujeres vamos a hacer la diferencia, y en términos de resultados sé que las tres se van a entregar en cuerpo y alma para hacer de sus gobernados las y los ciudadanos más atendidos. 

Azcapotzalco, Cuauhtémoc, y Álvaro Obregón, el nuevo futuro de la Ciudad de México.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.