Opinión

Maquiladoras, a laborar por órdenes del Norte

Son 269 municipios y numerosas industrias que inician la nueva normalidad sin terminar la pandemia. | Manuel Fuentes

  • 20/05/2020
  • Escuchar

Enorme preocupación existe entre los trabajadores de las empresas de partes automotrices en México, por el anuncio del reinicio de actividades a partir del 1º de junio, a pesar de que la pandemia sigue arrojando centenares de muertes todos los días.  Más del 80% de los decesos ocurridos en la frontera norte son de trabajadores de la maquila.

La carta firmada por más de 300 ejecutivos del país del norte el pasado 22 de abril, dirigida al presidente de la República exponiendo su preocupación por el cierre de las empresas de autopartes automotrices en nuestro país y solicitando su reapertura inmediata, (cabe señalar de 15 páginas, una que contiene la carta y 14 de firmas de los ejecutivos) apuró buscar la manera del reinicio de actividades. 

Un Twitter del embajador de Estados Unidos de Norteamérica reveló las presiones al gobierno mexicano para que facilitará la reanudación de actividades:

Cuando le cuestionaron al embajador que era más importante la salud, este respondió:

“El problema es que ya no tienes “trabajadores” si cierran todas las empresas y se van para otra parte. Por supuesto que la salud viene primero pero me parece miope sugerir que los efectos económicos no importan. Hay que proteger la salud sin destruir la economía. No es imposible.”

Después de muchas discusiones al interior del gobierno, el 15 de mayo el Secretario de Salud anuncia la reapertura de actividades en la fabricación de autotransportes a partir del 1º de junio de una manera poco clara, otros dirían: en tono cantinflesco. Conmina a que se lleven los protocolos y mecanismos necesarios de seguridad sanitaria y señala:

“Si el proceso se logra concluir y se aprueba antes del 1 de junio de 2020, la empresa o industria correspondiente podrá dar inicio a sus operaciones” 

Esto quiere decir que las actividades se podrían reanudar antes del 1º de junio si esos protocolos y medidas de seguridad son aprobadas, y esto lo hacen así porque las presiones del Norte ya no las aguantan.

Para las maquiladoras la publicación en el Diario Oficial no se tomó de manera cantinflesca sino como luz verde para iniciar trabajos a pesar del número de fallecimientos por el COVID-19 y estar en un punto alto de esta crisis.

Son 269 municipios y numerosas industrias que inician la nueva normalidad sin terminar la pandemia.

Estas industrias se conectan con Estados Unidos, y son receptoras en más de un 40% de las piezas y partes fabricadas en México, sin ellas no pueden reanudar su actividad. El presidente y CEO de General Motors estuvo en diálogos con AMLO para lograr la reapertura, y otras empresas han amenazado con irse de México si el gobierno no libera sus operaciones.

En Acuña, Coahuila el 80% de las maquiladoras que estaban en paro iniciaron operaciones el pasado lunes y se calcula que 23 mil trabajadores regresaran este miércoles.

En Tampico, Tamaulipas ya hay mesas de trabajo entre el gobierno y representantes de la industria maquiladora con la intención de establecer medidas preventivas sanitarias para el personal para reabrir esta misma semana. La industria brinda empleos al 40% de la ciudad y por eso la urgencia, a pesar de la crisis sanitaria.

En Tijuana, Baja California donde tienen mil maquiladoras, la Secretaría de Salud reporta más de 400 trabajadores de maquiladoras que dieron positivo al COVID-19, 306 están hospitalizados y 83 personas han muerto por esta razón.

Muchas empresas maquiladoras han apresurado, sin esperar la aprobación del gobierno, el regresar a trabajar, a pesar de advertencias de que habría más infecciones. 432 de las 519 muertes por COVID-19 fueron trabajadores de maquiladoras.  Tijuana ha tenido peores consecuencias que otros lugares de Estados Unidos, pero quien manda es el capital y no la salud.

En Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez y Matamoros, se reportan que los hospitales están llenos de trabajadores de maquiladoras enfermos, algunos muriendo en sus uniformes de trabajo. 

En Matamoros, Tamaulipas un centenar de obreros protestaron contra la apertura gradual de maquiladoras y para exigir se cierren las líneas de producción donde laboran sin medidas de higiene y seguridad. Las empresas Robertshaw, Cepillos de Matamoros, Tridonex y otras continúan laborando sin ser esenciales. Este municipio encabeza las cifras de Tamaulipas con 24 decesos y 240 contagios.

En Ciudad Juárez, Chihuahua obligan a los trabajadores a laborar bajo amenaza de despido, ofreciendo los llamados “bonos de muerte” de 500 a mil pesos a cambio de laborar. Las maquiladoras concentran a 65% de los trabajadores formales de Ciudad Juárez, y es creciente la posibilidad de contagio en esos lugares. En el estado, 66 centros de actividades no esenciales se niegan a cerrar. Hay mil 105 casos confirmados, 200 defunciones.

En Sonora alrededor de 231 empresas de la industria manufacturera y maquiladora de exportación, que representan el 70% de las 337 instaladas en el Estado, realizaron desde este lunes labores. Index Sonora, organización que agrupa a este rubro industrial que emplea a 130 mil personas en la entidad, informó que las plantas llamaron a trabajos de capacitación para el reinicio de actividades, al 40% de su personal, en promedio.

Es inconcebible que a pesar de la crisis sanitaria no haya autoridad que detenga los intereses económicos sobre la vida de nuestros trabajadores mexicanos.

¿Cuántas muertes más será necesario sacrificar para tener satisfecho al capital automotriz norteamericano? 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.