Opinión

Manipulación de cifras, otro tipo de corrupción

Cambios en la clasificación de delitos sugiere estrategia de ocultamiento. | Adolfo Gómez Vives

  • 02/03/2020
  • Escuchar

Hace algunos años, mientras analizaba la incidencia delictiva en el estado de Guanajuato —reportada a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)—, descubrí diversas irregularidades estadísticas y metodológicas en la exposición de cifras de delitos como homicidio, secuestro y robo a instituciones bancarias, ocurridos en el municipio de Apaseo el Alto, convertido hoy en uno de los bastiones del cártel de Santa Rosa de Lima.

En principio de cuentas, el sistema reportaba separadamente homicidios dolosos y dolosas, culposos y culposas, como si existiera una razón para dividir por género la comisión de delitos que, de acuerdo con los códigos penales, sólo se cometen con dolo o culpa.

Entre 2011 y 2014, el SESNSP reportó, por cada año, la comisión de 66 delitos en Apaseo el Alto; siempre 8 dolosos o dolosas, siempre 8 culposos o culposas, siempre 8 homicidios; siempre un secuestro y siempre 12 robos a instituciones bancarias. Parecería que la autoridad responsable de alimentar esa base de datos simplemente había copiado y pegado las cifras de incidencia delictiva durante 4 años, sin que tales irregularidades llamaran la atención.

La organización no gubernamental denominada Causa en Común, que preside María Elena Morera, ha dado a conocer el hallazgo de otro tipo de irregularidades estadísticas, en su informe mensual sobre incidencia delictiva.

Señala el estudio que en algunas entidades del país los homicidios dolosos han registrado descensos, mientras que los culposos han tenido incrementos importantes. Destacan Morelos con 88% más casos, Jalisco con 60% más casos, Chiapas, con 50% y Sinaloa con 21% más casos. No sería de extrañar que, a efecto de demostrar una supuesta reducción en la incidencia delictiva, las fiscalías estatales estuvieran reportando los homicidios dolosos como culposos.

En el caso de la comisión del delito de feminicidio, Causa en Común señala como inusual, que entidades como Tlaxcala, Baja California Sur, Guerrero, Michoacán, Quintana Roo y Zacatecas no reportaron casos, aun cuando la prensa local consigna, para el caso de Guerrero, al menos 19 feminicidios.

Entre las hipótesis que pretenden explicar estas irregularidades, está el incremento de la desconfianza de víctimas y ofendidos, al grado de no acudir a las agencias del Ministerio Público a denunciar la comisión de estos delitos. O a la intencionalidad de las fiscalías de reducir los índices de ciertos delitos, como homicidio y feminicidio.

Sería muy preocupante que desde el ámbito federal se impulsara una estrategia de manipulación de las estadísticas delictivas, a efecto de cuadrar su supuesta reducción con la narrativa presidencial, cuyos “otros datos” apuntan siempre a mejoras no comprobables o francamente inexistentes.