Opinión

Mando Civil a la Guardia Nacional

Concuerdo con la determinación de que el mando de la Guardia Nacional la tendrá un civil, ya que los mandos militares no están preparados para ser policía. | César Gutiérrez

  • 18/01/2019
  • Escuchar

Después de las arduas audiencias llevadas por el Congreso en San Lázaro con motivo de la creación de la Guardia Nacional con Gobernadores, Presidentes Municipales, colectivos de la Sociedad Civil, Académicos, especialistas y Servidores Públicos Federales de las diferentes áreas de Seguridad y de Fuerzas Armadas, se llegó a la determinación de que el mando de la Guardia Nacional la tendrá un civil.

Concuerdo con la determinación, ya que los mandos militares no están preparados para ser policías, están preparados para el mando de tropas, para la protección de la Seguridad Nacional, para crear estrategias de prevención a las amenazas de la Seguridad Nacional, para coadyuvar en funciones de Seguridad Interior y ahora como coadyuvantes de las corporaciones policiacas encargadas de la Seguridad Pública, lo que ha desgastado no solo la imagen de las Fueras Armadas en México, también ha desgastado la moral de las tropas que se ven obligados a fungir como policías sin serlo, a realizar un trabajo sin un marco jurídico que lo faculte para dichas funciones, ya que los generales se llevan las medallas y el crédito de las operaciones efectivas, y el soldado y oficiales las carpetas de investigación cuándo fallan.

También considero correcto que la creación y operatividad de la Guardia Nacional sí debe estar bajo la supervisión y control de las Fuerzas Armadas, ya que el servicio de carrera militar está demostrado que funciona, y que las corporaciones policiacas han fallado por el hecho de que el que llega de jefe no tiene los conocimientos de cada uno de los escalafones que conlleva ir ascendiendo para obtener un grado así como las responsabilidades del puesto a ejercer. Ejemplos tenemos muchos, como la creación de la Policía Federal, la Gendarmería, el AFI (Agencia Federal de Investigaciones), por mencionar solo algunas, se han olvidado que los militares reciben órdenes, las cumplen y las ejecutan como han sido preparados y adiestrados dentro de sus capacidades, olvidan nuevamente que las Fuerzas Armadas harán todo lo que se les ordene por el Comandante Supremo que es el presidente de la República, quien es un civil. Se les olvida también que quienes han descuidado la formación y preparación de las Policías de sus tres niveles, municipal, estatal y federal, han sido los políticos, quienes son civiles, mismos que ahora reculan de su responsabilidad y piden que sea la federación la encargada de solucionar los problemas de seguridad de sus estados y municipios, es decir, quieren el presupuesto de seguridad pública sin la responsabilidad que conlleva hacer el trabajo.

Por alguna extraña razón, existe la percepción dentro de los colectivos civiles, de los académicos y especialistas, de que la inseguridad y violencia del país es culpa de las Fuerzas Armadas. Debemos recordar que a las Fuerzas Armadas se les ordenó entrar a una guerra en contra de los grupos criminales que generan la violencia y violan los derechos de los ciudadanos, y que son los políticos quienes detienen a los militares por presuntas violaciones a los derechos humanos o uso excesivo de la fuerza en contra de los grupos criminales, pero como el militar jamás sale a defenderse o rebatir esas ideas, se trata de maximizar algún fracaso de estos para terminar donde empezamos, “NO EXISTEN POLICIAS SUFICIENTES NI CAPACITADOS” para hacer frente a los problemas de inseguridad de los municipios, estados y del país.

El reto de la seguridad nacional y el combate al narcotráfico

@cesargutipri | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.