Opinión

Manaos y México

Latente la probabilidad de una tercera oleada de la pandemia. | Ricardo de la Peña

  • 08/03/2021
  • Escuchar

Para el conocimiento científico, una ruta cada vez más transitada es el análisis comparativo. ¿Es posible aproximarse a la realidad de la pandemia de covid-19 a partir de este tipo de análisis? Intentémoslo con un caso: comparemos lo que ha pasado en Manaos, la capital del Estado brasileño de Amazonas, con más de dos millones de residentes, frente a la Ciudad de México, con más de nueve millones de pobladores.

La experiencia de Manaos

A mediados de 2020, la ciudad de Manaos llegó prácticamente al colapso de sus servicios sanitarios y funerarios a causa de la pandemia de covid-19. Fue tal la magnitud de contagios, que un estudio llevado a cabo por la Universidad de Sao Paulo, con el concurso de investigadores de diferentes países, estimó que dos terceras partes de los habitantes de esta ciudad habían tenido una infección con SARS-CoV-2, lo que dejaba una situación próxima a la inmunidad colectiva, que habría propiciado una posterior y clara caída en el número de nuevos casos y muertes, aunque se alertaba que los anticuerpos adquiridos tras la infección decaerían rápidamente después del contagio. Y así fue: a principios de 2021 la capital amazónica vivió un repunte en el número de contagios detectados y de decesos, lo que llevó a nuevas restricciones a la movilidad social y a tener que reforzar la red de hospitales para evitar una crisis como la vivida un semestre antes. En el curso de esta segunda oleada, los científicos confirmaron una sospecha: el fenómeno se vinculaba con la aparición de una nueva variante del coronavirus, de mayor transmisibilidad y resistencia a los anticuerpos, provocando la reinfección de personas que ya habían pasado por un primer contagio de covid-19 y que afecta la eficacia de las vacunas existentes en la actualidad.

El caso de la Ciudad de México

A finales de noviembre de 2020 se habían confirmado, vía prueba de laboratorio, poco menos de doscientos mil casos de contagio con covid-19 en la Ciudad de México. De acuerdo con las estimaciones preliminares producto de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, ello podría significar que el total de contagios de residentes en la capital mexicana podría haber alcanzado los siete millones de personas, alrededor de tres cuartas partes de la población, lo que supondría haberse situado próximos al umbral para alcanzar supuestamente la inmunidad colectiva por causas naturales. Pero pocos días después explotó una segunda oleada de la pandemia, que provocó un incremento de más de ochenta mil nuevos contagios con covid-19 probados por laboratorio en la Ciudad de México, elevando los contagios constatados por este método en la entidad a más de 270 mil. Ello supondría que habría más contagios registrados que residentes en la entidad, al llegarse a diez millones de contagios de los nueve millones de habitantes, lo que supone la existencia de una importante cantidad de reinfecciones. Esto no estaría separado de la constatación reciente de la presencia de una nueva variante del coronavirus en México, distinta a la brasileña, pero también con un potencial de ser mayormente transmisible y que pudiera disminuir la eficacia de la vacunación que arrancó hace dos meses. Así que existe una probabilidad no despreciable de una tercera oleada futura de la pandemia en el país, a pesar de la inmunidad natural o artificial que se haya alcanzado. Ojalá ello no ocurra.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.